La democracia también se ejercita

democracia

1Alexis Piloto CabreroAlexis Piloto Cabrero

Hace pocos días un viejo amigo me preguntó de manera sarcástica, qué pensaba sobre la democracia y si esta se podía ejercitar constantemente. Le conteste que identificar constantemente las diferencias es un ejercicio necesario e imprescindible en la democracia; que aunque haya polémica sobre un tema, no da el derecho a nadie de encontrarnos diferentes y mucho menos de separarnos de la sociedad, por el solo hecho de considerar que la crítica es útil para la acción conjunta, sin temer que otras consideraciones develen una notable diferencia ideológica. Con este preámbulo, le pregunté si era capaz de decirme dónde se recogía este derecho de cada ciudadano a expresar sus criterios, respondió fruñendo el ceño, entonces le expliqué que aunque pareciera contradictorio, el artículo 55 de la Constitución, define bien claro la libertad de conciencia, que no se asombrara de algo que hasta el momento no conocía y que lamentablemente muchas personas tampoco conocen. Al ver que nada le quedaba por decir, entre otras tantas cosas, concluí diciéndole que solo se construye un verdadero dialogo cuando se practica una democracia al límite exacto de lo que la ley dispone.

Hablo en nombre propio

1 Eliocer CutiñoEliocer Cutiño Rodríguezmicro

Es feo en ocasiones hablar por sí mismo, pero cuando la ignorancia y la injusticia te obligan a ponerte de ejemplo para demostrar que tu caso es una arbitrariedad de las instituciones del Estado, no desluce a quien las esgrime sino a quienes callan por no tener valor. Hace nueve años aproximadamente me fue entregado un apartamento en el Municipio de Nuevitas, provincia de Camagüey, el mismo tenía una terraza construida de manera ilegal por sus antiguos propietarios, los cuales habían pagado la multa correspondiente. Desde que comenzó la demolición de este tipo de construcción no me había visitado ningún Inspector del sistema de la vivienda, hasta hace unos días que dos de ellos perteneciente a la Dirección Municipal de Planificación Física, me indicaron una orden de demolición y me apercibieron de un delito de desobediencia en caso de no hacerlo. Comencé un proceso de reclamación ante esta dirección, por las reiteradas violaciones que en el orden de legalidad han infringido. Les expliqué que el artículo 11 inciso c) del Decreto Ley 272 que me aplican, habla por sí solo, al decir que cometen estas contravenciones los que EJECUTEN CONSTRUCCIONES, y yo, pasé a residir a este inmueble con estas características. Ahora me encuentro en una segunda cruzada de reclamaciones donde les he explicado detalladamente este articulado y poniendo a la Fiscalía de por medio para que ejerza las facultades que la Constitución y demás leyes le permiten ante la multa de 500 CUP que me han impuesto, más que un salario medio en este país, además del empecinamiento de iniciar un proceso penal en mi contra por el delito de desobediencia.

En dos ocasiones apelé la decisión de la dirección de la vivienda y esta ratificaba la multa, que era a las claras, improcedente e ilegal.

Ingenuamente esperaba una decisión justa y que me reembolsaran la multa, todo bajo la tutela de la fiscalía. La decepción no tardó en llegar, presente mi reclamación a tenor de la propia ley de la fiscalía que establece el término de treinta días hábiles para darme respuesta, que se cumplieron el 20 de diciembre, pero sigo sin pronunciamiento, incluso de la propia dirección de planificación que me comunicó por escrito que hasta que la fiscalía no investigara no podían darme respuesta, como si el decreto ley 272 o cualquier otra norma le diera consentimiento para dilatar el curso de proceso.

Cifrar esperanza en una institución que por mandato constitucional está obligada a velar por la legalidad del país y no cumple con su cometido, es otras de las razones que me lleva a pensar que el proceso de institucionalización debe comenzar por el apego a la ley.

Delincuencia y drogadicción en la legislación penal cubana.

Lic. Andrea López

Quizá con un título excesivamente ambicioso, tendré por objeto exponer de forma sucinta, los problemas que a nivel práctico, plantea la ejecución de las sentencias en los toxicómanos y sus peculiares (o quizá no tan peculiares dada su frecuencia) condiciones.

Es ocioso resaltar la importancia, por su abundancia, de los delitos cometidos por adictos a sustancias ilícitas, que alcanzan su culmen en los perpetrados contra la propiedad, en los que el caso excepcional es que el hecho sea cometido por motivos diferentes que obtener medios para conseguir la droga.

Así las cosas, el problema principal es la conceptualización del adicto a estas sustancias. No creo que haya discrepancias en estimar que estas personas son enfermos, como tampoco debe haberla en el sentido que además de enfermos, son delincuentes. Y es precisamente en esta dicotomía de criminal y enfermo en la que se plantean los problemas sobre su tratamiento y que en nuestra legislación no se da margen para una aplicación hasta cierto punto adecuativa que permita a los operadores del derecho jugar con las circunstancias específicas de cada caso, ya que si como enfermo, la principal función de la pena debiera ser su recuperación, no es menos cierto que como delincuente habrá de ser castigado, siguiendo el principio de prevención general, y evitando una impunidad práctica que cause indefensión a la sociedad.

En este marco fluctuante es en el que se mueve el legislador, que, conocedor de estos aspectos, no parece decidirse sino por una política de gestos, que en la práctica resultan irrelevantes, tratando de primar el orden público sobre las necesidades del toxicómano. Y ello no debe de extrañar en una sociedad en la que, salvo excepciones, se camina cada vez más hacia un egocentrismo alejado de todo principio de solidaridad, y lo que interesa es la comodidad y seguridad personal, con olvido de los problemas que, en gran medida, la misma sociedad y el sistema han contribuido a crear y mantener, sin darse cuenta que esta misma postura, cada vez incrementará más la presente situación.

Ante la falta de vía legal expresa, ha sido la misma Jurisprudencia la que, interpretando las normas, ha creado una doctrina, hoy en día asentada, acerca del tratamiento y aplicación de medidas a los drogadictos delincuentes; doctrina que no resuelve los problemas existentes.

Por todo lo expuesto, la atención que se pretende llamar debe ir dirigida al examen de la legislación al respecto, continuando con la interpretación jurisprudencial de estas circunstancias, y finalmente una exposición de los problemas accesorios que se pueden plantear y cuya solución se hace cada vez más urgente.

 

Continúa la violación de domicilios.

DAYALic. Dayami Pestano Lazo
La Constitución de la República establece en su artículo 56 que el domicilio es inviolable. Nadie puede penetrar en el ajeno contra la voluntad del morador, salvo en los casos previstos en la ley.
Continúa la Policía y el DTI, utilizando el registro en vivienda habitada sin los procedimientos establecidos en la ley, se personan en el lugar con el modelo en blanco sin estar firmado por la autoridad competente que es el fiscal y lo llenan allí.
Lo segundo es que no violan un domicilio sino tres. Porque penetran en las viviendas aledañas de la que tienen como objetivo.
¿Y qué pueden hacer los ciudadanos? nada, todo queda en casa, nadie actúa, no solamente por desconocimiento, ni por saber que lo que hacen es improcedente, sino porque estarían actuando en contra de la autoridad, y podían tener entonces más problemas por desacato a la autoridad.
¿Quién puede parar este tipo de problemas?, nadie, todo el mundo se encuentra de brazos cruzados, al contrario de esto, dieron más potestad para que todo lo que se decomisa sea utilizado para bien social, y esta es una forma más de robar. ¿No se dice en el derecho que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario?, ¿Dónde está, entonces, la justicia?

Solo una cuenta

platanos3Josue Rojas MarínJosué Rojas Marín
Vivo en una comunidad con más de sesenta edificios. Detrás de estos, como es el caso de mi vivienda, muchos vecinos comenzaron a sembrar a solicitud del propio gobierno algún frutal o matas de plátano. Cuando comenzó el maratón de demoler todo aquello, me propuse hacer un aproximado de las pérdidas económicas que indiscriminadamente se hacían por personas que vinieron de otras localidades a destruir lo que con tanta pasión se había cosechado por más de una década.
Para que se tenga una idea, existían unas 300 matas de plátanos que al momento de su demolición fueron arrancados uno 50 racimos nuevos y otros 130 fueron cortados y tirados en una esquina del edificio, de los que aún permanece su rastro desde julio del 2012. En ese tramo se recogían 50 0 60 racimos mensuales, lo que significa al año un aproximado de 660, cerca de 16500 libras que se aportaban al consumo urbano y que representan unos 9900 pesos que ahora tendrá que devengar el bolsillo de esos ciudadanos a quienes nadie vendrá a suplir sus necesidades.
Lo que más indigna es que en visita del director de Planificación Física a la localidad y al hacerle esta apreciación me contó que no importaba, que muchos vecinos referían que ahora había más aire; le riposté que con aire la gente no vivía, pero que con comida sí. Calló y no tuvo otra cosa que marcharse del lugar.

