Legislación o Legislaciones

ppios gralesTania Pérez Torres

El capítulo VI de la Constitución, establece en su artículo 41, que todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes, pero, ¿existe la igualdad y los derechos en la Cuba de hoy? ¿Dónde se encuentran?, ¿Por qué de eso no se habla? ¿Por qué nuestro país tiene dispersión legislativa?, tantas son las interrogantes, que no alcanza para un libro; pero lo cierto es que provocan deficiencia en materia de derecho, por la duplicidad de normas.

Además, la carencia de una confección sistémica en el conjunto de disposiciones que conforman nuestra legislación provoca deficiencia, la inexistencia de una norma única para las indisciplinas, la falta de equilibrio en el tratamiento de contravenciones similares en leyes distintas, falta de justeza en la solución de los recursos interpuestos, al ser el superior de quien impone la multa quien conoce de la inconformidad, esos son los derechos por los que abogan en un república donde hay inexistencia de mecanismo legales para enmendar las violaciones procesales.

La imposibilidad que las personas naturales tenemos ante estas situaciones conllevan una meditación sobre “El desconocimiento de la Ley no nos exonera de su cumplimiento”. Si el Estado no me capacita, y se dificulta hasta la compra de la Constitución, ¿de qué forma aprendo sobre derecho y deberes? Somos una población que vive con carencia de principios generales del derecho, y anhelamos el tratamiento para ser los cubanos de estos tiempos.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Legislación o Legislaciones

  1. OPINO QUE ESTAIS PONIENDO EL DEDO EN LA LLAGA DEL SISTEMA CUBANO. Es muy curioso, vuestra Constitución se asemeja más a las constituciones monárquicas que las republicanas y democráticas. En las primeras esas Constituciones establecen derechos de igualdad, DENTRO DE LA DESIGUALDAD que emana de la existencia de una nobleza monárquica con más derechos que los siervos y comunes. Así es en las Constituciones del Reino Unido, Reino de España, Países bajos, etc lo cual tiene lógica, porque si todos los ciudadanos de esos reinos fueran iguales, ¿como se iba a justificar que algunos por herencia pudieran llegar a ejercer el reinado? ¿Cómo justificar los privilegios naturales a su condición de SERES SUPERIORES a los demás? En Cuba es evidente – negado por todos los castristas ciegos – que se creó un sistema monárquico que emanó del riesgo que sufrieron quienes se atrevieron a buscar el final de la DICTABLANDA de Batista. Haber venido en el GranMa fue suficiente para erigirse en CLASE SUPERIOR, cuyos tripulantes que sin pasar por una Academia militar pudieron llegar al generalato (ignorantes de las risas que eso provocó en todo el mundo). También se entiende que en vuestro mundo al revés exista la duplicidad de las leyes, y que ninguna sea suficientente clara en sus propósitos, porque ES ASI. Para reinar absolutamente se necesita mucha elasticidad a fin de que la aplicación de LA JUSTICIA sea cuanto más adaptable a cada caso como posible. Y no lo contrario, porque vuestras leyes son maleables e interpretables como le venga en gana al poder, sea este obediente y venal judicial , legislativo cacatua, o ejecutivo sin frenos. Lo triste es que la mayoría de cubanos encuentra que todo eso ESTÁ MUY BIEN.
    Prof. Carlos Medina de Rebolledo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s