¿Cómo se llama esto?

interrogacion2-osvaldo

Lic. Osvaldo Rodríguez Díaz
Era la tarde del 23 de febrero de 2009 cuando A.E.R. y S.D.O. que lo acompañaba, llegaron desde el interior del país a la capital, tomaron un auto de alquiler y se disponían a localizar una dirección donde vendían una moto con chapa de su provincia, la que A.E.R. pretendía comprar,  siendo detenidos en esa gestión.
El continuo estacionamiento en la misma calle del  mismo auto de alquiler particular del que salía y entraba el mismo pasajero habia llamado la tencion de Y.S.C., agente  de la unidad de la Policia Nacional sita en Zapata y C, lo cual le parecio suficiente para proceder a la detención de los dos pasajeros, dejando libre al conductor. No podía imaginar este oficial, las consecuencias que su actuar traería a los detenidos.
En la referida estación, se les radicó el expediente 65/09 por un delito de actividad económica ilícita. Se ocuparon mediante acta firmada por los encartados y el oficial referido que consta en el expediente, los siguientes bienes: tres mil setenta CUC, veintitrés mil en moneda nacional, varias prendas de oro entre ellas una gargantilla de alto valor, un teléfono Blackberry y un reloj suizo también muy caro.
Pese a las explicaciones de la legalidad de los bienes ocupados, ambos detenidos fueron remitidos en prisión provisional al establecimiento penitenciario de Valle Grande, para continuar las investigaciones.
Durante el proceso se aportaron las pruebas para demostrar la legalidad del dinero y las prendas ocupadas, entre ellas comprobantes de remesas y fotos de familiares con las prendas. Fue aprobada una fianza a ambos acusados por el fiscal a cargo en aquel entonces.
Hoy a la distancia de más de 4 años, ambos acusados siguen bajo fianza y la fiscalía competente remitió el caso al Tribunal Municipal Popular de Plaza de la Revolución, para que proceda al sobreseimiento del caso con efecto de absolución.
El tribunal de Plaza devolvió el expediente ya que en el mismo no está claro donde están las cosas ocupadas.  El cheque de depósito del banco, por la suma del dinero en CUC consta cancelado, en lugar del reloj suizo aparece uno ruso, no consta depositado en el banco como debe ser, asi como el destino de la gargantilla y las otras prendas y accesorios de oro que completaban el precio de la moto que se pretendia comprar. Sí aparece un arete de fantasía que no le pertencece; el dinero en moneda nacional tampoco está completo.
La fiscalía insistió nuevamente al tribunal, que otra vez devolvió, ya que en el documento correspondiente expone, que debe devolverles a los acusados todo lo ocupado, y esto no le ha quedado claro al órgano jurisdiccional.
Se ha formado una especie de pin-pon-IURIS.  Hasta la fiscalía militar recibió las actuaciones, optando por  devolverlas a la Fiscalía Provincial, y ésta nuevamente a la Fiscalía Municipal, que nuevamente insistió con el Tribunal Municipal, que con razón no accede, pues de hacerlo, deberá responder por las ocupaciones.
En queja de los afectados a la Fiscalía Provincial, la respuesta fue que se remitiría el caso a la Fiscalia municipal para su solución, !que novedad!
Han transcurrido más de 4 años, mientras más tiempo pase, menos posibilidad tienen estos ciudadanos de recuperar sus bienes.
No es necesario exponer cuantos principios eticos, garantías y términos del procedimiento penal se han violado, estas personas están a punto de renunciar a sus bienes, pues aún están bajo fianza, lo que les impide realizar muchas gestiones.
No hay que ser experto para determinar donde se “extravió” el dinero, el  oro y el reloj.
Se me ocurre que como hay personas que no creerán esto, porque esto no tiene nombre aunque sea cierto, ¿cómo le pondrá Ud. a éste caso?

El consumidor y sus derechos

20-derecho consumidor

VEIZANTLic. Veizant Boloy

 En tiendas de venta en divisas de la capital se ofertaron varios productos alimenticios y de uso domésticos rebajados de precio,  motivo que alegró a los capitalinos. Confituras, paquetes de galletas, cajas de flan en polvo, cajas de tomate frito, natilla, relojes despertadores y otros por un valor no superior a 1 cuc.

