La democracia también se ejercita

democracia

1Alexis Piloto CabreroAlexis Piloto Cabrero

Hace pocos días un viejo amigo me preguntó de manera sarcástica, qué pensaba sobre la democracia y si esta se podía ejercitar constantemente. Le conteste que identificar constantemente las diferencias es un ejercicio necesario e imprescindible en la democracia; que aunque haya polémica sobre un tema, no da el derecho a nadie de encontrarnos diferentes y mucho menos de separarnos de la sociedad, por el solo hecho de considerar que la crítica es útil para la acción conjunta, sin temer que otras consideraciones develen una notable diferencia ideológica. Con este preámbulo, le pregunté si era capaz de decirme dónde se recogía este derecho de cada ciudadano a expresar sus criterios, respondió fruñendo el ceño, entonces le expliqué que aunque pareciera contradictorio, el artículo 55 de la Constitución, define bien claro la libertad de conciencia, que no se asombrara de algo que hasta el momento no conocía y que lamentablemente muchas personas tampoco conocen. Al ver que nada le quedaba por decir, entre otras tantas cosas, concluí diciéndole que solo se construye un verdadero dialogo cuando se practica una democracia al límite exacto de lo que la ley dispone.

Anuncios

2 pensamientos en “La democracia también se ejercita

  1. Pingback: Art. 55 de la Constitución. En Cuba hay Libertad de Conciencia lo que el Estado no te Garantiza Medios para que tú ejerzas la Libertad de Expresión. | Sin_Censura

  2. Y, ¿qué pasa – como en Cuba – donde los principios de la participación democrática están consagrados por la Constitución, pero su práctica está delimitada con limitaciones a solamente aquellos miembros del Partido comunista? ¿Es eso DEMOCRACIA? Pues no lo es, y digámoslo sin miedo: ES FASCISMO. Aclaremos. Fascismo era una doctrina socialista italiana que se inspiraba en el comunismo primitivo que se ha venido practicando en los países escandinavos desde tiempos inmmoriales, y que Carl Marx recogió como inspiración de su Manifiesto comunista. De hecho, varios de los ideológos fascistas, entre otros el mismo Mussolini mencionaron como ejemplo de sociedad que los camisas negras (pudieron ser rojas) construirían, aquella sueca basada en un conductor genial que asumía los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial y el Cuarto poder de la difusión de ideas. ¿Suena familiar? Pues sí, y tanto que Mussolini denominó República Social Italiana a su gobierno transformado en aliado antinazi. Fue su exigencia a los norteamericanos por el New Deal de Roosevelt, primer intervencionismo del Estado en los negocios de los préstamos para la vivienda con la creación de los bancos estatales después apodados Freddy Mac y Fanny Mae. Sin salirme del tema, aquí debo hacer una confesión. Fue en el exilio de Suecia que me vine a enterar como se manejan los hilos de la democracia para que todos los demás funcionen como títeres. 1. Se establecen las bases del funcionamiento democrático, es decir rieles férreos para la presentación, debate y aprobación de propuestas. 2. Se permite propuestas solamente durante un determinado periodo de tiempo. 3. Se estudian las propuestas y una comisión adhoc decide cuales van a ir a debate. (Y aquí está la clave de la dictadura democrática.) 4. El debate entonces se centra en los puntos que una directiva ha determinado de antemano. 5. Las votaciones son siempre sin retroceso posible en cuanto a lo aprobado. 6. Dentro de esos marcos, el líder elegido se transforma en un conductor ejecutivo de todos los demás, por el periodo que ha sido elegido y dentro de los marcos aprobados. ¿Es esto Democracia? Sí lo es en cuanto a efectividad, cultura que contradice a TODAS las sociedades latinoamericanas, donde todavía se producen acuerdos en los partidos y en las coaliciones, que muy temprano son modificadas porque quienes lo firmaron se arrepintieron. El caos mejor organizado es la política latinoamericana. Pero, siendo que la práctica de la Democracia requiere disciplina y autorespeto de quienes firman o votan acuerdos basados en el diálogo pluralista, pues un sistema tan rígido posiblemente nunca será posible en Latinamérica, a menos que vengan unos tipos armados, se hagan del poder y se proclamen: líderes, ejecutivos de Estado,conductores,de legisladores, aconsejadores de jueces y tribunales, y además consejeros de los jefes administrativos del Estado, es decir aquel que toma el teléfono y dice al ministro: “a este compañero lo quiero en el puesto tal o cual”, “a este compañero lo quiero exonerado”, ” a ese tipo lo quiero sin su puesto”, “a ese periodista atrevido no le publiquen nada”. ETC ETC ETC. ¿Se parece a la Democracia cubana? Si es así, pido perdón, es pura coincidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s