¡NO!,…y ya

511-viajes_embedded_prod_affiliate_84.jpg

Wilfredo Vallín Almeida

La Víbora, La Habana, 19 de enero de 2010

La pregunta a la que se supone que respondamos hoy – quizás por la índole de su naturaleza- pudiera ser mejor respondida por un especialista en psicología, o tal vez en psiquiatría… a lo mejor por un seguidor de Freud en el psicoanálisis e incluso por un maestro en ciencias ocultas del Medioevo, más que por un simple letrado cubano de estos tiempos.

Después de indagar, hasta donde nos fue posible hacerlo, la anterior es la conclusión más lógica a la que pudimos arribar.

Las preguntas en cuestión a la que tendremos (como misión casi imposible) responder, son las siguientes:

¿Bajo qué razonamientos (morales, legales o políticos) se otorga hoy, o se niega, la tarjeta blanca? Estos razonamientos, ¿han sido publicados alguna vez?

A la primera de estas preguntas, contestaremos diciendo que la actuación tendiente a privar a una persona que no ha cometido delito alguno, que se encuentra en plena posesión de sus derechos ciudadanos – ninguno de los cuales ha sido interdicto -, de su libertad de salir o entrar al país, es un acto que, dada la estrecha relación existente entre moral y derecho, carece de ambas cosas.

En segundo lugar, ello constituye una violación burda y abierta de la adhesión que el gobierno, al menos en teoría, ha dicho manifestar siempre a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y hasta para sentarse, con olímpica tranquilidad, en su Comisión de Ginebra.

En cuanto a los aspectos legales, en las disposiciones que hemos podido ver al efecto, se pretende “legalizar” la confiscación de los bienes de esas personas por abandono del país, pero no se explica una sola palabra en cuanto al derecho pretendido por el poder para entregarla cuando le parezca.

En relación al tercer aspecto implicado (el político), somos de la opinión que por ahí si van las cosas. Después de hablar con muchas personas que han sufrido situaciones de este tipo siendo, por esas casualidades de la vida, todos ciudadanos que de una u otra manera han tenido alguna confrontación política con el sistema, la claridad parece abrirse paso.

De lo que se trata es de castigar de alguna manera a quienes no han sido fieles al régimen y se han atrevido a contradecirlo de alguna manera más o menos intolerable para él. Entonces lo que procede es demorarles su marcha del país… para que lo “disfruten más tiempo” aunque les pese. Es algo así como aquello de que “a quien no quiere caldo, tres tazas”.

Por último, en cuanto a la publicación de las razones para esto, si la Constitución no se publica (y para copiarla hace falta un permiso del Ministerio de Justicia), ni la Sección 21 permite que se den cursos de derecho socialista a los ciudadanos, ¿cómo publicar lo impublicable? Sencillamente ¡NO! … y ya.

2 comentarios sobre “¡NO!,…y ya

  1. Toda la información que estamos recibiendo de Cuba para resumirla y publicarla nos está demostrando que el régimen tiranico de los Castro es aún más estúpido y brutal que el de Idi Amin de Uganda.

    El lo único que muestran paralelos en el volumen de los genocidios cometidos. Los genocidios de Castro, en los rebeldes del Escambray y otros grupos de disidentes, no son comparables a los de Idi Amin. Tampoco en cuanto al respeto de sus mismas leyes y Constitución. Mientras Amin se mantuvo dentro de la legalidad impuesta por su regimen y respetó las reglas, los Castro no respetan ni las suyas propias.

    Todo lo que han hecho escribir en su Constitución y Derecho penal son mentiras alevosas de indivíduos paranoicos, de esos que siempre encontrarán pretextos para explicar a sus cobardes seguidores, no que realmente es inexpicable. Si n hay reglas que se respeten de convivencia en una sociedad, el resultado es el caos. Todo lo anterior nos explica el estado de desidia nacional imperante. De desesperanza y abulia. De creciente alcholismo y drogadicción. Igual que en la Rusia imperial y sus paìses satélites sometidos.

    Pareciera que en estas situaciones se presenta una constante de comportamiento que se extiende desde la cúspide hasta sus bases: SI EL PODER NO SE RESPETA A SI MISMO, ¿POR QUÉ IBAMOS NOSOTROS A RESPETARNOS NOSOTROS MISMOS? (Que es sin dudas el comportamiento de jueces, fiscales, abogados defensores y agentes de la “ley”.)

    cmedinarebolledo@yahoo.se

  2. POR FAVOR CORREGIR ERRORES DE TYPING

    Toda la información que estamos recibiendo de Cuba para resumirla y publicarla nos está demostrando que el régimen tiranico de los Castro es aún más estúpido y brutal que el de Idi Amin de Uganda.

    En lo único que no muestran paralelos es en el volumen de los genocidios cometidos. Los genocidios de Castro, en los rebeldes del Escambray y otros grupos de disidentes, no son comparables a los de Idi Amin. Tampoco en cuanto al respeto de sus mismas leyes y Constitución. Mientras Amin se mantuvo dentro de la legalidad impuesta por su regimen y respetó las reglas, los Castro no respetan ni las suyas propias.

    Todo lo que han hecho escribir en su Constitución y Derecho penal son mentiras alevosas de indivíduos paranoicos, de esos que siempre encontrarán pretextos para explicar a sus cobardes seguidores, lo que realmente no es defendible. Si no hay reglas que se respeten de convivencia en una sociedad, el resultado es el caos. Todo lo anterior nos explica el estado de desidia nacional imperante en Cuba. De desesperanza y abulia. De creciente alcholismo y drogadicción. Igual que en la Rusia imperial y sus paìses satélites sometidos.

    Pareciera que en estas situaciones de quiebre cívico se presenta una constante de comportamiento que se extiende desde la cúspide hasta sus bases:

    SI EL PODER NO SE RESPETA A SI MISMO, ¿POR QUÉ IBAMOS NOSOTROS A RESPETARNOS A NOSOTROS MISMOS?

    (Que es sin dudas el comportamiento de jueces, fiscales, abogados defensores y agentes de la “ley”.)

    cmedinarebolledo@yahoo.se

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s