Piedras en el camino a Roma

kayrieYasmani Orges Lugo

El proverbio: Todos los caminos conducen a Roma, expresa que no importan las dificultades que afrontes en el camino, o lo largo y agotador que este pueda ser, siempre llegarás a tu destino. Pero cuán engorroso puede ser alcanzar este objetivo, cuán perseverante debes ser para finalizar esta tarea. Hago esta alusión para referirme a un tema que ocasionado molestias en más de una persona.
Es el referente a lo largo y moroso de algunos servicios jurídicos y estatales derivados de las distintas ramas del derecho; entiéndase solicitudes de certificación de matrimonio, antecedentes penales, licencia de construcción, cambio de título de propiedad, certificado de actos de última voluntad entre otros.
Por una parte hay que reconocer que las entidades que tramitan y emiten estos servicios no cuentan con el personal necesario para que el proceso sea de mayor agilidad, y por otra, la incomprensión del público, que desconociendo este tipo de situación, critica a estas instituciones por la demora y el peloteo para brindarle solución a sus problemas.

Pero estas no son excusas para la demora, a veces inacabable, de estos procesos, muchas veces contra reloj, en los propósitos del solicitante. Cada vez es más frecuente ver como se le saca provecho monetario al tiempo de espera y cómo se dilata más esa espera por desconocimiento en algunos procedimientos en la emisión de las certificaciones o simplemente que el término impuesto no se corresponde con procesos de simple tramitación.
Muchos de estos servicios son tocados por el desinterés y falta de disciplina laboral de aquellos a los que se recurre, pues no parece ser de su importancia dejar una buena imagen de su centro laboral o simplemente brindarle solución, según los términos y procedimientos descritos en la ley, a las solicitudes de los necesitados.

Otro factor influyente es el trabajo a medias, ya que en muchas ocasiones los servicios se ven afectados por errores inadmisibles que hacen que todo el trámite vuelva al principio, o los casos en que el solicitante transcurre por varias instituciones porque nadie sabe cómo proceder con su solicitud.
Estas situaciones afectan claramente el buen servicio en entidades como los Registros Civiles, las Notarías, las direcciones de Viviendas y otros, ocasionando un criterio desfavorable en la población. Muchas pueden ser las soluciones, pero la mayor alternativa es exigir más de los funcionarios certificados para ayudarnos y ante su incumplimiento o peloteo, denunciar ante las entidades pertinentes. Solo así podremos llegar a Roma sin encontrar piedras en el camino.

Italia reduce provincias mientras Cuba las aumenta.

CHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez

Recientemente apareció publicado un Artículo en el periódico Granma. Órgano Oficial del partido Comunista de Cuba, titulado Italia prevé eliminar cuarenta provincias, lo cual despertó en mí la curiosidad.

Italia cuenta con industria desarrollada, es un país exportador e importador, un estado con una larga tradición comercial, famoso también por la archiconocida mafia italiana, y que dentro de sus entrañas, coexiste un estado liliputiense, reconocido como El Vaticano con el Sumo Pontífice. No obstante, no ha podido escapar a la mundialmente expandida crisis económica y financiera.

Continúa expresando el mencionado artículo, que las regiones y provincias suelen ser en Italia, focos de corrupción y despilfarro, esto, debemos suponer, obedece a razones geopolíticas, de gobernabilidad, del pleno ejercicio de poder, de quienes detestan el poder soberano y por tanto dominan los medios fundamentales de producción y por tanto, la economía.

Nos llama poderosamente la atención y nos ubicamos en nuestra pequeña, estrecha y alargada Isla, que desde tiempos de la colonización española, estuvo dividida en 6 regiones o provincias, y con la nueva división político-administrativa, quedó divida en 14 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

Aunque se quiera decir lo contrario, esta nueva división territorial, obligatoriamente traería consigo dispersión de los gobiernos regionales o provinciales, los cuales tendrían localizaciones distintas, al redistribuir la infraestructura, se utilizarían más medios y recursos para esos nuevos asentamientos, dígase transporte, comunicaciones, materiales de construcción, para el ejercicio del gobierno y la administración, significándose que algunos quedarían más próximos al poder central que otros.

Con las carencias, limitaciones y otras consecuencias que coexisten en nuestro contexto, los mecanismos de control, supervisión y fiscalización, tendrían que abrir su diapasón funcional, ya que no es igual ejecutar estas tareas en la provincia de Santiago de Cuba, antigua provincia de Oriente, que en Las Tunas, Holguín, Guantánamo, etc. La división actual presupone, la ubicación de dirigentes, funcionarios, cuadros, administrativos y otros, a fin de dar cobertura a la estructura que se ha generado, con poder decisorio en la vida económica-política y social.

Si la dispersión de tantas regiones o provincias en Italia, ha generado preocupación y se ve en ella inoperancia del control que se debe ejercer, y se tiene esto como causa y condiciones que propician la corrupción y el despilfarro; cómo explicar y hacer entender que en nuestra pequeña, estrecha y larga Isla o Archipiélago, este fenómeno social no se produzca, cuando ya se han hecho habituales los movimientos, demociones o separación del cargo de dirigentes, funcionarios o cuadros, ocupados por ciudadanos nombrados o designados por el poder soberano.

¿Es bien pensado y a tono con muestra verdadera realidad esta división?, ¿Cuáles serán las resultantes?, ¿Estará el DERECHO por ahí?

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA”