Ley de Policía

 

vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

Los órganos estatales y del gobierno, cada uno en lo que les corresponda, entre ellos la Policía, la Contraloría General de la República, la Fiscalía y los Tribunales deben contribuir a este empeño, siendo los primeros en dar ejemplo de apego irrestricto a la Ley; reforzando así su autoridad y asegurando el apoyo de la población…

Estas palabras corresponden a un fragmento de la comparecencia del General de Ejército Raúl Castro en la Primera Sesión Ordinaria de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de las Convenciones, el 7 de julio de 2013.

Pero, ¿qué ocurre cuando ese apego irrestricto a la Ley no ocurre porque en ocasiones esas entidades estatales no actúan de ese modo o cuando la propia ley no existe?

Paso a explicarme.

En la Asociación Jurídica Cubana, nos hemos detenido muchas veces en la consideración de que no debe ser la Fiscalía (a la que se adjudica la responsabilidad de mantener la legalidad socialista) la que garantice los derechos ciudadanos por la sencilla razón de que ella no es independiente de los poderes del Estado, sino que los representa y vela por ellos.

En el mundo moderno no se acepta el doble papel de juez y parte en un proceso penal. Y ese es el caso de la Fiscalía.

Tampoco existe un Tribunal de Garantías Constitucionales como una vez existió en nuestro país, y los ciudadanos no tienen a su disposición una entidad con poder suficiente, que pueda reconocer sus derechos básicos y fundamentales ante instituciones estatales que los desconocen.

Pero hay algo más que tampoco existe en Cuba y que debo solamente esbozar ahora, por razones de espacio, pero sobre lo que volveré próximamente: Se trata de una…Ley de Policía.

 

 

La carta (II)

4-calixtoLic. Amado Calixto Gammalame.

En un trabajo anterior referíamos la impronta causada en los ciudadanos que poseen cartas de autorización para adquirir automóviles, y la afectación recibida por las nuevas regulaciones promulgadas.

El Decreto No.320 de 18 de diciembre de 2013, que según su DISPOSICION SEPTIMA entró en vigor a partir del 3 de enero de 2014, le limito la vida al recién promulgado Decreto 292 de 20 de septiembre de 2011 que establecía las “Regulaciones para la trasmisión de la propiedad de vehículos de motor”.

Este decreto 320 en su Artículo 6. 1 titulado, DE LA COMPRAVENTA DE VEHICULOS DE MOTOR EN ENTIDADES COMERCIALIZADORAS, expresa textualmente.

“Las personas naturales cubanas residentes en el territorio nacional, extranjeras residentes permanentes, temporales y de inmobiliaria, las personas jurídicas cubanas y extranjeras, las misiones diplomáticas, oficinas consulares y los organismos internacionales acreditados en Cuba, así como su personal, pueden adquirir en las entidades comercializadoras, ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos, autos rurales, paneles, camionetas y microbuses”.

De hecho dejó sin efecto la supuesta autorización que le daba la carta al selecto grupo de ciudadanos para la compra de automóviles.

Dentro del grupo de personas afectadas se encuentran médicos y otros trabajadores de la salud, marinos, trabajadores de la cultura, del servicio diplomático, del deporte y deportistas, entre otros.

¿Cuál es la afectación en concreto? Los precios para los vehículos de uso puestos a la venta, no tienen absolutamente nada que ver con la cantidad depositada en el banco, por ser estos en extremo elevados, y en el caso de los vehículos nuevos, los precios son inalcanzables.

Se espera un análisis y reacción por parte de los funcionarios estatales que tienen que ver con el asunto, luego de la paupérrima cifra de carros vendidos en el semestre, pudieran tomar una decisión correcta al respecto.

 

Hablo en nombre propio (2)

1 Eliocer CutiñoLic. Eliócer Cutiño
En mi primer comentario sobre la imposición de una multa por parte de la dirección de planificación física, hice referencia al escrito dirigido a la fiscalía municipal teniendo en cuenta que por dos ocasiones apelé la decisión de dicha dirección y ésta ratificaba la multa, a las claras, improcedente e ilegal.
Esperaba una decisión justa y que me reembolsaran la extrema suma de la multa, todo bajo la tutela de la fiscalía a la cual pertenecí por más de seis años. Presenté mi reclamación en el término establecido, por lo que esperaba que de igual forma me notificaran la respuesta, pero sigo sin pronunciamiento, incluso de la propia dirección de planificación que me comunicó por escrito que hasta que la fiscalía no investigara no podían dar contesta a mi inconformidad, como si el Decreto Ley 272 o cualquier otra norma diera consentimiento para dilatar el proceso.
Cifrar esperanza en una institución que por mandato constitucional está obligada a velar por la legalidad del país y no cumple con su cometido, es otra de las razones que me llevan a pensar que el proceso de institucionalización debe, antes que todo, comenzar por el apego a la ley. Este caso demuestra que el irrespeto a ley comienza y permanece solo por los de casa.

Violencia escolar e indisciplina social y jurídica en Cuba (I)

violenciaMc Cs. Dayanara Vega
Se entiende por violencia escolar la acción u omisión intencionadamente dañina ejercida entre miembros de la comunidad educativa (alumnos, profesores, padres, personal subalterno) y que se produce, bien dentro del espacio físico de las instalaciones escolares, bien en otros espacios directamente relacionados con lo escolar (alrededores de la escuela o lugares donde se desarrollan actividades extraescolares).
Una forma característica y extrema de violencia escolar producida entre alumnos es el acoso escolar.

Los estudios científicos señalan como principales factores de riesgo en la vida de los miembros de la comunidad educativa a la hora de posibilitar la violencia escolar los siguientes:
• La exclusión social o el sentimiento de exclusión;
• La ausencia de límites en el comportamiento social;
• La exposición continua a la violencia reflejada en los medios de comunicación; que en Cuba se observan en las series y determinadas novelas que tocan el tema muy someramente.
• La integración en bandas que hacen uso de la violencia como forma de comportamiento habitual;
• La justificación de la violencia en la sociedad o en el ámbito social al que pertenezca la persona.
• Problemas familiares como causa de violencia (separación, violencia intrafamiliar).
El acoso escolar puede llegar a ser físico.
El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio del centro escolar. Los protagonistas suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.
El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.
Este tipo de violencia se caracteriza, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida). El sujeto maltratado queda expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que la víctima viva aterrorizada con la idea de asistir a la escuela y que muestre nerviosismo, tristeza y soledad en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos suicidas e incluso su materialización, como consecuencias del hostigamiento.
En nuestro país se ha hecho habitual culpar a los medios del exterior de la indisciplina social y no nos vemos por dentro como hemos perdido valores en el seno de la familia; célula fundamental de la sociedad.
El Estado no asume la responsabilidad que le corresponde, ya que existe la Convención de Ginebra de la protección de la niñez y la juventud del cual Cuba forma parte y no instituye verdaderas acciones jurídicas encaminadas a frenar este mal social.

La historia no siempre absuelve

la historia me absolvera1 EdilioLic. Edilio Hernández Herrera
En los primeros meses de este año se otorgó un Premio Nacional de Derecho, por la Unión Nacional de Juristas de Cuba al autor del alegato conocido como “La Historia me absolverá”, por cumplirse 60 años del mismo. Como abogado de estos tiempos tengo mis dudas sobre lo que se ha premiado.
Para sustentar mi tesis extraigo algunos párrafos del conocido escrito.
“Os voy a referir una historia. Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades, Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podría reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y ya sólo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos, y en el pueblo palpitaba el entusiasmo.”
Entonces qué pasó con los condenados en el proceso conocido como La Primavera Negra donde hubo condenas de hasta 25 años, ¿Es justo, lógico y humano sancionar a ciudadanos cubanos por pensar diferente?
En otro párrafo se expresó….”Es un principio elemental de derecho penal que el hecho imputado tiene que ajustarse exactamente al tipo de delito prescrito por la ley. Si no hay ley exactamente aplicable al punto controvertido, no hay delito… “.
“…El artículo en cuestión dice textualmente: Se impondrá una sanción de privación de libertad de tres a diez años al autor de un hecho dirigido a promover un alzamiento de gentes armadas contra los Poderes Constitucionales del Estado. La sanción será de privación de libertad de cinco a veinte años si se llevase a efecto la insurrección.”
En el caso de las penas de muertes y cadena perpetua del año 2003, ¿es justo, lógico y humano sancionar a penas de muerte y privación perpetua de libertad por secuestrar una lancha para abandonar el país sin derivar heridos ni muertos en esa acción? Hace 60 años el fiscal pidió 26 y la condena fue de 16 años.
Otros párrafos del referido alegato hablan sobre promesas incumplidas…. “La primera ley revolucionaria devolvía al pueblo la soberanía y proclamaba la Constitución de 1940 como la verdadera ley suprema del Estado, en tanto el pueblo decidiese modificarla o cambiarla, y a los efectos de su implantación y castigo ejemplar a todos los que la habían traicionado, no existiendo órganos de elección popular para llevarlo a cabo, el movimiento revolucionario, como encarnación momentánea de esa soberanía, única fuente de poder legislativo, asumía todas las facultades que le son inherentes a ella, excepto de legislar, facultad de ejecutar y facultad de juzgar. “
“La tercera ley revolucionaria otorgaba a los obreros y empleados el derecho a participar del treinta por ciento de las utilidades en todas las grandes empresas industriales, mercantiles y mineras, incluyendo centrales azucareros. Se exceptuaban las empresas meramente agrícolas en consideración a otras leyes de orden agrario que debían implantarse. “
La constitución de 1940 jamás fue restaurada; además se fueron cercenando garantías jurídicas presentes en todo Estado de Derecho como el Tribunal de Garantías Constitucionales y el ejercicio de la abogacía independiente. En el otro caso huelgan los comentarios pues conocemos y padecemos lo que sucede con el salario en Cuba.
De los problemas fundamentales tratados en aquel programa: La tierra, la industrialización, la vivienda, el desempleo, la educación y la salud; los cuatro primeros no han sido cumplidos después de 60 años. Si le sumamos otras mutilaciones al derecho como la prohibición de entrar y salir del país, derecho de propiedad, invertir, emprender y sindicalizar, entre otros, estaremos más cerca de otra condena que de un premio. Vuelvo a cuestionar el premio, además porque esa Unión de Juristas otorgante es la organización a que se nos obliga a pertenecer para no reconocer ni certificar nuestra AJC.

A cualquier precio

trianavallin_21Wilfredo Vallín Almeida
He visto en varias ocasiones un video en el cual se muestra una reunión del economista José Triana del Centro de Estudios de la Economía Cubana con oficiales del Ministerio del Interior.
En el video, Triana expone sus puntos de vista sobre la necesidad de determinados cambios que, a su juicio, son imprescindibles al sistema político imperante en el país.
En lo particular me gustó ese material en tanto reconoce y pretende explicar la imperiosa necesidad de tales transformaciones. Conversando con otras personas al respecto, he recibido sin embargo, distintas apreciaciones sobre ese material: unos lo aprueban, otros lo critican, unos terceros dicen que no es sino “más de lo mismo”.
Opiniones diversas aparte, sí considero que, tratándose de un economista, hay algo medular que falta en esa exposición y que el señor Triana, a mi juicio, soslaya no muy exitosamente y que no es otra cosa que la muy famosa y manida fórmula COSTO-BENEFICIO a la que tanto recurre esa importante disciplina desde tiempos de Smith y Ricardo.
En un momento de su intervención, el conferencista dice casi literalmente que lo importante es que, a pesar de los errores que hayan podido haberse cometido, (es decir, sin importar su COSTO), estamos aquí y permanecemos aquí y esto es lo realmente importante.
Independientemente de las lecturas que puedan hacerse de esas palabras, la mía es la siguiente: De acuerdo, ha habido un alto costo (en ocasiones excepcionalmente alto porque estamos hablando de la vida irrepetible de millones de personas)…pero ¿cuál ha sido el BENEFICIO para esos mismos millones de personas que han pagado semejantes COSTO?
Si el BENEFICIO puede contabilizarse a ojos vista en la pérdida de valores de toda la sociedad, en la ruina de nuestras ciudades, en la demolición de la industria azucarera cubana, en el éxodo masivo de sus ciudadanos, especialmente de los jóvenes, en el fraude en las instituciones escolares, en la detención y enjuiciamiento de jueces, fiscales y abogados y un largo etcétera más, ¿de qué beneficio podemos hablar?
¿Quienes estamos aquí a pesar de los pesares, además debemos estar contentos de que así sea?
Y, en el caso de que así fuera, lo que si me queda bien claro es que no todo el mundo está dispuesto a pagar indefinidamente algún beneficio, por satisfactorio que este pudiera ser…A CUALQUIER PRECIO.

