¿Bloqueo o bloqueos?

peligroMsC. Magela Acosta

El pasado 21 de abril del presente año, en ocasión de la visita a la República de Cuba del Presidente de Estados Unidos Americanos los presidentes de los Estados mencionados ofrecieron declaración a la prensa nacional e internacional; el Presidente Castro expresó: El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y el bienestar del pueblo Cubano. Por eso, su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales.

Luego el Sr. Presidente Barack Obama, afirmó: El destino de Cuba no va a ser decidido ni por Estados Unidos ni por otra nación, el futuro de Cuba – es soberana y tiene todo el derecho de tener el orgullo que tiene – será decidido por los cubanos y por nadie más.

Pero, ¿qué ocurrirá cuando el bloqueo al que se refirió el Sr. Castro deje de ser un obstáculo para el desarrollo económico y el bienestar del pueblo Cubano?; ¿quién terminará con el bloqueo interno existente al cual el Sr. Castro no hizo alusión?

Si es cierto que el bloqueo al que está sometido el Estado Cubano es un impedimento para el desarrollo social, económico, científico y técnico del país, donde el mayor afectado es el pueblo, qué decir del bloqueo interno que causa tal o mayor afectación al pueblo de Cuba. Y ejemplos de este bloqueo podemos citar muchos.

Cuando un ciudadano se dirige a un centro de salud a cualquier nivel y no le dan la atención que por derecho constitucional le pertenece de forma gratuita, desde el trato adecuado e inmediato hasta la práctica de cualquier examen, o cuando dicen que no existe tal o mas cual recurso o que el medicamento se agotó. Aludiendo siempre a que es culpa del bloqueo; pero si la persona afectada sabe dónde y cómo reclamar sus derechos, enseguida aparece; y si por necesidad o casualidad tienes que demorarte en el lugar verás como para ciertos ciudadanos amigos o recomendados no tienen ni que esperar la cola y mucho menos la excusa del no hay o se agotó.

En el sector del comercio, cuando a todos no les llega en el mismo tiempo la canasta básica, ni con la calidad requerida e incluso ni siquiera los productos asignados. En las entidades de la Administración Pública, donde un sencillo trámite, que por la norma jurídica debe quedar resuelto en treinta días, en la mayoría de los casos se demora hasta ciento ochenta días (por mencionar un término). O en una estación de la PNR, al ejercer el derecho ciudadano de formular denuncia ante el agente del orden, hay que esperar horas ya que en un número alto de casos, el trato no es diferenciado con el de otro ciudadano infractor de la Ley.

Son tantos los ejemplos de bloqueo que golpean al pueblo de Cuba que es imposible citarlos todos, y al final convergen en la ya famosa frase: la culpa es del bloqueo impuesto por los americanos contra el pueblo de Cuba.

Ahora, cuando se han dado grandes pasos para la normalización de las relaciones entre ambos países, es el momento propicio que nuestro gobierno comience a tomar medidas, ya sea de índole administrativa o legislativa que corten definitivamente con esta enfermedad que no se adquiere, ni se importa y mucho menos se impone por ningún otro estado ajeno, y sí viene dañando al pueblo por varias décadas.

Podría afirmarse que el pueblo cubano quiere y anhela que muera el bloqueo, pero, ¿Cuál enterramos primero?

AJC, Cuba, Bloqueo, embargo, ciudadano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s