Lo que es necesario

vallin_21Lic. Wilfredo Vallín

Los Hechos:

El pasado día 14 de junio, el vicepresidente de la Asociación Jurídica Cubana (AJC) licenciado Amado Calixto Gammalame, se dirigía en un vehículo de las Tunas a Holguín para una visita a nuestras filiales del oriente del país.

Entrando en la ciudad de Holguín, el vehículo fue detenido por personas que no se identificaron, Amado Calixto fue obligado a descender y a entrar en un jeep de patrullas que lo condujo a la Unidad de Instrucción local.

En ese lugar, el teniente coronel Carlos Urgellés Palomares, quien conocía a Amado Calixto, le recordó la época común de estudiantes, lo que “haría más llano el camino para lograr un entendimiento”, pidiéndole a continuación que mostrara sus pertenencias, incluidos los objetos personales. No detectaron ningún documento de interés, pero consideraron que Amado tenía en su poder una cantidad en dinero “superior a lo normal” a saber, 250 euros, 135 cuc y 70 cup. Dinero que ocuparon, dejando al letrado con 35 cuc.

Se llenó un Acta de Ocupación de la cual Calixto solicitó copia sin que le fuera entregada, informándosele que regresaría ese mismo día a La Habana. El abogado permaneció detenido sin que se le formularan cargos hasta las 10 de la noche, o sea, unas seis horas, regresando a la capital por vía aérea. Su teléfono celular le fue devuelto en el aeropuerto de Holguín, después de borrarle todos los datos.

Los aspectos a analizar de este “incidente” son:

  1. La implicación de AJC con la Plataforma #Otro 18 de la sociedad civil. Esa Plataforma aboga por la participación de la ciudadanía en los comicios que se efectuarán en Cuba en el 2018.
  2. La ocupación del dinero que llevaba el letrado, sin que se le entregara documento justificativo de dicha ocupación.
  3. La “deportación” desde Holguín sufrida por Amado Calixto.

Lo que sigue está dirigido a la comunidad internacional, al pueblo de Cuba, y muy en especial, a las autoridades cubanas para su general conocimiento.

Fundamentos de Derecho.

La Asociación Jurídica Cubana es una agrupación de abogados creada en 2008 bajo el concepto del ejercicio libre de la abogacía conforme al evento Principios Básicos de la Función de los Abogados, Octavo Congreso de Naciones Unidas, celebrado en La Habana, Cuba en septiembre de 1990. El propósito fundacional de AJC siempre ha sido ayudar a los ciudadanos cubanos en sus problemas legales y difundir de forma gratuita el conocimiento jurídico entre la población, sin tomar en cuenta su filiación política o ideológica.

Hemos ayudado y enseñado, pero también aprendido. Algo de esto último es que, en Cuba, ningún órgano policial tiene en cuenta el derecho positivo vigente y actúa como si éste no tuviese nada que ver con ellos. Constituyen ejemplos de lo anterior:

  1. La ley electoral cubana en vigor no prohíbe la participación en los comicios nacionales de aquellas personas que piensan de manera diferente al gobierno y a la política nacional actuales. El principio “Es lícito todo lo que la ley no prohibe” goza de aceptación en la doctrina.

Obstaculizar, a como dé lugar, esa participación utilizando desde el más ramplón descrédito hasta la arbitrariedad más burda, sólo revela una gran inseguridad y temor a los resultados de esa participación.

–“No permitiremos Otro 18”– se torna un planteamiento reiterativo de la policía política, pero prohibir lo que la ley no prohibe es ilegal y es sancionado hágalo quien lo haga. No conocemos excepciones a este principio.

  1. Los ciudadanos cubanos somos frecuentemente registrados y nuestros bienes: dinero, computadoras, cámaras fotográficas, teléfonos y otros artículos, son decomisados sin justificación ni constancia documental. El dinero no es devuelto prácticamente en ningún caso, sin que los perjudicados sepan a dónde va a parar, en lo que constituye más un robo que una ocupación legal y justificada.

¿Desde cuándo la policía determina la cantidad de dinero que pueden llevar o no los ciudadanos?

Cuesta mucho trabajo creer que al más alto nivel de gobierno no se conozca esto. Esa permisibilidad es inadmisible.

  1. El Lic. Amado Calixto fue conducido bajo custodia al aeropuerto, obligado a subir a un avión y enviado de regreso a La Habana… ¿bajo qué precepto legal?, ¿En qué artículo, de qué ley, se apoyan esos señores para deportar a un ciudadano libre de una provincia a otra?

