Prisión para los Pactos de la ONU

Wilfredo Vallín Almeida

Hemos hablando en múltiples ocasiones, del sistema jurídico cubano donde la policía responde al Estado, donde la Fiscalía responde al Estado, donde los Tribunales responden al Estado y donde los abogados de los Bufetes Colectivos temen enfrentarse al Estado.

A contrario sensu de lo que ocurre en la inmensa mayoría de los países del mundo, aquí los abogados no pueden comparecer, hasta tanto no se haya dictado una medida cautelar por la fiscalía, varios días después de la detención del acusado.

Cuando el letrado logra entrevistarse con su defendido, ya todo está hecho: no participó en las actuaciones desde el comienzo y tendrá que aceptar las cosas como se las presenten.

Esta es, a grosso modo, la situación que deberá enfrentar Antonio González Rodiles en el juicio a que será sometido por “resistencia al arresto” cuando compareció ante la Sección 21 de la Seguridad del Estado para averiguar sobre el paradero de la abogada Yaremis Flores detenida previamente.

La primera realidad que deberá aclararse en este asunto es ¿Realmente ofreció resistencia a su detención?

Los testigos presenciales, (¿serán admitidos como testigos en el juicio oral?) dicen cosas muy distintas tales como que:

  1. En ningún momento la turba vestida de civil que se abalanzó contra los allí presentes, se identificó como agentes de la autoridad.
  2. Ellos fueron los primeros en agredir a los presentes en una proporción de cuatro a uno.
  3. Rodiles recibió varios golpes en la cara y en el cuerpo que el instructor policial de su caso, los padres del detenido y su compañera vieron claramente.

La segunda y aun más importante realidad es esta otra: ¿Antonio va a ser juzgado por ese “delito” o hay más detrás de todo esto?

El asunto es que Antonio Rodiles es el coordinador nacional de la Campaña Ciudadana por Otra Cuba en la que se insta al gobierno cubano a RATIFICAR el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales derivados ambos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Hace ya casi cinco años que el gobierno firmó esos Pactos en Nueva York sin que los haya publicado, ni informado a la ciudadanía sobre sus contenidos y alcance. Esa campaña crece cada día más y comienza a preocupar a los que no quieren ratificar semejantes documentos internacionales.

Y es lo que conllevaría esa ratificación lo que conduce a los preocupados a considerar,- en mi opinión, de forma absolutamente equivocada-, que con el encarcelamiento de Rodiles se resuelve el asunto porque con él entrarían también en la prisión los Pactos de la ONU.

 

El Acoso del Cotorro

Lic. Esperanza Rodríguez Bernal

En más de una ocasión el ciudadano William Alexis Cacer Díaz  ha solicitado ayuda a la AJC por haber sido víctima de ilegalidades cometidas por agentes de la policía.
Primero, fue despojado de una cámara fotográfica, un teléfono móvil y una mini grabadora que utilizaba  como medios de trabajo como cuentapropista (fotógrafo).
En esa oportunidad se le orientó lo que debía hacer de acuerdo a lo establecido en el artículo 66 inciso 1) en relación al artículo 401 y siguientes de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico para interponer Demanda en Proceso de Amparo en la Posesión contra Actos Provenientes de Autoridades ante el tribunal correspondiente.
Ahora William recaba otra vez nuestra asesoría por sufrir continuados arrestos.
En ninguna de las oportunidades en que ha sido detenido, le han mostrado orden de detención: lo han conducido en un patrullero hasta la Estación de la PNR  del Cotorro y  lo ha mantenido en un calabozo por varias horas.
Cuando ha preguntado el por qué de esa actuación la respuesta  ha sido: “es un asunto de la C.I. (contrainteligencia)”.
Ahora William refiere también ser amenazado por ir a Estado de SATS, le aseguraron que será arrestado cada vez que se anuncie un evento en casa de Antonio Rodiles.
Es lícito lo que la ley no prohíbe y por tanto si los agentes arrestaran nuevamente a William por asistir a Estado de SATS confirmarían su proceder ilegal y podrían ser acusados ante la Fiscalía Militar por el afectado ya que esa actuación  contraviene el artículo 58 de la Constitución de la República:
La libertad e inviolabilidad de su persona están garantizadas a todos los que residen en el territorio nacional.
Nadie puede ser detenido sino en los casos, en la forma y con las garantías que prescriben las leyes…
Lo que está ocurriendo con William me recuerda aquella famosa obra de Víctor Hugo,  en la que un policía manifestaba una satisfacción  visceral en la persecución de por vida, de un ex convicto que, al final, terminó salvando la vida a su perseguidor.
¿Quién puede refutar que la vida, con sus avatares vuelva a repetir algún día un episodio semejante al de Los Miserables?… solo que con nuevos personajes y locación y al que me ha parecido bien denominar El Acoso del Cotorro.

