Nosotros y las elecciones en Venezuela

Lic. Yanelis Ramirez Cruz

Si fuera cierto lo que afirmaba alguna prensa extranjera en víspera de los comicios realizados, los cubanos estaríamos aguantando la respiración, sigilosos, expectantes de que los resultados en las urnas fueran favorables a Hugo Chávez que nos mantiene hace más de un decenio con el suministro ininterrumpido de petróleo destinado a nuestras termoeléctricas.

Un gesto eficaz y oportuno que acabó con los llamados “apagones” que martirizaban a la población de toda la isla desde la caída de la Unión Soviética.

Pero la reelección de Chávez significa algo más que el mantenimiento del suministro de petróleo, es también la continuación de los programas implementados en Venezuela con la activa participación cubana y donde son entes activos miles de médicos, ingenieros, promotores culturales, profesores y, por supuesto, militares.

Programas con nombres efectistas como Corazón adentro ó Barrio Adentro seguirán, y los médicos cubanos seguirán partiendo hacia Venezuela, y seguirán sin médicos eficaces y preparados los consultorios del Médico de la familia (que ya no se destinan a 120 familias pues han tenido que “reorganizarlos” para que presten un servicio ineficiente y de mala calidad a otros centenares más de ciudadanos).

Porque los médicos bien formados están en Venezuela y se irán también hacia allá miles de módulos de vacunas, medicamentos, antibióticos e insumos destinados a la salud del pueblo venezolano, cosa loable si no fuesen medicamentos deficitarios dentro del propio país que los envía.

También seguirán los sueños de consolidar el ALBA y de comprar latas de sardinas a un precio asequible en los mercados.

En el próximo decenio chavista veremos el regreso de los profesionales que prestan servicio allí, y con el dinero obtenido en la misión cumplida, podrán mejorar sus condiciones de vida, arreglar su casa y adquirir equipos electrodomésticos.

También veremos divorcios, y el incremento de niños que crecen separados de papá y mamá, porque éstos cumplen misión lejos de ellos.

 

CASO RESUELTO

20071124-Justicia_48.jpg

Licenciado Wilfredo Vallín

A pesar de los muchos casos que van llegando a la Asociación Jurídica Cubana con problemas y absurdos jurídicos de muchos tipos, ya no nos asombrarnos demasiado con lo que nos toca leer a menudo, aunque hay algunos ejemplos que sobresalen. El siguiente es uno de ellos.
El ciudadano Walfrido atendía cierta mañana a una colega, abogada como él en la sala de su casa. Hablaban animadamente María, esposa de Walfrido, éste y Maritza, la visita. En lo más interesante de la conversación tocaron a la puerta. Al parecer, personal de la campaña antiaegypti.
María, se levantó para atender a los recién llegados en tanto que su esposo y la colega visitante permanecieron conversando en la sala.
María creyó que se trata de una visita rutinaria de los inspectores y los llevó al patio trasero donde tiene su tanque de agua, pero… no era una visita rutinaria. Los campañistas habían venido porque se detectó un foco con vectores en el patio aledaño al edificio provocado al parecer por restos de basura vertidos por algunos inquilinos . La esencia de la visita era para comunicar que todos los apartamentos que dan a ése patio aledaño serían multados, sin excepción, con 100.00 pesos.
Hasta aquí esto parecería ser muy natural, pero…
Ni lentos ni perezosos, los abogados le pidieron a los de la campaña la resolución que les autorizaba semejante medida. Los segundos les muestraron un papel muy deteriorado que apenas podía leerse y donde no quedaba claro nada. Al final de la discusión que se generó, los de salud pública terminaron diciendo que ellos “sabían que no podían aplicar esa multa”.
¿Qué hubiera pasado si esto hubiera ocurrido en un lugar donde las personas hubiesen sido incapaces de reconocer y exigir sus derechos?
Lo más probable es que les hubiesen impuesto esa medida que aún sigue estando muy nebulosa para los visitados por estos “representantes” del Ministerio de Salud Pública.
Hasta donde sabemos, en derecho la responsabilidad (sobre todo en la esfera de lo penal) es total y absolutamente individual. Imagínense ustedes el caso de un asesinato cometido en una cuadra. Como la policía no logra encontrar pruebas para acusar al responsable, detiene a todos los ciudadanos del entorno con responsabilidad penal, que son sancionados a largas penas de prisión y… caso resuelto. Cualquier similitud con el caso narrado aquí…no es pura coincidencia.