Pero hay más:

  1. Estos señores prohíben, que los ciudadanos podamos salir de nuestra casa en un acto simple de fuerza bruta, haciendo caso omiso de lo establecido por la Constitución y sus leyes complementarias.
  1. Los ciudadanos cubanos somos arbitrariamente detenidos en cualquier parte para ser abandonados en lugares remotos, muchas veces sin dinero para regresar, a cualquier hora del día o de la noche. Las causales de detención aparecen en la Ley de Procedimiento Penal pero los que así actúan no parecer tener conocimiento de su existencia.
  1. La única instancia facultada para crear derecho en el país es la Asamblea Nacional del Poder Popular. Los agentes de la ley (que no son la autoridad misma) no tienen esa facultad… hasta donde sabemos.
  1. El respeto a la dignidad plena del hombre de que se habla en el preámbulo de la Constitución socialista, ¿es éste?
  1. Si los miembros del orden público o de la Seguridad del Estado prosiguen con esta práctica, el respeto al orden jurídico actual se resquebrajará aún más de lo que ya está, y sus consecuencias pudieran ser catastróficas.

La legitimidad de los gobiernos en cualquier situación y lugar está dada, en primerísima instancia, por procurar el BIEN COMÚN de todos sus ciudadanos. Este concepto, ¿les significa algo?

El más grande de todos los cubanos nos legó en su pensamiento esta enseñanza: “En cada momento se ha de hacer, lo que en cada momento es necesario”. Esa es, precisamente, nuestra pretensión.

Los drones sí son tripulados

droneCHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez.

Cuando conoces que la Elite del Estado y el Gobierno manipula tus DERECHOS; cuando son afectados tus más elementales intereses y aspiraciones , cuando eres víctima de abusos y atropellos en todos los sentidos, cuando no te proporcionan la información necesaria para estar en frecuencia con el resto del mundo, lógicamente estás humillado y pisoteado, entonces los drones están tripulados y piloteados por estrategas Pilotos de Altura.

Estos aviones de combate no tripulados, son el resultado de la más novedosa y avanzada tecnología de punta de fabricación por los Estados Unidos de Norteamérica. Poseen una alta definición en la búsqueda y ataque de los objetivos, potentes bombas y ametralladoras y tienen un alto costo de fabricación. La ubicación de sus Centros de Operación es desconocido; así como el personal que controla su tráfico aéreo.

La diferencia es mínima en relación a nuestra Isla, pues, aquí los aviones y los pilotos están entrenados y graduados en una obsoleta tecnología, también los Centros de Operaciones son tan secretos como en el mundo entero, pero los controladores y manipuladores son bien conocidos. También estudian los objetivos y ataques contra los que atenten contra el poder que han logrado retener por más de 50 años a través de la desinformación, abuso, maltrato, atropello e ilegalidades de todo tipo a un pueblo que esta ávido de conocer sus más fundamentales derechos.

Esto tiene que ser cobrado a un alto costo, lo que sin dudas será resuelto, con inteligencia, decoro y muchísima PAZ.

Esta técnica de la aviación moderna, se viste de color oscuro preferentemente, para dar enmascaramiento y cumplir sus objetivos; aquí para cumplir órdenes e inclusive encomiendas personales, se visten de cualquier color, si es oscuro mejor, se verá menos.

 

Ailer

Ailer González Mena, fundadora de Estado de SATS

Lic. Esperanza Rodríguez Bernal
Conocí a Ailer hace poco y en breve hicimos amistad. Me agradó su vocación por las artes escénicas, esa esfera tan difícil y que ella desenvuelve con gran facilidad. Por esa razón viajó a Alemania con un grupo teatral. Me sentí contenta por ella.
Pero no era ese solamente el motivo de mi simpatía. Ailer también era (es) una importante colaboradora en Estado de SATS donde he sabido, y la he visto, que se desempeña en varios menesteres.
Ella quiere, al igual que la inmensa mayoría de nosotros los cubanos, que las cosas cambien para mejor en el país, que todos los derechos políticos, económicos y civiles, vuelvan a ser una prerrogativa colectiva e individual.
Ailer tuvo el valor, la dignidad de asistir a la despedida que un numeroso grupo de compatriotas tributara hace muy poco, a Oswaldo Payá Sardiñas.  Prácticamente en presencia del féretro, se vio envuelta en una trifulca creada artificialmente puesto que era necesario procurar que esa despedida no fuera pacífica.
Y Ailer fue subida en un ómnibus que según ella, parecía se iba a volcar en cualquier momento puesto que la bronca continuó en el interior del vehículo, prácticamente hasta que llegaron a la zona de Playa Tarará, en las afueras de la ciudad, donde los bajaron en una unidad policial del Ministerio del Interior.
Ailer fue vejada, golpeada, tirada en el piso. Ella, horas después, relataría con ira mal contenida  todo esto a la coronela jefa de la Cuarta Unidad de la PNR en Infanta y Manglar, en la barriada del Cerro, a donde se sumó al numeroso grupo congregado para aclarar la situación de Antonio Rodiles, del proyecto Estado de SATS. La coronela la escuchó y dicen los testigos presenciales que lo que podía verse en su rostro era…consternación.
Ahora, además, admiro a Ailer por su valor, su sentido del civismo y la decisión para reclamar sus derechos, que son los de todos nosotros.
.