Tanto clientes como revendedores aprovecharon la rebaja para comprar hasta donde soportara el bolsillo. “Esto es una ganga” dijo uno de los revendedores.

Los desbordantes clientes no notaron el por qué. Algunos por precaución al voltear y ver la fecha de vencimiento, leyeron el letrero que decía: consumir preferentemente antes del mes de agosto del 2012. Otros no se percataron de este detalle hasta llegar a su casa.

Los dependientes exigían que probaran los productos, pues no admitían devolución. Lo paradójico fue, que en caso de los relojes no tenían pilas para probarlos. En varias zonas de La Habana existen tiendas habilitadas para la venta de productos defectuosos pero este no es el caso.  Estos productos habían expirado su  fecha de vencimiento y otros no tenían utilidad alguna.

Expender alimentos a la población ya vencidos constituye una infracción comercial y sanitaria.  Violación agudizada cuando en su mayoría los destinatarios de las confituras son los niños.

El derecho al consumo es la denominación que se da al conjunto de normas emanadas de los poderes públicos destinadas a la protección del consumidor o usuario en el mercado de bienes y servicios, otorgándole y regulando ciertos derechos y obligaciones.

Pese a que el derecho del consumo no es una rama autónoma del Derecho, aspectos fundamentales de las relaciones entre los productores y los consumidores se encuadran dentro del Derecho Mercantil, del Derecho Civil; otros dentro del Derecho Administrativo e incluso del Derecho Procesal.

En Cuba  existen disposiciones legales que protegen el derecho del comprador, pero no se cumplen. Los inspectores se hacen los “de la vista gorda”. La población, por lo general es ignorante de sus derechos, y en medio de la escasez, acepta estas conductas violatorias del goce pleno del derecho al consumo.

El mejor consejo para el consumidor cubano es comprobar antes de comprar. Y exigir.

 

That is the question

Wilfredo Vallín Almeida

Hay una palabra, que al escucharla, es difícil no evocar la barbarie de la Santa Inquisición que obligó a un Papa en el siglo XX a pedir perdón a la humanidad por semejantes actos tan poco apropiados para la Iglesia de Cristo.

En presencia del tema, lo usual es que acudan a nuestra memoria nombres tales como Dachau, Treblinka, Auschwitz, Gestapo, Gulags, Lubianka, y Siberia, por sólo mencionar algunos.

La palabra en cuestión es TORTURA, método de obtener la confesión (o el castigo) de la persona a cualquier precio; práctica que, desgraciadamente, se ha mantenido en el tiempo desde que la confesión era considerada “la reina de las pruebas”.

Desgraciadamente se usó la tortura en Cuba en diferentes épocas de su historia. Vimos fotos escalofriantes de tales procederes en la dictadura batistiana mientras se pedía paredón para sus comisores.

Pero, como toda creación humana que pretende permanecer en el tiempo, la tortura evolucionó. Sus formas y métodos han devenido más sutiles, más refinados, más dolorosos.

Ahora ya es demasiado burdo golpear brutalmente a un prisionero, sacarle las uñas o colocarlo en el potro. Ahora existen torturas psicológicas u otras de base “científica”.

Ante la continuidad de prácticas semejantes, las Organizaciones de Derechos Humanos de nuestra época han tratado reiteradamente de poner coto a tales desmanes que ponen de manifiesto lo peor de la naturaleza humana.

Así, leemos en la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de 26 de junio de 1987:

Considerando la obligación que incumbe a los Estados en virtud de la Carta (de la ONU), en particular del artículo 55 de promover el respeto universal y la observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Teniendo en cuenta asimismo la Declaración sobre la protección de Todas las personas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, aprobada por la Asamblea General el 9 de diciembre de 1975….

Sin embargo nos llega hace poco la noticia de que para el caso particular de Cuba, ha sido nombrado (y el gobierno ha aceptado), la visita de un Relator para la Tortura. Insólito, ¿verdad?

El asunto es que ya eso ocurrió una vez y el funcionario internacional designado para ese menester…nunca fue autorizado a entrar en la isla.