En Verdad

Wilfredo Vallín Almeida

Por un momento pensé que todo transcurriría sin incidentes, que el cortejo fúnebre llegaría sin percance hasta la necrópolis de Colón y los restos mortales  del Premio Sajárov de Derechos Humanos, Oswaldo Payá Sardiñas,  serían despedidos en paz.

Desde mi lugar en la larga hilera de vehículos  -quizá teníamos el puesto 16 o 17 en la columna-,  pudimos notar  que algo ocurría a la cabeza de la fila que se detuvo sin que los de atrás supiéramos con exactitud que ocurría. Varios minutos después la marcha se reanudó.

Al llegar al cementerio y darme cuenta de la ausencia de Antonio Rodiles, director de Estado de SATS y los amigos que  viajaban con él, indagué por ellos.  Así supe lo acontecido: una gran riña en Calzada del Cerro, con la intervención violenta de la policía con golpes y palos, y  la detención de alrededor de cincuenta personas, todos opositores que, en ómnibus de las Fuerzas Armadas allí casualmente, fueron conducidos a la unidad de policía de Tarará.

Ya en mi casa, me preparaba para salir en busca de los desaparecidos, cuando una llamada de la madre de Antonio me informó que, al parecer, éste y otros amigos estaban detenidos en la cuarta unidad de la Policía en Infanta y Manglar, en la barriada del Cerro.     Les dije que me encontraría con ella y su esposo, que ya salían para allá.

Una vez más empezamos a chocar con lo que dicen las leyes del país, y lo que hacen los  miembros del Departamento de la Seguridad del Estado.

Al llegar a esa unidad de la PNR, no había aun nadie conocido en los alrededores. Decidí entrar para averiguar si realmente Antonio y otros amigos estaban allí. Me atendió el oficial de guardia, con grados de Mayor.  Él buscó en un papel que tenia, respondiéndome que esas personas NO ESTABAN EN SU LISTA DE DETENIDOS:

Le dije entonces que ellos podían haber sido conducidos a esa Unidad por agentes de la Seguridad. Hizo una llamada. Luego de colgar me confirmó que, en efecto, estaban detenidos en ese lugar.

Las razones por las cuales la policía política lleva a muchos de sus detenidos o citados a las estaciones de la policía nacional en vez de hacerlo a una de sus instalaciones, no son muy evidentes, aunque existen muchas versiones.  Lo que sí está claro para nosotros es que el artículo 244 de la Ley de Procedimiento Penal establece:

Al efectuarse la detención de alguna persona se extenderá de inmediato un acta en que se consignará la hora, fecha y motivo de la detención así como cualquier otro particular que resulte de interés. El acta será firmada por el actuante y el detenido.

Cuando, alrededor de las diez de la noche el periodista independiente Julio Aleaga Pesant fue puesto en libertad, supimos que nunca le llenaron un Acta de Detención. Esto tampoco ocurrió con Ailer González Mena ni con otros muchos detenidos.

Sí lo hicieron, a la mañana con Antonio Rodiles en un Acta en la que la detención pretendía justificarse como “de interés para la CI” (Contrainteligencia)”.

Pudiera equivocarme, pero creo que esto último se debió a que ya habíamos  señalado a los oficiales de la PNR y de la Seguridad  con los que hablamos que precisamente la ausencia de  esas Actas, hacía ilegales las detenciones y los detenidos debían ser puesto de inmediato en libertad.

Desde el principio hubo dos cosas evidentes para todos los ciudadanos que nos reunimos frente a la unidad policíaca en solidaridad con los detenidos:

1)    Que la PNR de esa Unidad no estuvo muy complacida con lo que allí ocurrió. El trato de sus oficiales para con nosotros fue mesurado, correcto, sin prepotencia,  para nada irrespetuoso y trataron todo el tiempo de solucionar aquello, hasta donde les fue posible, sin violencia y en  un marco negociador.

No podemos decir lo mismo de los agentes de la Seguridad participantes.

2)    Que el nivel de decisión sobre lo que sucedido allí estuvo siempre en otra parte mucho más alta,  y donde lo regulado por un simple articulito de la Ley de Procedimiento Penal no parece tener, En Verdad, ninguna importancia.

Ailer

Ailer González Mena, fundadora de Estado de SATS

Lic. Esperanza Rodríguez Bernal
Conocí a Ailer hace poco y en breve hicimos amistad. Me agradó su vocación por las artes escénicas, esa esfera tan difícil y que ella desenvuelve con gran facilidad. Por esa razón viajó a Alemania con un grupo teatral. Me sentí contenta por ella.
Pero no era ese solamente el motivo de mi simpatía. Ailer también era (es) una importante colaboradora en Estado de SATS donde he sabido, y la he visto, que se desempeña en varios menesteres.
Ella quiere, al igual que la inmensa mayoría de nosotros los cubanos, que las cosas cambien para mejor en el país, que todos los derechos políticos, económicos y civiles, vuelvan a ser una prerrogativa colectiva e individual.
Ailer tuvo el valor, la dignidad de asistir a la despedida que un numeroso grupo de compatriotas tributara hace muy poco, a Oswaldo Payá Sardiñas.  Prácticamente en presencia del féretro, se vio envuelta en una trifulca creada artificialmente puesto que era necesario procurar que esa despedida no fuera pacífica.
Y Ailer fue subida en un ómnibus que según ella, parecía se iba a volcar en cualquier momento puesto que la bronca continuó en el interior del vehículo, prácticamente hasta que llegaron a la zona de Playa Tarará, en las afueras de la ciudad, donde los bajaron en una unidad policial del Ministerio del Interior.
Ailer fue vejada, golpeada, tirada en el piso. Ella, horas después, relataría con ira mal contenida  todo esto a la coronela jefa de la Cuarta Unidad de la PNR en Infanta y Manglar, en la barriada del Cerro, a donde se sumó al numeroso grupo congregado para aclarar la situación de Antonio Rodiles, del proyecto Estado de SATS. La coronela la escuchó y dicen los testigos presenciales que lo que podía verse en su rostro era…consternación.
Ahora, además, admiro a Ailer por su valor, su sentido del civismo y la decisión para reclamar sus derechos, que son los de todos nosotros.
.

Recuento

Wilfredo Vallín Almeida

En el plano internacional, el año que concluye nos ha deparado importantes acontecimientos que han repercutido y repercutirán en la vida de los cubanos.

Los sucesos del mundo árabe representan una gran luz de esperanza para aquellos que aún viven bajo la égida del totalitarismo y ya algunos de estos comienzan a adoptar medidas para la democratización de sus situaciones.

Hace apenas algunos días, en una de las ciudades de la propia China, miles de ciudadanos salieron a la calle al morir uno de ellos en circunstancias no claras; derrocaron a las autoridades del partido y expulsaron a la policía declarándose enemigos de la corrupción oficialista.

Lo último que supe  al respecto era que el ejército chino rodeaba la ciudad sin decidirse a entrar en ella. Veremos que dicen sobre esto (si es que lo hacen) los medios noticiosos nacionales.

En el plano nacional las cosas han sido también turbulentas. El cansancio de la población que no quiere seguir viviendo en un país cuyas expectativas siguen siendo oscuras para sus habitantes sencillos.

El gobierno, por una parte, con la ayuda de la iglesia católica,   se mueve en el sentido de abrir muy pequeños espacios donde puedan expresarse algunas opiniones disconformes y por otra, reprime , a los que se atreven a ir más allá y salir a la calle.

Sin embargo, la labor de los periodistas independientes continua impertérrita y aparecen nuevos espacios (Razones Ciudadanas, Estado de SATS) posibilitando que la opinión discordante y argumentada llegue a sectores de la sociedad cubana que antes no tenían ningún acceso a ella.

La reaparición de Eliécer Ávila en estos medios apunta hacia donde se mueven los ciudadanos en la medida en que se dan cuenta de la absurda intransigencia de los que quieren mantener su posición a toda costa sin comprender ni admitir el cambio de los tiempos.

No podemos obviar aquí el martirologio de que se va nutriendo la oposición política cubana. La irreparable pérdida de esa grande de la defensa de los derechos de nuestros ciudadanos, Laura Pollán, me trae a la memoria aquella frase inolvidable del Maestro: “El árbol que da mejor fruto es aquel que tiene debajo un muerto”.