En español

Wilfredo Vallín Almeida

En los órganos policiales parece haber una nueva modalidad: no detenerte en tu casa sino esperar a que salgas y hacerlo en la calle para no tener que presentar orden de arresto. Esta nueva modalidad conlleva, hacerlo delante de la mayor cantidad de público posible (tus vecinos incluidos) y de la manera más vergonzosa (ponerte las esposas en la vía pública y montarte ante todos en un carro patrullero).

Se trata de una nueva modalidad para introducir el miedo en la ciudadanía pues, a quien haga lo mismo que tú, se relacione contigo, o te considere persona proba, puede sucederle lo mismo.

Decir que pueden arrestarte en la vía pública sin orden de arresto, y fuera de los casos que la ley señala preceptivamente, sería para reírse si lo que estuviera implicado en este asunto no fueran los derechos ciudadanos.

Es interesante constatar cómo los oficiales de los cuerpos represivos manejan a sus subordinados. Una vez en la estación (o en donde te hayan llevado) cuando “conversas” con tus captores, te das cuenta de que no saben en realidad quien eres ni lo que haces, que las condiciones de tu detención muchas veces no se corresponden con la realidad, pues ni ibas a donde ellos dicen que ibas, ni sucedería lo que los gendarmes dicen que iba a ocurrir.

Y ni hablar de que esos agentes conozcan algo sobre la “obediencia debida”, el “habeas corpus” o las “causales de detención” de un ciudadano.

Hemos publicado muchas veces esas causales de la detención de un ciudadano por parte de la policía, pero parece que estos señores no tienen la intención de reconocer, y mucho menos de respetar estas pragmáticas legales vigentes en el país para cumplimiento de toda la ciudadanía.

Cuando eres detenido y conducido para “conversar”, supuestamente sin amenazas, dobles matices y con respeto total de tus derechosciudadanos, faltan, sin embargo, dos detalles:

El primero: Artículo 241, Ley de Procedimiento Penal:

Nadie puede ser detenido sino en los casos y con las formalidades que las leyes prescriben.

El segundo: Artículo 244, Ley de Procedimiento Penal:

Al efectuarse la detención de alguna persona se extenderá de inmediato un acta en que se consignará la hora, fecha y motivo de la detención así como cualquier otro particular que resulte de interés. El acta será firmada por el actuante y el detenido.

Conozco de cerca tres casos en los cuales los preceptos anteriores no han sido tenidos en cuenta por los agentes actuantes:

Uno, es el caso del señor Manuel Cuesta Morúa, detenido en incontables ocasiones con ignorancia de esos artículos.

Un segundo caso lo es el del señor Julio Aleaga Pesant, arrestado también en varias oportunidades y con igual proceder.

El tercer caso es el mío propio aunque (hasta ahora y ojalá que así se quede) ha sido una sola vez, pero con la misma tónica: nada de levantar acta de detención que yo debía firmar y mucho menos obtener copia de la misma.

El artículo 244 dice textualmente: de inmediato.

Si los uniformados (y los que no usan uniforme) lo necesitan, puedo explicar, con mucho gusto, lo que de inmediato quiere decir…en español.


