Desempleados no, sub empleados si

1 (2)Noel 2Lic. Noel Rodríguez Ávila
No existe país en el mundo que escape al flagelo del desempleo, es una realidad en contexto, las causas son disímiles, pero la principal está unida por un cordón umbilical de causa y efecto: La crisis económica financiera.

El Estado Cubano a través de diferentes normativas jurídicas, incluyendo los Lineamientos de la Política Económica en relación al empleo y los salarios, ha pretendido realizar un proceso de reordenamiento laboral bajo el principio de idoneidad demostrada, para contribuir a eliminar las plantillas infladas unido a tratamientos paternalistas, estimulando la necesidad de trabajar y reducir los gastos y el presupuesto del estado; proyectar además la fuerza de trabajo calificada en correspondencia con las demandas actuales del país, por lo que es necesario e imprescindible corregir las deformaciones en la formación de especialistas de nivel superior, técnicos de nivel medio y de obreros calificados.

El fin trazado dista mucho de la realidad, pues con independencia de factores objetivos, como escasez de recursos, doble moneda, falta de financiamiento y factores subjetivos, como la falta de motivación, de perspectiva , y sobre todas las cosas, desánimo en la juventud que está cursando estudios en la educación media superior, hay poco estímulo a la necesidad de trabajar, por cuanto actualmente egresan estudiantes que han obtenidos notas relevantes, y hasta títulos de oro, y son ubicados en plazas ajenas con lo que estudiaron. Motivo por el cual no se sentirán desempleados, pero sí subempleados.

Te convido a creerme cuando digo futuro

22-school-busCHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez.

Todos o casi todos, pensamos en un FUTURO, ¿pero será ese futuro cierto o incierto?

Desde pequeños soñamos con un futuro lleno de fantasías de lo que desearíamos ser, se toman como referentes, las actitudes y aptitudes de las personas que nos rodean y tratamos de ser como ellos, pero el Tiempo, ese que recoge el Pasado, el Presente y el Futuro, de forma muy discreta, va indicándonos que entramos en una nueva etapa de nuestra vida, casi sin darnos cuenta, llega la adolescencia, ya aquí comenzamos a percibir que la etapa vivida, forma parte del pasado y estamos consumiendo el Presente, ¡Oh! Hermosa adolescencia, que dio luz verde a nuestras añoranzas y amores sin exigir mucho de nosotros, pero de forma imperceptible, también vivimos un pasado y un presente sin abandonar la niñez, con todos sus sueños y fantasías.

Es esta etapa de nuestra vida, adoptamos patrones que se nos ofrecen como plato fuerte, en el hogar, en la escuela, en las actividades y con esa ingenuidad característica, digerimos todo cuanto aparece ante nosotros, no existen barreras infranqueables, ni objetivos inalcanzables, todo es posible, tenemos fuerza para ello, el implacable tiempo, parece no preocuparnos, lo que no se haga hoy, mañana con más tiempo se hará.

Momento de definiciones es la adultez, ya se ha recopilado la experiencia del pasado, se trazan nuevas metas, nuevos objetivos, nuevas aspiraciones, nuevos proyectos. De aquí en adelante comenzarán nuevas aventuras y desventuras, sinsabores, frustraciones que nos harán chocar con esa cruda realidad, que de hecho es más exigente, pero a pesar de todo esto, persistimos en nuestro empeño, nada ni nadie puede detenernos, tenemos un horizonte por delante, avizoramos un futuro, que imaginamos a nuestra medida.

Comienza un nuevo curso escolar, se asegura que todo está garantizado: lápices, libretas, libros y cuanto se necesite para comenzar, tal y como se informó (tiempo pasado), pero el irreverente día de hoy nos hace una mala jugada; cuando se concurre a adquirir el uniforme escolar, comienza un dilema. La talla por lo general, no se corresponde con la actual (tiempo presente) del educando, ya que fue tomada a mediados del curso anterior y al parecer no se tuvo en cuenta el crecimiento que ocurre entre un período y otro; no obstante, la Industria cumplió con la entrega de los uniformes planificados, ahora toca a sastres y costureras jugar su papel, y a los padres menos pudientes ingeniárselas en la casa.

Ya en el aula, aparece otra desilusión. No hay personal docente, es decir maestros para iniciar el período lectivo, pero como ya citamos, todo está garantizado (desde el presente, miramos el futuro), por esta razón, es hora de improvisar, de dar rienda suelta a la imaginación, de todos modos habrá un feliz Fin de Curso.

Con los avatares pasados, viene al fin la graduación como Técnicos o Profesionales. Se ha dicho que la ubicación está garantizada (tiempo futuro), lo cierto es que los que sí tienen ubicación garantizada son aquellos que van a cumplir el Servicio Militar. La otra cara de la moneda es alcanzar una ubicación, atendiendo a todo el proceso de reordenamiento laboral que se está llevando a cabo, implicando esto, que haya trabajadores disponibles, es decir, desempleados.

Una opción muy en boga la constituye el trabajo por Cuenta Propia, esta modalidad prescinde de los mecanismos de selección, de comisiones de ingreso, de comité de expertos, no hay evaluación del desempeño, ni de deberes funcionales, ni cosa que se le parezca.

Ha de tenerse claro, que cuando alguien se incorpore al ejercicio del trabajo por Cuenta Propia, nadie le gestiona su ubicación laboral, las instituciones estatales solo se encargan de registrarlo como contribuyente al fisco, y para que no represente una carga para el Estado, tiene que contribuir también con el régimen de Seguridad Social, so pena de que no se le garanticen bienes, medios o insumos para el ejercicio de su actividad (casi siempre).

El derecho al trabajo está refrendado en nuestra Constitución y por tanto el empleo, pero con tantos inconvenientes, ¿podremos hablar mañana, de pleno empleo, de FUTURO, y que además sea cierto?

LA LEY DICE

19571.jpg

Argelio Guerra Aliaga

Sobre los derechos de Reunión y de Asociación

El Artículo 54 de la Constitución cubana establece que “los derechos de reunión, manifestación y asociación son ejercidos por los trabajadores, manuales e intelectuales, los campesinos, las mujeres, los estudiantes y demás sectores del pueblo trabajador, para lo cual disponen de los medios necesarios a tales fines…”

En la disposición constitucional anterior es posible distinguir varias consideraciones:

  • Los derechos de reunión y de asociación se establecen bajo la condición de garantía a trabajadores clasificados en organizaciones previamente establecidas, limitación que excluye de tales derechos a los individuos que no se encuentran insertados en los grupos declarados oficialmente.
  • Se garantiza el ejercicio de tales derechos con la condición del uso de los “medios necesarios”, sin el empleo de los cuales no se reconoce la posibilidad de materializar la práctica de estos derechos.
  • Se infiere, por tanto, la consagración constitucional no de derechos con carácter universal disponibles para ser ejercidos por todos, sino que de plano se deslindan quienes son los actores facultados para ejercerlos, coartándose de esta manera la libertad y los derechos individuales.
  • Se pone de manifiesto en tal caso, el carácter restrictivo de la preceptiva constitucional, sobrevalorándose como programa de acción dirigido a un pragmatismo político absoluto, en detrimento de la función del magno texto que requiere ser objetivado a través de leyes ordinarias para su desarrollo.