Para detener los acontecimientos que vendrán, quiéranlo o no los que hoy tratan de hacerlo, sería preciso parar el movimiento de rotación de la Tierra y eso no está al alcance de simples mortales, por muy grandes que se consideren a sí mismos.

Ya puedo estar sin ti

Wilfredo Vallín Almeida

En ocasiones, te ocurren cosas que te quedarán para siempre. Estas pueden ser las primeras experiencias sentimentales de la juventud, una enfermedad, algo que te ocurrió en la escuela, un accidente, la pérdida de un ser querido y muchas más, pero ellas tienen un denominador común: no las olvidarás nunca.

Ayer sábado 27 de agosto, me ocurrió precisamente eso: algo que no olvidaré en lo que me quede por vivir. Permítanme contárselos.

Mi esposa y yo habíamos sido invitados a participar en la reunión que el proyecto independiente Estado de SATS suele hacer una vez al mes.

La cita se mostraba como muy interesante por el tema a tratar: la presencia de grupos de artistas jóvenes, con diferentes proyectos, expulsados de los medios oficiales y censurados.

Los invitados, a saber, OMNI Zona Franca, los organizadores del festival Rotilla de la playa de Jibacoa, la promotora cultural independiente Matraka, Puños en Alto y el proyecto Talento Cubano, que gozan todos de gran aceptación entre las generaciones más jóvenes , prometía una reunión nutrida.

Se sabía también que la policía política estaba monitoreando muy de cerca esa actividad y había dado varios “consejos” a Estado de SATS. En efecto, allí estaban en unas instalaciones pertenecientes al Acuario Nacional, justamente al lado de la casa del evento.

Alrededor de las siete y media de la noche, ya casi no cabía un alma en el lugar. Gente de todas las esferas de la sociedad civil, disidentes políticos, blogueros, simples simpatizantes de los comparecientes, curiosos, vecinos y hasta el presidente del Comité de Defensa de la Revolución de la cuadra, estaba presente. Insólito, ¿verdad?

Entonces, empezó la actividad convocada. Y es precisamente eso lo que no olvidaré.

Con la sobriedad que ya le he visto otras veces, Antonio Rodiles, el director de Estado de SATS fue haciendo las preguntas a los integrantes del panel que cada vez con mayor decisión y firmeza fueron exponiendo los problemas y encontronazos que fueron teniendo a lo largo de sus trabajos con las autoridades culturales… y policíacas.

El crudo testimonio fue desde las presiones sutiles hasta las abiertas, desde el obstáculo velado hasta la negativa descarnada, dejando al descubierto la naturaleza de un sistema al que tienes que plegarte total y absolutamente o perecer como artista.

Se expuso claramente, lo ocurrido con el desalojo prácticamente a fuerza bruta que se le hizo a OMNI Zona Franca de la Casa de la Cultura de Alamar, las presiones hechas a Rotilla para que después OMNI no pudiera presentarse en el espacio de Jibacoa y muchas, muchas otras arbitrariedades más.

Con un valor y una sinceridad extremos se tocó el problema del dinero, ese recurso imprescindible para desarrollar cualquier proyecto, pero que siempre ha sido utilizado por el gobierno y la policía política en Cuba atribuyendo su procedencia a organizaciones que quieren destruir el socialismo cubano, en particular a la CIA norteamericana.

Lo anterior ha servido desde enero de 1959 para atemorizar a sus destinatarios y enjuiciarlos cuando les conviene, en tanto que ya, a ratos, se descubren enormes actos de corrupción entre altos personeros del gobierno.

Al final, quedó unánimemente establecido por los panelistas que no se quedarían con los brazos cruzados, que seguirían trabajando en sus proyectos y que, sobre todo, tenían la convicción, por la experiencia lograda, que eran capaces de ser alguien en sus vidas y en la sociedad sin necesitar para nada al Estado, que solo había entorpecido su desarrollo como seres humanos.

En varias ocasiones, una salva de aplausos hizo temblar el recinto.

La mente humana tiene la capacidad para traer recuerdos, imágenes, y analogías no pedidas.

