La verdadera aspiración del Estado

 

Spinoza6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

Uno de los problemas medulares de la sociedad moderna es el problema de la seguridad, porque lo común es que las personas, sobre todo en nuestro país, vivan en una situación de inseguridad.

Y ese es un sentimiento que nos acompaña siempre.

Es el sentimiento de intranquilidad que provoca el ciclón que se aproxima y que puede derribarnos la casa, la preocupación que nos asalta cuando sabemos que se van a reducir la plantilla de nuestro centro de trabajo, la desazón que experimentamos ante la incertidumbre de si tendremos alimentos para la próxima semana o si mañana padeceremos un largo apagón.

La sensación de inseguridad no es solo ni siempre con relación a los acontecimientos anteriores; también se nos plantea un problema muy parecido en nuestras relaciones con las demás personas en el seno de la sociedad.

El Derecho Positivo es el llamado a establecer las normas jurídicas que deben darnos seguridad en esa interacción con los demás porque:

  • Necesitamos saber a qué atenernos con relación a lo que podemos y no podemos hacer o decir.

  • Precisamos certeza en cuanto a que las reglas sociales escritas en los Códigos se cumplan y que estén poderosamente garantizadas.

  • Debemos estar seguros que no habrá injerencia arbitraria en nuestras vidas mientras nos mantengamos dentro de la ley.

Y esa certeza y esa seguridad debe brindárnosla el Estado.

Benedicto Spinoza nos dijo en su Tratado Teológico-Político:

Que los hombres vivan en paz y seguridad, armónicamente y con leyes que se respeten,… (debe ser)… la verdadera aspiración del Estado.

 

Anuncios

DERECHO DE ASOCIACION

onublue.png

Argelio Guerra
Tal y como en las primeras y más rudimentarias formas de organización social, donde el hombre llegado el momento, decide abandonar la inseguridad de la vida aislada e individual y asociarse a sus semejantes para defender sus legítimos intereses de subsistencia y atraer hacia si los beneficios que le reporta la vida en común, en las modernas sociedades contemporáneas el derecho de asociación del individuo se constituye, por lo que le significa como escudo de protección a sus intereses y aspiraciones, en un derecho de naturaleza inclaudicable.
Los más relevantes documentos en materia de DD HH así reconocen el carácter prístino de este derecho fundamental:
  • Declaración Universal de Derechos Humanos (10-dic-1948):
    Articulo 20.1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacificas.
    Articulo 20.2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (16-dic-1966)
    Articulo 22.1. Toda persona tiene derecho a asociarse libremente con otras, incluso el derecho a fundar sindicatos y afiliarse a ellos para la protección de sus intereses.
De conformidad con estos postulados se constituye la asociación como un conjunto de personas que se unen bajo la sola condición de alcanzar un fin común, licito y determinado, como una organización con carácter estable y con personalidad jurídica propia e independiente del resto de la sociedad.
El derecho de asociación, al igual que el resto de los derechos individuales, tiene su génesis en la misma naturaleza humana, la que conforme a un conjunto de principios o características que le son consustanciales y que pueden servir de modelo para valorar las conductas y las leyes civiles, muestra un deseo o inclinación a la asociación con los demás para conseguir sus legítimos intereses de realización.
Así mismo, este derecho a la libre asociación de los individuos será conculcado y vulnerada la libertad de los ciudadanos, tanto si se limita o condiciona el mismo a elementos ajenos a lo dispuesto con anterioridad, como si se ejerce presión sobre los individuos forzándolos a pertenecer a una asociación determinada.