El Día de Lennon

Foto de Saralys Silleras, Païs de Pixeles

Wilfredo Vallín Almeida

Mi esposa, que estaba en casa de su mamá, me llamó por teléfono para decirme que pusiera la televisión en un canal donde se estaba transmitiendo una clase para alumnos de secundaria. La asignatura era Educación Cívica y el tema que se tocaba era Los Derechos Humanos.

Hay que admitir que el mundo se mueve y que las cosas cambian quiérase o no. Cuando oír a los Beatles era algo así como un crimen ideológico, nunca pensé que un día la estatua de John Lennon, sentado en un parque del Vedado, sería toda una atracción.

Estuve en casa de algunos de los 75 arrestados en el 2003 a raíz de su detención. Por sus familiares supe que uno de los elementos de prueba a presentar en el juicio oral sería la Declaración Universal de los Derechos Humanos ocupada durante el registro –muchos de ellos realizados sin la orden correspondiente–, dicho sea de paso.

La persecución de la Declaración Universal y la satanización de los Derechos Humanos fue una constante durante mucho tiempo en Cuba. Recién, el gobierno ha empezado a hablar de “los derechos humanos que defendemos”.  Empiezan a tocarse, muy selectiva y superficialmente, sin aplicación real y efectiva en su justa dimensión, algunos de esos derechos universalmente reconocidos.

Y eso me hace recordar una frase de un célebre escritor colombiano, amigo de Martí, para más señas:

“La verdad, a medias, es una forma del engaño, como la libertad, a medias, es una forma del despotismo”.

En Cuba, el gobierno sigue sin publicar el contenido de los Pactos de la ONU que, el 28 de febrero próximo,  cumplen cinco años de firmados y para cuya ratificación sigue pidiendo a ese organismo internacional más y más  tiempo para “reflexionar sobre los cambios que hay que hacer en la legislación interna”.

Por esa razón y por la existencia de una campaña ciudadana en todo el país por la ratificación, es que se hace necesaria una serie de artículos que expliquen a nuestro pueblo qué son esos Pactos, por qué existen, cuál es su contenido y qué implicarán para nuestro atribulado país.

Por mucha resistencia que haya por parte de los que quieren mantener la actual situación, la ratificación de los Pactos de la ONU llegará… como llegó el día de Lennon.

CASO RESUELTO

20071124-Justicia_48.jpg

Licenciado Wilfredo Vallín

A pesar de los muchos casos que van llegando a la Asociación Jurídica Cubana con problemas y absurdos jurídicos de muchos tipos, ya no nos asombrarnos demasiado con lo que nos toca leer a menudo, aunque hay algunos ejemplos que sobresalen. El siguiente es uno de ellos.
El ciudadano Walfrido atendía cierta mañana a una colega, abogada como él en la sala de su casa. Hablaban animadamente María, esposa de Walfrido, éste y Maritza, la visita. En lo más interesante de la conversación tocaron a la puerta. Al parecer, personal de la campaña antiaegypti.
María, se levantó para atender a los recién llegados en tanto que su esposo y la colega visitante permanecieron conversando en la sala.
María creyó que se trata de una visita rutinaria de los inspectores y los llevó al patio trasero donde tiene su tanque de agua, pero… no era una visita rutinaria. Los campañistas habían venido porque se detectó un foco con vectores en el patio aledaño al edificio provocado al parecer por restos de basura vertidos por algunos inquilinos . La esencia de la visita era para comunicar que todos los apartamentos que dan a ése patio aledaño serían multados, sin excepción, con 100.00 pesos.
Hasta aquí esto parecería ser muy natural, pero…
Ni lentos ni perezosos, los abogados le pidieron a los de la campaña la resolución que les autorizaba semejante medida. Los segundos les muestraron un papel muy deteriorado que apenas podía leerse y donde no quedaba claro nada. Al final de la discusión que se generó, los de salud pública terminaron diciendo que ellos “sabían que no podían aplicar esa multa”.
¿Qué hubiera pasado si esto hubiera ocurrido en un lugar donde las personas hubiesen sido incapaces de reconocer y exigir sus derechos?
Lo más probable es que les hubiesen impuesto esa medida que aún sigue estando muy nebulosa para los visitados por estos “representantes” del Ministerio de Salud Pública.
Hasta donde sabemos, en derecho la responsabilidad (sobre todo en la esfera de lo penal) es total y absolutamente individual. Imagínense ustedes el caso de un asesinato cometido en una cuadra. Como la policía no logra encontrar pruebas para acusar al responsable, detiene a todos los ciudadanos del entorno con responsabilidad penal, que son sancionados a largas penas de prisión y… caso resuelto. Cualquier similitud con el caso narrado aquí…no es pura coincidencia.