Quizás también por el ímpetu que acompaña siempre a la juventud, por la solidaridad de la audiencia, por la veracidad demostrada , me vino a la mente aquella desafortunada frase de un alto dirigente de la revolución diciendo que los cubanos éramos como pichones con la boca abierta esperando a que el Estado nos alimentara.

Y viendo lo que ocurría ante mis ojos, el recuerdo trajo a mi memoria una vieja canción cantada por un formidable cuarteto -también deshecho por la tormenta de los especialistas en buscarse enemigos gratuitos- y me pareció como la respuesta que se estaba dando allí por la juventud decidida a no plegarse más:

Ahora traigo mi voz para decirte,

Ya puedo estar sin ti.

vallinalmeida@yahoo.com

Las leyes de la Física


Wilfredo Vallín Almeida

Las Razones de Cuba, especie de libelo televisivo contra un grupo de opositores políticos, hizo su aparición con el mismo formato tradicional que los defensores de la izquierda han mantenido todos estos años. Recuerdan las películas del oeste norteamericano y donde solamente hay dos tipos de personajes: los buenos y los malos.

Pero Razones de Cuba, dio lugar a otras Razones, esta vez Ciudadanas, donde los agredidos expusieron sus puntos de vista y demostraron tener argumentos, ideas, y sobre todo, capacidad de diálogo.

El problema es que, como suele decirse en Física, toda acción genera una reacción de igual intensidad, pero de signo contrario. Ese fenómeno de la naturaleza suele tener su equivalente en el terreno de la sociología o en el de la política.

Pero, volviendo al tema, los “buenos” no suelen hacer gala de capacidad para el debate. Lo demostró el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular ante las preguntas de un muy joven -pero valiente- estudiante de la UCI.

Lo demostró también el expresidente Fidel Castro en su antológica discusión con el señor Flores, otrora presidente de El Salvador.

Ante esa incapacidad se impuso siempre el discurso unipersonal con fuertes visos impositivos y donde los demás solo podían asentir, so pena de quedarse sin empleo y condenarse a sí mismos y a sus familias al hambre y la persecución.

Parece que vientos que nos llegan de lejos han sugerido determinados cambios que aconsejaron desaparecer viejos esquemas y buscar nuevos. Es en este contexto que hemos visto con sorpresa (y agrado también) la aparición del programa Angulo Ancho en la televisión cubana.

Este programa empieza a tocar, con un discurso, diferente al confrontativo de barricada y con aceptable seriedad, aristas de la actual realidad nacional.

De momento, una sola observación a Angulo Ancho: se transmite por un canal que sólo es posible ver en La Habana. Debería ser transmitido en una cadena nacional.

Pero parece ser que hay “buenos” que no aprenden de la experiencia, no asimilan que los tiempos cambian y pretenden seguir en sus trece. Es lo que vemos este verano con Rotilla y Estado de SATS.

La acción del despojo a los creadores y organizadores de Rotilla ya tiene respuesta: éstos dicen que habrá festival el año que viene.

Los organizadores y conductores de SATS, (que ya han sido visitados por la Seguridad del Estado para que detengan sus actividades), dicen que no se plegarán a amenazas ni renunciarán a su derecho de reunirse y discutir sobre problemas que, como cubanos, les atañen y a donde invitan, sin exclusiones, a quienes quieran participar.

El derecho a discutir los problemas de la nación no puede ser monopolio de Angulo Ancho ni de nadie. Hasta donde sabemos, tampoco existe regulación legal alguna estableciendo que a los ciudadanos les está prohibido reunirse de manera pacífica, organizada, sin alteración del orden y dando espacio a todo quien tenga algo que decir, incluido el Ministerio del Interior.

Por su parte, la Asociación Jurídica Cubana ha brindado, brinda y brindará asistencia jurídica a cuanto cubano, solo o en grupo, pueda demostrar que sus derechos están siendo violentados.

Sabemos que también de nosotros se dice por la policía política que buscamos demostrar que en Cuba el gobierno no cumple con las leyes de la nación cuando tal vez esto no sea cierto.

Pero Rotilla y Estado de SATS, por sólo señalar dos casos (hay muchísimos más) muestran sobradamente que sí se violan los derechos individuales y humanos, en primerísimo lugar por los cuerpos represivos del Estado.

Lo que pase ahora con todos los ciudadanos involucrados tendrá, a no dudarlo, repercusiones que no se sabe a priori donde llegarán. Son, sencillamente, las leyes de la Física.

vallinwilfredo@yahoo.com