 

Frente a mi Domicilio

foto tomada de internet
Wilfredo Vallín Almeida

“Todo pasa…y todo queda” decían los versos del poeta. Así, ya ha pasado, -y ha quedado- la visita del papa Benedicto XVI a Cuba. Los cubanos nos quedamos, conforme a la apreciación de cada cual, con diferentes visiones de ese evento.
Para mí hay cinco momentos que voy a recordar por largo rato. Estos son:
1.La declaración de su Santidad en cuanto a que “el socialismo no funcionaba en Cuba y que la Iglesia ofrecía sus buenos oficios para un cambio incruento en la país”.
2.La insólita comparecencia del señor Bruno Rodríguez Parrilla ante las cámaras de la televisión nacional y la prensa extranjera y que me recordó, con mucho, la del señor Alarcón en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) – frente a Eliecer Ávila- por sus palabras totalmente incoherentes con las preguntas.
3.Las siempre mismas y extemporáneas palabras del señor Raúl Castro.
4.El aparatoso despliegue de seguridad llevado a cabo contra un gran número de compatriotas todo el tiempo que duró la estadía del Sumo Pontífice en el país.
5.La abierta y escandalosa complicidad de ETECSA en ese operativo.
Quiero tocar aquí, aunque sea brevemente por motivos de espacio, el punto cuatro (4) de esa lista dejando para un post futuro las ilegalidades que le tocan a la empresa de comunicaciones ETECSA en los hechos.
Mientras por un lado el gobierno dice que debe respetarse la ley, que hay un gran desorden en el país en cuanto a ese respecto y que se tomarán las medidas necesarias para mantener el orden, ellos mismos, una y otra vez, ordenan operativos policiales sin llenar las formalidades que estos exigen.
Es imposible precisar las cifras, pero muchos, muchísimos ciudadanos en estado de total libertad civil, fueron conminados a permanecer en sus casas, a abandonar por la fuerza otras provincias, detenidos o retenidos en unidades de policía, etc.
Hay fotos de fuertes destacamentos armados patrullando la ciudad de Santiago de Cuba durante los días previos a la visita papal en algo que recuerda más el Estado de Emergencia nacional que la llegada del Viajero de la Caridad.
¿Qué mueve este tipo de medidas ante una visita semejante?
¿Acaso la firme convicción de la unidad monolítica del pueblo de Cuba entorno al Partido Comunista?
¿El alto nivel e instrucción política de nuestra población?
¿La total confianza en la presencia mayoritaria del hombre nuevo entre nuestra juventud?
Es absolutamente evidente el total divorcio entre lo que se dice ante las cámaras y la prensa extranjera sobre la confianza del pueblo, y las medidas policíacas prácticas que hemos visto en estos días.
Sea cual sea la explicación que quiera darse, lo hecho en esta oportunidad (también otras veces) esas acciones corresponden a un estado de emergencia que está contemplado en la Ley, pero que nunca ha sido declarado en el país y que, sin ella, es de aplicación totalmente ilegal…como ilegales eran las motos Suzuki, con chapa HYM 944 una de ellas, que -mis vecinos me alertaron-, tuve frente a mi domicilio.

 

¿Hasta cuándo?

Foto tomada de internet

Wilfredo Vallín Almeida

Con un ojo amoratado y contusiones sanguinolentas en las rodillas me contó de su detención mientras cubría una marcha de las Damas de Blanco: cómo le quitaron la cámara, lo sacaron del lugar, lo metieron en un patrullero con el rostro pegado al piso del auto y con una persona encima de él.     Cómo, una vez ya en la estación de policía, fue golpeado por varios agentes.

Cómo, más tarde, casi que se disculpan, le devuelven sus cosas (sin las fotos tomadas) y varias horas después, casi en la madrugada, le liberan.

Esa misma escena la he visto ya muchas veces, más de las necesarias, y lo mismo con hombres que con mujeres, con gente joven y gente vieja. No hay distinciones.

El periodista independiente me pregunta qué debe hacer y mi respuesta la hago extensiva a todos los que se vean en una situación semejante exponiendo a continuación las razones para ello.

Existe una opinión bastante generalizada entre los opositores al gobierno de que la legalidad del país es letra muerta, que la corrupción es tal que las leyes se violan a antojo de los que pueden pagar para eso, que, como diría Montesquieu,… el país es un despojo y su fuerza no es ya más que el poder de algunos ciudadanos y la licencia de todos.

Por otra parte el comportamiento de la fuerza pública es cada vez más el de la fuerza bruta. Las razones huelgan: tonfa y aerosol para los ojos, con ellos se resuelven todos los problemas.

Nuestro consejo a los ciudadanos es que esos casos deben ser denunciados a la fiscalía militar o civil correspondiente, porque la respuesta de las autoridades puede ser:

1.      En atención al precepto constitucional “El ciudadano es inviolable en su integridad personal”, corregir a los violadores de esa pragmática de la Carta Magna, lo que redundaría en mucha menos violencia por parte de los mismos.

