Eufemismo, aunque no guste

foto: Ana Torricella

Wilfredo Vallín Almeida

De las múltiples necesidades del ser humano, quizás una de las más importantes, después de la alimentación, sea el de poseer una vivienda, un “techo” como acostumbra a decirse en nuestro país. Y ello es comprensible toda vez que la vivienda representa la seguridad, el descanso, la reunión y el lugar de la vida familiar.

La experiencia ha hecho que el logro de la morada y de la vida con determinada privacidad se busque cuando la persona va pasando de la adolescencia a la adultez, sobre todo cuando el individuo contrae nupcias.

“Quien se casa, casa quiere” reza un viejo refrán, y en efecto, esta ha sido siempre la pregunta de los futuros cónyuges:

–¿Dónde vamos a vivir?

La pareja que pueda vivir sola tiene, a no dudarlo, una gran ventaja en cuanto a la duración de su unión ya que no tendrán la intromisión ajena, siempre perturbadora de una forma u otra. Pudiéramos continuar con muchos más ejemplos en este sentido pero consideramos que, con lo dicho hasta aquí, se entenderá por dónde van los pasos.

La construcción de viviendas tiene aquí una gran importancia, sobre todo para las generaciones más jóvenes que necesitan imperativamente la solución de su problema habitacional. Allí donde la construcción se corresponde con el crecimiento de la población, las cosas marchan bien.

El problema está cuando, por la razón que se quiera: ya sea porque no se construyen viviendas suficientes o porque un día tienes que salir de la que poseías para la calle, entonces la situación toma tonos sombríos.

En la época anterior a la revolución en Cuba, el tema del desalojo campesino de sus casas por los dueños de la tierra (terratenientes o no) se consideró un atropello que motivó todo tipo de protestas, desde el artículo periodístico hasta discursos políticos.

Después de enero de 1959, muchas personas respiraron aliviadas: la posibilidad de desalojo había sido erradicada y no volverían a existir tales actos en el país.

Pasaron bastantes años antes de que volviéramos oír hablar de desa… perdón, de “extracción” (algo que me hace recordar al dentista cuando lo escucho) y que conocemos de cerca por las personas (muchas) que han acudido a la Asociación Jurídica Cubana con problemas de esa naturaleza. Y cuando uno escucha que un matrimonio aún joven, con seis hijos, el más pequeño de ellos de sólo días de nacido, no tienen donde vivir y se han metido en una casa sin luz eléctrica, sin agua, canibaleada durante años por estar deshabitada y a poco aparece la policía para conminarlos a abandonarla o los sacarán aún cuando tengan que emplear la fuerza, es imposible evitar preguntarnos:

¿Qué significa esto?, ¿Acaso ha desaparecido la compasión, el más elemental sentimiento de solidaridad si no ante la visión de los adultos, al menos ante esos niños?

Vecinos que pueden dar agua y luz a esas personas y no lo hacen porque temen buscarse problemas….¿hasta dónde llega su cobardía?

Este es uno, solamente uno de los casos que nos han llegado con esta situación. Este caso es de Alamar. Hay otros por muchas otras partes.

A eso se llama eufemísticamente ahora “extraer”. El diccionario dice que ese término es sinónimo de sacar, separar, arrancar…o desalojar aunque esta última expresión… no guste.

 

3 comentarios sobre “Eufemismo, aunque no guste

  1. Querido licenciado Vallin Almeida: no haría falta ni palabras para describir y criticar este otro evidente fracaso de la revolución castrofascista en cuanto a proveer de vivienda a los ciudadanos, una revolución que nunca socialista ni menos comunista. Ni tampoco faltarían palabras para acusar esa tan repetida deshumanidad oficial de desalojar a personas que habitan por extrema necesidad casas derruidas, condenadas al derrumbe. El mismo día quer leo su reporte y comentario también leo de otras docenas de ahogados en el mar por tratar de huir a la libertad y la Democracia. Lo que me aterroriza, más que sorprenderme es cómo puede ser posible que los cubanos no tengan miedo a perder su vida en las aguas por alcanzar la libertad, pero dermuestran tan grande cobardía a la hora de arriesgarse a recibir golpes por parte de la policía su protestan por su situación. Lo mismo vale para esas familias desalojadas de sus viviendas, o de viviendas “que se tomaron”, como dicen los chilenos, que no quiere decir que se la beban sino que la ocuparon ilegalmente. ¿Por qué esa familia con tantos hijos no se atreve a salir a las calles a demostrar su descontento? ¿Es que los tiburones del Mar Caribe son más mansos que los tiburones de tierra, es decir los esbirros de la tiranía? Todo me hace predecir que cuando estalle el descontento no quedará títere con cabeza, nunca mejor dicho. La furia popular será mucha, muy grande y muy devastadora. Porque pienso que tiene que haber soldados que aman a su patria, que es la tierra y su gente. No puede ser que todos sean obedientes corderos a quienes los han enviado a mataderos extranjeros y siguen tan contentos. Alguien perdió a su hijo, alguien a su esposo, alguien a su amigo. Esos soldados patriotas tienen que existir, como aquellos que desertaron para sumarse a las protestan antidictadura en Libia y ahora en Siria. Y a propósito, el socialismo sirio tiene los días contados, como todos los “socialismos” mentirosos que crearon dictaduras, señores feudales y la opresión de unos pocos por sobre todos los demás. La cortina del hambre, que no de acerdo va a caer, se loa seguro querido lic. Vallín y ese día nos daremos un abrazo en La Habana.

    Prof. Carlos Medina de Rebolledo
    Editor
    http://www.ipanews.co.uk

  2. El gobierno cubano continua obrando de manera opuesta a la ideología que predica. En este caso practicando un desalojo- policíaco nacional revolucionario, en otros casos recortando drásticamente los presupuestos de programa sociales educativos y defalcando a los hospitales de sus doctores para enviarlos a la Venezuela que se tambalea. Esto le priva de toda credibilidad ante el pueblo. Pero lo ultimo que ocurrió en Palma Soriano preocupa, inquieta y altera los nervios. La manera de reprimir con fuerza bruta a plena luz del día indica que hay una predisposición por parte del gobierno de aplastar como cucarachas a todo el que levante un paso pacifico en la calle. Como si el golpe atemorizara a estas personas que ya caminan sin miedo. Por otra parte las personas gritando de los balcones a todo galillo a los policías. Asesino, asesino les gritaban, con coraje que les salía de adentro gritaban. Los policias abajo repartían garrote sin temor de dios. Si hay predisposición de aplastar a todo Juan y Pedro que se lanza a la calle, y si crece el descontento de forma exponencial, entonces no entiendo como es posible que no ocurra una represión como la de Tianamen en Cuba. Julio Aliaga, quien articula muy bien que Cuba esta en un hemisferio diferente, con una historia diferente, con una cultura diferente, con una capacidad intelectual diferente a la China, no se concibe una represión a lo Tiananmen Square. Que sucederá si sucesos como los de Palma Soriano continúan escalando en frecuencia y en severidad? que alguien me explique. No tengo el intelecto de Julio Aliaga, pero pienso algo desastroso puede pasar de no revertir curso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s