Regalo de Fin de Año

11-AJC

6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida,

Una de las cosas más preciadas de un país son sus tradiciones. Constituyen el alma popular y son motivo de identidad y de pertenencia.

Y ellas, cultura y tradiciones, están dadas por los matices y avatares de la historia popular en un período prolongado de su evolución y desarrollo de su nacionalidad y personalidad propias.

Los cubanos también las tenemos y son muchas y muy bellas. Por su autenticidad, se han mantenido a pesar de que, se ha tratado de hacerlas desaparecer siguiendo los dictados de una absurda y dogmática ingeniería social.

Una de esas fueron las festividades de navidad y, entre ellas, los regalos colocados bajo el árbol para ser abiertos en la mañana del nacimiento de niño Jesús, al placentero y emotivo sonido de un villancico.

Aquello constituyó una vivencia tan hermosa como para no ser olvidada nunca.

Después, ya no hubo más navidad, ni Año Nuevo, ni Reyes ni regalos bajo el arbolito o bajo la cama.

Vino la adultez, después la madurez, y no pasó por mi mente la posibilidad de que aquello se repitiera con su gran carga de calor humano, de familiaridad y de cubanía.

Sin embargo, inesperadamente, he vuelto, nada menos que en estas últimas navidades, a recibir un regalo que me llena el corazón de regocijo y esperanza, y me viene de un lugar inesperado: INTERNET nos dice que la Asociación Jurídica Cubana (AJC) termina el 2012 con más de 110 mil entradas a su blog.

El hecho de que un blog de temas jurídicos, muchas veces eminentemente técnico y difícil de entender, por mucho esfuerzo que hagamos por tratar de escribir en forma comprensible para los no versados, haya llegado a esa impresionante cifra no puede sino llenarnos de alegría y de una sensación de deber cumplido en buena lid.

Dentro de Cuba son algo más de 1200 las entradas al Blog de AJC .En un país como el nuestro, sin INTERNET y donde la aplastante mayoría de la población no tiene una computadora, tampoco es despreciable esa cantidad.

Por supuesto que esto nos compromete más, pero ahora, queremos agradecer desde lo más hondo de nuestros corazones, a todos aquellos que entran a leernos y nos regalan sus comentarios que, prácticamente en su totalidad, son respetuosos y alentadores.

Gracias a todos por este reconocedor, estimulante -y muy sensible para nosotros- REGALO DE FIN DE AÑO.