Censura

5 kireniaLic. Kirenia Dominguez

Según el artículo 12 inciso f de la Constitución de la República, nuestro pueblo rechaza la violación del derecho irrenunciable y soberano de todo estado a regular el uso y los beneficios de las telecomunicaciones en su territorio, conforme a la práctica universal y a los convenios internacionales. Pero cuando hablamos de beneficios en sentido neto de la palabra, debemos entender que este no es más que el enriquecimiento que en todas las esferas de la sociedad adquiere un pueblo, no solo en temas vinculados con la cultura, sino también en lo económico, lo político y social.

Lo que no podemos confundir, son los términos de regulación del uso de las telecomunicaciones con la censura de las telecomunicaciones. Cuando ésta se considera como supresión de material de comunicación que puede ser considerado ofensivo, dañino, inconveniente o innecesario para el gobierno o los medios de comunicación según lo determinado por un censor.

Desde el gobierno de Machado se clausuraron revistas y periódicos; la censura continuaría con la llegada de Fulgencio Batista. Lo interesante es que con el Triunfo de la Revolución Cubana donde se proclamó la libertad individual y la soberanía y autodeterminación de la nación, haciendo énfasis en la Constitución de la República de este derecho en su artículo 53, donde aclara que la libertad de expresión debe de estar conforme con los fines de la sociedad comunista, expresando también que todos los medios de comunicación y difusión masiva son de propiedad estatal.

El pueblo de Cuba no tiene acceso a libros, revistas u otro material impreso proveniente de otro país, sin la previa aprobación del gobierno cubano. Las penalizadas antenas parabólicas son consideradas una amenaza para la integridad de la sociedad cubana y la política

Internet es una utopía para la mayoría de los cubanos, sin contar que por mucho tiempo fuimos privados de la telefonía móvil.

Los periodistas que tratan de llevar al mundo la realidad de un país que añora gritar lo que realmente siente, aun cuando desconoce lo grandioso que es el universo de las telecomunicaciones, son considerados disidentes y en muchos casos sancionados por la ley cubana.

La censura ha crecido y se alimenta lo mismo de la letra de un rap que de la industria cinematográfica, la cual ya ha sufrido los embates de esta poderosa represión convirtiendo a un pueblo en un estereotipo inerte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s