Santiesteban: los Fundamentos de Derecho y la Duda Razonable

6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

El caso del laureado escritor Ángel Santiesteban Prats ha sido apelado ante el Tribunal Supremo Popular utilizando el recurso de casación que franquea la ley a su abogado defensor.

En un post anterior analizaba los elementos de hecho que estaban presentes en su caso y ahora lo haré con los de derecho que, a mi juicio, también intervienen en este controvertido asunto.

Ante todo, quisiera empezar por lo que se ha denominado el Principio de Inmediatez. Este principio se refiere al tiempo que debe mediar entre los hechos y su juzgamiento y propone esencialmente que ese tiempo debe ser lo más breve posible.

Cuando media mucho tiempo entre los hechos que serán analizados en el juicio y la celebración de éste (como es el caso que nos ocupa pues entre los hechos y el acto del juicio oral median más de tres años), el paso del tiempo puede:

  1. distorsionar recuerdos, borrar detalles, cambiar impresiones,
  2. introducir la ausencia por una razón u otra de testigos importantes
  3. otros elementos indeseables y perturbadores de la objetividad, veracidad y exactitud que un acto de esa naturaleza debe evitar.

Por otra parte, el artículo 70 inciso 4 de la Ley de Procedimiento Penal reza textualmente:

Cuando no se expresa clara y terminantemente en la sentencia, cuáles son los hechos que se consideran probados, o resulte manifiesta contradicción entre ellos”

Y esto sucede en el caso Santiesteban: hay contradicción en hechos que se dan por probados por el tribunal y otros elementos presentados en el juicio oral y en las declaraciones de algunos testigos. También hay oscuridad “por la omisión de elementos esenciales con trascendencia jurídica”.

Para agregar otro elemento legal más (pudiera señalar otros) me referiré al artículo 350 de la propia Ley de Procedimiento Penal cuando dice:

Se (haya) omitido algún elemento o circunstancia que sin alterar sustancialmente los hechos, puede afectar la calificación del delito, o se ha incurrido en error en cuanto a ésta o en el grado de participación del acusado o en la concurrencia de circunstancias agravantes de la responsabilidad penal…”

La sentencia dictada requiere del cumplimiento de este artículo, pero sus formalidades no han sido observadas.

Un detalle último (por razones de espacio).

La propia Sala del Tribunal Provincial reconoce en su sentencia los méritos personales y los premios obtenidos por Santiesteban. Por otra parte la Instrucción 175 de 21 de julio de 2004 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular orienta, cuando la sanción de privación de libertad no exceda los cinco años, sustituir tal pena por alguna subsidiaria que no implique internamiento.

Sin embargo, para Ángel Santiesteban la sanción no se refiere a estas subsidiarias manteniéndose la cárcel como única opción.

¿Algún problema especial con Santiesteban se habrá omitido en este juicio?

 

Santiesteban, los hechos y la Duda Razonable.

images

6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

Los ¿por qué? se acumulan en el caso penal del laureado escritor Ángel Santiesteban quedando los oficialistas del derecho en Cuba de nuevo muy mal parados en cuanto a transparencia y técnica jurídica y dejando en nosotros un sabor a arbitrariedad. El caso es una  muy buena muestra de ello  y da lugar a algo que de antaño ha constituido elemento de rechazo por parte de los operadores del Derecho: la sanción en medio de la duda.

IN DUBIO PRO REO, (En Caso de Duda, a favor del reo) decían los antiguos, pero eso parece haberse excluido de la práctica jurídica cubana.

En los Derechos Penal y Procesal Penal los sucesos que dan lugar a delitos suelen enfocarse en la técnica jurídica desde dos aspectos básicos:

  1. los hechos en sí (Fundamentos de Hecho), y
  2. los preceptos legales implicados (Artículos de la ley, Resoluciones del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, doctrina jurídica, interpretación etc.).

Comencemos pues  señalando algunas de las incongruencias (hay más) en cuanto a fundamentos de hecho  que concurren en este proceso tan enrevesado y largo:

La única prueba directa practicada en el proceso es precisamente la de su ex cónyuge, que es quien acusa. Pero resulta que durante las distintas declaraciones vertidas por ella durante la dilatada fase preparatoria, esa acusación ha cambiado reiteradas veces al extremo que la Fiscalía tuvo que prescindir de algunos de ellos y no utilizarlos, a nuestro juicio, por ambiguos y poco serios.

¿Es confiable el testimonio de quien cada vez que declara lo hace de manera diferente?

En el juicio mismo, esta señora vuelve a contradecirse, esta vez con el certificado médico que presenta y que no está acorde con las lesiones que dice haber recibido.

En su declaración en juicio, la demandante dice que después de haber sido golpeada brutalmente, fue violada por el acusado. La Fiscalía sin embargo, no tuvo en cuenta este elemento tan importante para el proceso.

Con anterioridad a estos sucesos ya Ángel y su ex pareja  habían tenido otro juicio donde ella lo acusó de un delito de Amenazas. De este incidente el acusado resultó absuelto.

Comparecencia importante fue la de la maestra y directora de la escuela de Eduardo Ángel (hijo de Santiesteban). Ésta declaró que el menor le relató que su madre le obligaba a decir cosas contra su padre. Este testimonio también  fue desestimado por el Tribunal.

Por supuesto, estos no son todos los elementos de hecho: he presentado sólo algunos -sufucientes a mi juicio-  para que los no versados puedan entender lo que los letrados llaman DUDA RAZONABLE.