Acerca de los actos ilícitos (I)

5 MéridaLic. Mérida de la C. Pastor Masson
A partir del artículo 86 y hasta el 89, nuestro Código Civil recoge la indemnización de los perjuicios ocasionados por los actos ilícitos en relación a los procesos civiles. Esta indemnización comprende primero los casos de muerte suponiendo que la víctima se encuentre sujeta al pago de obligaciones como por ejemplo, dar alimentos, o una prestación de dinero.
En el caso de daño a la integridad corporal y el supuesto de que el lesionado haya perdido total o parcialmente su capacidad para asistir al trabajo remunerado, o si en algunos casos sus necesidades aumenten, comprende la prestación de dinero que pueda compensar la pérdida o la disminución de sus ingresos salariales después de que sean descontadas las prestaciones por la Seguridad Social.
Se incluye también en la indemnización el gasto ocasionado por curaciones, el importe del salario correspondiente a los días dejados de trabajar por la víctima de dicho acto ilícito, no importa la cantidad, además de otros ingresos dejados de percibir y cualquier otro gasto hecho por la víctima, sus familiares o cualquier otra persona a causa del acto ilícito. Se agrega además en los casos de daño al medio ambiente, el gasto necesario para su rehabilitación.
En relación a este artículo no solamente hablaremos de lesiones corporales, incluiremos también aquellos cuya moral e integridad laboral ha sido dañada por haberse cometido o haberse tomado una injusta decisión disciplinaria y que como podemos ver bien saber recurre al tribunal competente y éste al dictar sentencia impone la indemnización de los daños y perjuicios.
Refiriéndonos al daño material y a la indemnización de los perjuicios, observamos que se siguen determinadas reglas según lo preceptuado en el artículo 87, como por ejemplo si son varios los responsables, se les señalará una cuota por la que cada uno de ellos debe responder según su grado de participación en el acto ilícito cometido, siendo solidaria la obligación entre todos los responsables. Finalmente revisaremos la reparación del daño moral, que comprende la satisfacción al ofendido mediante la retractación pública del ofensor, artículo que por sí solo se entiende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s