Y de eso se trata

ombudsmanvallin_21Wilfredo Vallín Almeida
Hay una institución que, conjuntamente con el Tribunal de Garantías Constitucionales, debe tener existencia en la vida del pueblo de Cuba como sociedad: el Ombudsman (Defensor del Pueblo).
Esta institución es de relativa nueva creación en el mundo contemporáneo. Su invención se debe a Suecia, ese gran país amante del orden, del derecho, del desarrollo económico-social y de la solidaridad internacional.
La definición que del Defensor del Pueblo brinda el diccionario Wikipedia es la que sigue:
El Defensor del Pueblo (a veces nombrado con el término sueco Scrubman, comisionado o representante), es una autoridad del Estado encargada de garantizar los derechos de los habitantes ante abusos que puedan cometer los poderes políticos y, en su caso, legislativo de ese mismo Estado.

El Ombudsman, o Defensor del Pueblo, no goza de un poder vinculante que obligue con sus dictamen a las instituciones u otras entidades sociales pero su prestigio, su posibilidad ilimitada de acceder a los medios y la confianza de la ciudadanía en su verdadera y leal defensa de los nacionales simples le infunden una fuerza moral y ejecutiva extraordinarias.
He tenido ya la oportunidad de reunirme con varios Defensores del Pueblo de distintos países. La conclusión que saqué de estos encuentros y conversaciones (largas en ocasiones), fue que se trata de personas con un gran amor por lo que hacen y una fe a toda prueba en que, el Derecho, identificado con la Justicia, debe imperar en sus patrias.
Por todo lo anterior, me llamó poderosamente la atención cuando, en el primer encuentro entre la Mesa de la Unidad Democrática venezolana y el gobierno del presidente Maduro, oí hablar de una Defensora del Pueblo de Venezuela que, por lo que pude percibir, no llena mis expectativas creadas por los otros Defensores del Pueblo que conocí.
Cuando abogamos por un Defensor del Pueblo para Cuba –que deberá crearse en algún momento de nuestra historia–, nos referimos específicamente a un Defensor del Pueblo y no a una imagen difusa.
El Defensor del Pueblo debe serlo del pueblo y no del gobierno que lo instituya o esté en el poder en un momento dado. De lo que se trata es de la esencial, vital e inalienable defensa a ultranza de los intereses del SOBERANO (con mayúscula) y no de su representante al que el Soberano, en un momento dado, encarga de su representación.
Y de eso se trata.

Otra promesa sin cumplir

imagen; yusnaby.com

Mrc Dayanara Vega
Con la rapidez que fueron aprobados por la Asamblea Nacional del Poder Popular los lineamientos económicos salidos del Congreso del Partido Comunista de Cuba, la opinión pública en el país se diversificó. Unos creyeron que ahora sí se arreglaría la economía y otros no porque “total, desde cuándo el Partido está haciendo promesas sin cumplir, esto va a ser una más”.
Entre las aprobaciones estuvo la apertura del trabajo por cuenta propia con su cobro de impuestos, pero olvidaron una vez más las garantías, esas que permitirían que cada trabajador por cuenta propia pudiera tener todo el ingreso que su gestión y esfuerzo personal permita, de acuerdo a la actividad que realiza y la población un servicio o un producto acorde a su poder adquisitivo.
Estamos hablando de que el cuentapropista, no tiene donde adquirir a precio mayorista ningún producto, tiene que recurrir al comercio minorista, o peor aún, al mercado negro o subterráneo como única opción para adquirir la materia prima necesaria. En este segundo caso, cae en actividad ilícita porque lo que se vende en ese mercado es robado al propio Estado de sus instalaciones gastronómicas, almacenes, etc, y se encarece el producto o el servicio porque sube el costo de producción, a veces de forma exorbitante.