Ahora la historia se repite pues el gobierno dice que aceptará la visita, pero como suele suceder en nuestro atribulado país, el problema resulta ser CUÁNDO, pues de nuevo no se señala fecha para ese viaje.

Con relación a este nuevo relator de la ONU para esta islita -que no debería temer su visita si no tiene nada que ocultar-; bien pudiéramos parafrasear al gran Shakespeare:

Entrar o no entrar: that is the question.


 

 

El recurso de la mentira

Wilfredo Vallín Almeida

Siempre pensé que cuando la situación llegara a ser la actual, las autoridades (en especial la policía política) se comportarían con un mayor grado de seriedad y, sobre todo, de profesionalismo. La realidad echa por tierra mis expectativas.

Apenas unos minutos antes de sentarme a escribir este post de la de Asociación Jurídica Cubana (AJC). Los hechos son los siguientes.

Como es sabido, ya que no lo ocultamos para nada, la AJC, en colaboración con Estado de SATS, está grabando una serie de programas divulgativos para la instrucción jurídica de la población. A esos efectos hemos publicado “La Detención” y “Registro en Vivienda Habitada”. Próximamente saldrá a la luz otro programa, éste con el título de “Habeas Corpus”.

Una vez editados, estos programas son publicados por Estado de SATS en INTERNET para que tengan acceso a él todos los que quieran en el exterior de Cuba. Para el interior se queman discos o se graban en memoria, ¿tendremos Internet alguna vez?

Los programas a que me estoy refiriendo tienen un objetivo didáctico e informativo con una temática muy precisa: lo que establece la ley nacional con relación a determinados tópicos penales, procesales o constitucionales.

No creo que ningún gobierno democrático en verdad ni seguro de su pueblo pondría objeciones a que su legislación fuera divulgada entre su ciudadanía. Pero, al parecer, aquí no se cuenta con ninguna de esas dos características.

Así las cosas, y para que participara en este último programa de que les hablo, invité a un joven abogado de la ciudad de Las Tunas, que se ocupa de las actividades de la AJC en esa ciudad del oriente del país y él, amablemente, accedió.

Como no nos parece que el engaño (en cualquiera de sus formas) es una forma decorosa de hacer las cosas, al licenciado Yunieski San Martín Garcés, que por demás conoce bien lo que hacemos y cómo lo hacemos, se le explicó en qué consistiría su estancia aquí y lo que pasaría una vez grabado el material en cuestión. En esa confianza, Yunieski tomó un ómnibus para La Habana.

Pero… (y en el estado actual de cosas que vivimos siempre habrá un PERO), saliendo del municipio, el ómnibus en que Yunieski viajaba fue detenido por varios carros patrulleros. Se le hizo bajar, se le dijo al chofer que transportaba a un connotado contrarrevolucionario, se le condujo a una estación de policía por la Seguridad del Estado y allí se le informó que su arresto se debía…a que él venía a filmar con nosotros un material para ser entregado en la SINA (Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba).

De nuevo está presente la Seguridad del Estado, la SINA, el show en plena carretera, el complot a la sombra contra el gobierno, la intriga internacional, la traición de los nacionales a nuestros preocupados y sacrificados patricios (que, casualmente, en 50 años no cumplieron los acuerdos de sus propios congresos), etc., etc., etc.

Ya dije que lo que hacemos lo publicamos en INTERNET, cosa que no hace la policía política con sus arbitrariedades y en especial, con sus ilegalidades de todo tipo.

El pueblo de Cuba tiene derecho a conocer sus leyes y a emplearlas para defenderse de quienes, incapaces de manifestarse con la verdad y ocultando su identidad, recurren a esto que no es otra cosa que el recurso de la mentira.

Dicen, y no son mentiras mías

 

foto: Marcelo López

Lic. Rodrigo Chávez Rodríguez

Preguntarle a un ciudadano de a pie por sus derechos, sería como preguntarle a qué distancia está Marte de La Tierra, resultaría imposible obtener de él, una respuesta precisa, clara y coherente; pero si se le preguntara por sus prohibiciones, podría enumerar largo rato.