Qué persiguen…

santa lucíaYureisy CeballosLic. Yureisy Ceballos
Como forma de trabajo por cuenta propia, en Cuba existe el arrendamiento de espacios habitaciones, o vivienda, regulado mediante el Decreto 171 además de otras disposiciones para este tipo de actividad. Pero al unísono del maratón de inspectores, ministerios y políticas gubernamentales para controlar más a estos trabajadores, se encuentran los funcionarios de inmigración y extranjería, quienes en el polo turístico de la Playa Santa Lucía, al norte de Camagüey, fuera de los límites de su competencia y de los principios que regula el derecho, se han dado la tarea de informarle a los arrendadores que deben mantener la puerta principal de su vivienda abierta, para que cuando de manera sorpresiva ellos decidan efectuar una inspección, tengan fácil acceso. También les han comunicado que son los responsables de los autos en los que se mueven los turistas y los han obligado firmar un acta con todas estas condiciones.
Los miembros de este cuerpo de oficiales han olvidado los derechos que tienen reconocido los ciudadanos en la Constitución de la República, sobre la inviolabilidad del domicilio y la disposición sobre los bienes de propiedad individual. Es así como operan desafortunadamente los que consideran tener todas las prerrogativas para someter a quienes realizan una actividad que le aporta a las arcas del Estado grandes sumas de dinero.

Algo que va más allá del derecho

3Josue Rojas MarínLic. Josué Rojas Marín

Algunos arrendadores de playa Santa Lucía en la provincia10 de Camagüey, se encuentran confundidos ante una medida impuesta por los oficiales de Inmigración y Extranjería. Desde el año pasado les hicieron firmar un documento para obligarlos a hacerse responsables de los autos rentados por los turistas hospedados en sus casas, a pesar de que estos firman un contrato de arrendamiento con la agencia. Como es lógico, no existe nada en materia de derecho que imponga responder por un bien que no forma parte del hospedaje.

Deben además tener la puerta de su casa abierta de par en par, como se dice en el buen cubano, para no obstaculizar una inspección sorpresiva, abrogándose dichos inspectores el derecho de escribir o tachar el libro de registro de arrendamiento, pese a que no son ellos los responsables de controlar este documento, sino los inspectores de la Dirección Municipal de la Vivienda, así como se exige siempre una persona responsable para no dejar sola la vivienda, aun cuando no haya huéspedes.

Los arrendatarios sufren a menudo, inesperadas visitas de los agentes de la policía, quienes también escriben en el libros de registro, efectúan registros ilegales, ocupando sin estar inmersos en proceso alguno el mentado libro y devolviéndolo cuando ellos entienden.

Todo ello afecta la actividad de renta y por consiguiente sus ingresos económicos.

 

Alicia en el país de los experimentos

9

Foto: Luz Escobar

Yureisy CeballosLic. Yureisy Ceballos

A lo lejos se vislumbra el fin de la dualidad monetaria en Cuba, proceso muy complejo por la tenencia de  dos monedas domésticas, el CUP y el CUC, lo cual segmenta el mercado y compromete la medición exacta de los gastos.

 Para los políticos y los economistas esta medida propiciará una visión más objetiva del comportamiento de la economía nacional, en tanto se acercan los registros de la actividad económica a los hechos reales y se reduce lo que de subjetivo introduce la aplicación de una tasa de cambio que no refleja con exactitud la proporción real.

 Pero a Alicia, estudiante de Economía  de la Universidad de Camagüey, no le interesa la futura medida, sino sus gastos mínimos, en el rango de 20 a 25 pesos diarios, la mitad de su estipendio mensual.

Alicia  es la mayor de tres hermanos; en su casa la única entrada económica es el salario de su madre, Licenciada en Educación Primaria  y  la mantención de 80 pesos que pasa el padre sus dos hermanos.

La familia -cuenta  Alicia- se limita a los gastos necesarios  e imprescindibles, como los artículos de aseo personal y los comestibles, pues el cambio a CUC del salario de su madre no va más allá de los 20.00 pesos convertibles. Alicia admira a su madre y quiere ser tan profesional como ella, aunque no desea enfrentar los mismos problemas con la familia que ella forme. Sabe que la cuestión no esté en resolver la dualidad monetaria del país.

 Alicia quiere ser consiente de los esfuerzos y experimentos, que dice hacer el gobierno por mejorar la situación, pero las estadísticas presentadas por Adel Izquierdo, Ministro de Economía, en la Asamblea Nacional, demuestran  que no avanzamos. El país solo alcanzo  un crecimiento de un 2.7 % del PIB inferior al previsto (3,6%), se incumplieron los planes de la industria manufacturera, las construcciones y los ingresos en moneda libremente convertible, además para el 2014 se pronostica un descenso en los precios de algunos productos que Cuba exporta, como el azúcar y el níquel, mientras continúa aumentando el costo de los alimentos en el mercado mundial.

 Alicia ya no cree en el futuro, no quiere estar en un país que siempre vive un momento histórico,  no quiere experimentar la pérdida de ilusiones que nunca se cumplirán.

Añoranza por un sueño

1 Eliocer CutiñoLic. Eliocer Cutiño Rodríguez

Hace un tiempo, cuando comenzaba a escribir un texto sobre mi país, me sorprendí repitiendo una idea: “…parece que se va hacer  realidad un cambio  hacia lo participativo y democrático”. Esa era mi inspiración y sobre ella giraron las palabras, pero antes de terminar el texto, un amigo, a quien le pedí criterio,  me sugirió eliminar la idea. Fue un instante notorio. Aunque el concepto nunca estuvo desprovisto de voluntarismo, en algún momento deseaba  transmitir una aspiración lejanísima pero no descabellada. Repetirla después de haber visto el acto por el 55 aniversario del Triunfo de la Revolución y escuchado el discurso del Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, es un disparate.

Quizá los indicadores que sirven de orientación a los analistas o a los medios de difusión, no son los mismos que tiene en cuenta el pueblo cubano.

En la cortedad del horizonte de mi país caben multitud de historias y responsables, pecados por acción y omisión, eventos tanto como procesos. Pero ningún factor es más importante que el deterioro del sistema político, cada vez menos capaz de articular el interés nacional, construir consenso y tomar decisiones en un plazo razonable para hacerlas ejecutar.

País que cada día se hace mas ingobernable, a pesar de que los datos y estadísticas al concluir cada año siguen siendo los “mejores” de la América Latina , no así la tendencia, que es peor y ominosa.

La creciente insatisfacción del pueblo cubano, es real. Si el gobierno nunca fue bueno para concluir las cosas, ahora no es capaz siquiera de empezarlas. La elaboración constante de experimentos es el ejemplo de su  mediocridad.

Política artesanal, que perdió la razón con el derrumbe del socialismo en Europa. El gobierno permite pequeñas victorias tácticas para grupos específicos al costo de una colosal derrota estratégica para la sociedad.

El statu quo de nuestro sistema político ha dejado de ser defendible y nos perjudica a todos, aunque muchos no se den cuenta todavía. Es hora de replantearlo desde su base, no sea que dejemos de herencia a la siguiente generación esta añoranza  por el sueño de una patria desarrollada, con todos y para el bien de todos.

La Defensora del Pueblo Eslovaco

 

Post de Wilfredo6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

Nos recibe en su amplio despacho que no por grande deja de ser sobrio. Sonríe casi todo el tiempo. Es una mujer de unas cinco décadas, de pelo corto, bastante rolliza, con un halo de bondad en su rostro que, sin embargo, no alcanza a ocultar la fortaleza de su carácter.

Nos da la bienvenida y nos pregunta sobre Cuba, las condiciones de nuestras vidas, los problemas que confrontamos. Escucha nuestras respuestas con suma atención y se nota que no finge cuando nos da sus opiniones sobre nuestra situación que fue una vez la de ellos.

Cuando le pedimos que nos cuente sobre las transformaciones en su país a raíz del cese del totalitarismo, la expresión de su rostro parece evocar el desarrollo de los acontecimientos en el momento en que acontecieron. Se expresa con claridad y precisión y es directa en sus respuestas. Nos dice que podemos preguntar, y eso hacemos.

En ocasiones sonríe primero denotando con esto que nuestra pregunta ha tocado algún punto neurálgico, pero no rehuye las respuestas. Dice, por ejemplo, cosas como esta:

Aunque ya hace más de veinte años que comenzamos las transformaciones en el país, todavía quedan cosas con las que debemos luchar. Cuando un sistema se ha mantenido por más de cincuenta años, cambiar la mentalidad de muchas personas, sobre todo de la gente más vieja, no es fácil. Hacen falta tiempo y esfuerzos muy grandes.

Nos cuenta de sus problemas actuales, de sus hijos y nietos, de su lucha personal por garantizar los derechos de los más simples de sus compatriotas, la reticencia mordaz de muchos funcionarios, lo mal que ella cae a algunos altos puestos del poder supuestamente comprometidos con los derechos humanos, lo que no deja de ser chocante, muy chocante.

La conversación transcurre ágil entre nosotros. El tiempo se nos pasa sin advertirlo. Ella no nos escatima su tiempo. Tal parece como si quisiera transmitirnos en ese poco tiempo todo el caudal de su experiencia cuando fue jueza…. y ahora.

Cuando llega el momento de marcharnos nos toma del brazo y se retrata con nosotros. Nos dice (pero de eso ya nos habíamos dado cuenta), que podemos contar con ella para lo que necesitemos.

Me dejó un grato sentimiento en el corazón y ahora cuando debo escribir mi habitual artículo, no encuentro tema mejor que hacerlo sobre esta magnífica señora Defensora del Pueblo Eslovaco.