Al pan, crema de queso, y al vino….

panyvinovallin_21Wilfredo Vallín Almeida
Cuando analizamos la historia que nos ha tocado vivir en estos 54 años, sobre todo cuando esos acontecimientos se ven en la distancia, no resultaría extraño que los futuros cubanos se asombren ante el nivel de marginalidad a que llegamos.
Todo esto puede resultar un día importante para la historia de la nación, pero no quiero dejar pasar un detalle especialmente pintoresco (y en extremo manipulador), y es la forma en que se ha manejado el nombre de las cosas, los términos, durante toda esta historia. Esa forma ha sido, en unos casos, el eufemismo y en otros, la tergiversación absoluta.
El término EUFEMISMO quiere decir, según uno de mis diccionarios:
El modo de expresar con suavidad o decoro ideas cuya franca expresión sería malsonante; como decir de una persona que no es joven, en vez de es vieja.
Y según otro:
Modo de evitar una palabra desagradable para el hablante sustituyéndola por otra que alude indirectamente al mismo significado, o expresar, por un rodeo de palabras, algo que pudiera decirse con menos.
Dicho quizás de forma más directa, de lo que se trata es de NO llamar al pan, pan; y al vino, vino, sino jugar con el lenguaje para disfrazar (o tergiversar absolutamente), para que la realidad no resulte demasiado cruda para el destinatario, porque esto pudiera no convenir al que lo dice.
El eufemismo y la tergiversación son bastante diferentes y en la mayoría de los casos pueden identificarse con facilidad. Pongamos un ejemplo para ilustrar lo anterior y tomemos para ello los siguientes términos:
Propagador de epidemias/ cuentapropista
En Cuba, durante un término relativamente prolongado, se sancionó a las personas que hurgaban en los latones de basura buscando desechos, comida o materias primas, por cuanto se entendió que ello podía dar lugar a la diseminación de enfermedades. Registrar los latones de basura y sacar cosas de ellos, se entendió como un peligro potencial para la sociedad y el Legislador tipificó esa conducta y la conminó bajó sanción. .Era posible entonces etiquetar a esas personas bajo el rótulo de “propagadores de enfermedades”.
Algún tiempo después, al aparecer los Lineamientos que pretenden introducir cambios en la economía nacional. El término propagador de epidemias desaparece y deja en su lugar una nueva figura perfectamente lícita: el cuentapropista.
Ahora el cuentapropista ya no se contempla como un posible propagador de enfermedades sino que puede hurgar libremente en los latones de basura siempre que… pague el impuesto correspondiente.
¿Cómo calificar este cambio, como eufemismo o como tergiversación?
Bueno, a veces, y si me conviene, al pan, crema de queso y al vino, leche de cabra.

Cuando se va…

CHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez
Mis padres recuerdan cuando existían los Tribunales de Garantías Constitucionales. Dicen ahora mismo mis padres, que entonces sí era respetada la Constitución de la República y cuánto reclaman la del año 1940. Por ende, todas las Leyes y todos los derechos, específicamente los Derechos Humanos, porque se cumplía aquello de “Patria es Humanidad”, como expresó el Maestro, muy atinado para estos sufridos momentos de nuestro pueblo, tan necesitados de asesoría, así como del conocimiento acerca de las más elementales Leyes y que éstas sean respetadas.
Hay una hermosa canción del cantante y compositor Alberto Cortés, que dice, “Cuando un amigo se va”, Cuando por decisión y capricho de algunos, eres privado de los pocos derechos que crees tener, y es imposible apelar a una importante instancia de la verdadera Justicia y contar con la anhelada independencia de nuestros Tribunales Populares.
En el orden personal, yo quiero que estas instituciones regresen para siempre, y para ser optimista, que mis nietos y los descendientes de ellos puedan disfrutarlas. La mayoría de nuestro pueblo está expectante y deseoso de conocer sus verdaderos derechos y que se les respeten. Queremos contribuir con esa hermosa misión, consagrados a la única y absoluta verdad: el respeto al Derecho.