Cualquier empresa agropecuaria sobrecumple su plan de producción, pero al dirigirnos al mercado en que se ofertan producciones agrícolas, si en un inicio nos ilusionó como un señuelo, nos hacen volver a nuestra realidad, los impresionantes e inamovibles precios que acompañan a esos productos.

todo está garantizado, para el comienzo del nuevo curso escolar” y cuando aún no ha terminado el primer trimestre, no existe suficiente base material de estudios. Escasean las libretas, lápices, reglas, el gas para elaborar los alimentos o petróleo para transportar al personal, faltan profesores, etc.

Se construyó una panadería, con un equipamiento moderno, que garantizará la producción y la calidad del pan”, al poco tiempo ni lo uno, ni lo otro, pues “el pan nuestro de cada día” está permanentemente en la mira de todos los consumidores y es constante blanco en las quejas de la población.

Los estudiantes que se graduarán este curso tienen garantizada su ubicación laboral.” (entiéndase empleo), Cuan cruda es la realidad, cuando se emiten disposiciones legales, orientando un reordenamiento de la fuerza laboral, razón por la cual, cientos de trabajadores son declarados d-i-s-p-o-n-i-b-l-e-s. ¿Qué hace diferente a un disponible, de un desempleado?

El estado ha desembolsado o invertido cuantiosos recursos, para estabilizar el transporte público”, Sin embargo, no aparecen las piezas de repuesto, insumos, combustible.

Así las cosas, sabía usted que el plan nacional de producción de café se ha incumplido y ¿Cómo resulta posible que a su vez el plan de exportación se cumpla?

Mucho hemos escuchado la irrespetuosa frase de “hacer más con menos”. Atentos, que cuando no se cuenta con los recursos, la información y el conocimiento para la acción, es posible que se recoja mas, pero cada día estaremos más lejos de pensar y actuar libremente y de que se respeten nuestros derechos humanos y constitucionales. Por ello defiendo que hacer, es hacer mas con mas y no con menos; y cada día mas, con menos atropellos, injusticias y violaciones.

 


 

DERECHO DE REUNION

cuba_LA_REVOLUCION_SOY_YO.jpg

Licenciado Wilfredo Vallín Almeida

El inmortal Hugo Grocio, a quien se considera padre el Derecho Internacional Público moderno, fue el primero en usar el concepto inalienable que él atribuyó a algunos derechos individuales entre los que hoy reconoce el derecho de reunión según se recoge en el Pacto de los Derechos Políticos y Civiles de la ONU en su artículo 21. Este derecho, como los restantes de la Declaración Universal, requiere de un análisis particularizado.

Según algunos autores “Hoy en día, y como reacción contra amargas experiencias de abusos sufridos no sólo en el área de los totalitarismos fascistas, nazis y soviéticos, se subraya enérgicamente que la libertad de reunión no sólo implica el derecho de reunirse pacíficamente para fines lícitos, sino también el principio de que nadie debe ser obligado a concurrir a una reunión en contra de su voluntad o deseo: tanto agravio implica privarle a uno de reunirse lícita y pacíficamente, como obligarlo a participar en una reunión (desfile, parada, etc.), a la que no quiera concurrir.

El individuo tiene, en tanto que persona, -y siempre según los derechos reconocidos en los Pactos de Derechos Humanos de la ONU- una serie de derechos de libertad frente al Estado, así como ante los demás individuos y grupos sociales.

Las limitaciones obligadas e ineludibles para la libertad de reunión son principalmente dos: la reunión debe ser pacífica y los fines que se proponga, así como también los medios que emplee, sean lícitos. El condicionamiento a que los fines de la reunión sean lícitos, es algo obvio. No es admisible reunirse para la comisión de delito alguno, para promover alteraciones del orden público, etc.

En cuanto al derecho de no concurrir a una manifestación, desfile o reunión hay que decir que éste aspecto negativo es tan importante como el positivo. La libertad se lesiona de igual manera si a una persona se le impide participar en una reunión, que si se le fuerza a asistir a una reunión, parada, desfile, manifestación, etc.: ambas formas, tanto la positiva como la negativa, constituyen violaciones inaceptables de éste derecho humano fundamental.