A debate el debate o réplica y contrarréplica

Lic. Jorge Hojas Puñales

Motivó mi curiosidad, el artículo publicado en el periódico Granma, en fecha 31 de agosto de 2012, en la sección Cartas a la Dirección, titulada Se pierde producción de arroz en Vado del Yeso, por incumplimientos, remitida por el productor de arroz Reynaldo Cisneros Montero, de la CCSF Hermes Rondón Yanes.

Este productor, denunciaba irregularidades en la actual cosecha arrocera que repercutieron negativamente en él y en otros productores, irregularidades que indican entre otras cosas, inadecuada planificación, pobre verificación de los recursos y medios disponibles contemplados en la planificación, etc.Como es de suponer, estas irregularidades le produjeron al producto pérdidas, estaba por consiguiente emplazando a los “factores”, que de una u otra forma están involucrados en la producción arrocera.

Apenas a catorce días de haber aparecido el escrito de Cisneros Montero, en la misma sección de la citada prensa, de forma magistral y concluyente, el Director General Grupo Agroindustrial de Granos, del Ministerio de la Agricultura, Lázaro Díaz Rodríguez, con el título Respuesta a la carta “se pierde producción de arroz en Vado del Yeso, por incumplimientos”, replicalas alegaciones del productor con extraordinario tecnicismo capaz de dejar embelesado al más incrédulo o ágil de mente. Lejos de ganar adeptos, mensajes como este, provocan efecto negativo, porque se pretende hacer ver que el fondo del asunto lo es la afectación ocasionada al productor, cuando lo cierto es, que la misma vino condicionada, por el incumplimiento de lo planificado “en los papeles”.

Sin prisa, pero sin pausa,contrarreplicó en la misma sección 14 días después R. Cruz Cardoso con el título El productor de arroz, si tuvo afectación económica,que con ausencia de tecnicismo, puso en tela de juicio los sinsabores que se padecen, entre éstos, el tipo de contrato que se concertó, que de hecho y de derecho es en toda su extensión y magnitud, de adhesión, con cláusulas leoninas, amordazantes. Vale la pena reflexionar sobre la situación presentada por el productor, pues si tiene que hacer entrega del 100% de la producción al Estado, qué por ciento corresponde a él, ¿no puede entonces disponer de una producción a la cual dedicó su esfuerzo y dedicación?, ¿es que estamos en presencia de una nueva forma de apropiación del trabajo ajeno?

Si todas las valoraciones hechas por el Director General, tuviesen como respaldo algo más que cálculos y números fríos, consideraciones en tiempo real; no hubiera necesidad de reflexionar sobre estos temas tan puntuales. Es normal que escapen a nuestra apreciación actos o hechos inadvertidos para todos, es normal que una persona que nace el primero de enero de 2011, cumpla su primer año el primero de enero de 2012, pero pasamos por alto y no se contabiliza, el estado de gestación de la madre, de lo que se deduce que cumpla 1 año y 6, 7 u 8 meses. Por qué no considerar nociva la tardanza de 10, 20 o 30 días, para iniciar la cosecha, ¿qué razonamiento lógico existe para asegurar que el productor, al recibir $51.000.00, no tuvo afectación y se pasan por alto los $6,300.00, dejados de percibir, cuya sumatoria haría un monto ascendente a $57.300.00?

De la lluvia no vamos a hablar, pues es nuestra incondicional amiga o enemiga, es raro que no se haga mención a ella, ante un cumplimiento o incumplimiento.