2.      No hacer absolutamente nada, tanto en el aspecto de prohibir a sus agentes esa conducta, como en el de no dar respuesta adecuada a los ciudadanos que demandan, lo que demostraría al mundo cómo miente en los foros internacionales el gobierno “más respetuoso de los derechos humanos que hay en el mundo”.

3.      Seguir haciendo lo que parece ser la “orientación” del momento: permitir las golpizas y después decirle al agredido “que ha sido un error del procedimiento o un exceso en el mismo”…

En la actual situación de Cuba, cualquiera de las variantes anteriores es perfectamente posible pero, a nuestro entender, lo más importante aquí es  lo siguiente: el acceso a los foros internacionales de justicia pasa por la utilización previa de la jurisdicción nacional.

Sólo una vez que se ha agotado la vía interna, es que puede acudirse al Derecho Internacional Público como recurso contra la arbitrariedad y la violencia de un gobierno contra su propio pueblo.

En mis encuentros con los oficiales de la Seguridad he percibido que muchos de ellos estarían contentos de que los opositores cubanos utilizaran la violencia como método de lucha: esa sería la forma más fácil y expedita para librarse de semejantes adversarios.

Por suerte la contemporaneidad brinda variantes de civilidad menos traumáticas para los cambios que con toda seguridad llegarán, y a ellas debemos remitirnos.

 

Autoridades aduaneras contra la disidencia

Imagen1.jpg

La Aduana General de la República (AGR), amparada en la Resolución No. 5 vigente desde de 1996 y dictada por el General de Brigada Pedro RamónPupo Pérez, decomisó envíos procedentes del extranjero a varios disidentes.

La disposición gubernamental prohíbe la importación, mediante envíos, de “cualquier objeto cuyo contenido sea considerado contrario a la moral y las buenas costumbres o que vayan contra losintereses generales de la Nación”.

La norma fue aplicada recientemente a la corresponsal Aini Martin Valero. Le decomisaron bolígrafos y lápices, globos, pasta de diente, curitas, almohadillas sanitarias y otros artículos útiles, según reportó Cubanet, sitio de la prensa independiente cubana.

Yusnaimy Jorge Soca, esposa del prisionero de conciencia, doctor Darsi Ferrer Domínguez, también fue afectada por la Resolución 5/96. Le incautaron una cámara digital, un MP3 – 4, vendajes, gasa, tabletas para purificar agua, efectos de escritorio (para su niño, una caja de crayolas y 5 globos) y otros objetos de utilidad, según reportó la prensa independiente.

A la autora del blog “Generación Y”, Yoani Sánchez, también le fueron decomisados dos paquetes postales, enviados desde el exterior. El primero contenía la versión en español de su libro “Cuba libre”, el segundo, el catálogo de una exposición organizada por la artista Tania Bruguera.

La AGR en su sitio web (http://www.aduana.co.cu/prohi.htm#up) publica el listado de productos cuya importación, sin carácter comercial, se prohíbe. Entre otros, menciona como artículos prohibidos, drogas, estupefacientes, sustancias sicotrópicas o alucinógenas, explosivos, hemoderivados, literatura, artículos y objetos obscenos o pornográficos o que atenten contra los intereses generales de la nación.

La resolución 5/96 dispone que los productos de esa naturaleza que se intenten importar o exportar, serán decomisados por la autoridad aduanera y entregados a al organismo correspondiente del Ministerio del Interior.

La incautación de productos importados se impone por resolución, que puede ser recurrida por el afectado dentro de los 30 días siguientes de comunicada la medida. El escrito de apelación se presenta ante la autoridad que dispuso el decomiso, quien lo eleva a su superior. La decisión de este último, no puede ser nuevamente recurrida en la vía administrativa; pero si en la judicial.

Según sus fundamentos de hecho y de derecho, la resolución 5/96 permite la aplicación, dentro del territorio nacional, del Convenio internacional y el Acuerdo para la Represión de la Circulación y del Tráfico de Publicaciones Obscenas de 1923y de 1910 respectivamente. Ambos instrumentos fueron enmendados por los protocolos de 1947 y de 1949, y están vigentes para Cuba desde 1983.

La Resolución 5/96 incluye los intereses generales de la nación; pero no especifica cuáles son esos intereses generales .La “generalidad”, en este caso, permite a las autoridades gubernamentales interpretar y aplicar las disposiciones legales arbitrariamente conforme a sus intereses políticos.

He aquí un ejemplo de cómo se utilizan las normas jurídicas del sistema como medio para reprimir y asfixiar a los disidentes.

Lic. Laritza Diversent