La legislación laboral vigente y la solución de los conflictos en la vía prejudicial.

4 QUE TRABAJEN LOS OTROS
Lic. Andrea López
Las ramas del derecho regulan relaciones que surgen en una esfera determinada de la vida, debido a vínculos entre los hombres; entre ellas se encuentran las relaciones laborales dentro de los procesos de producción o servicios, objeto de regulación del Derecho Laboral. En su ámbito pueden ocurrir suspensiones, modificaciones, o terminación de la relación que le dio origen al vínculo laboral, lo que puede producirse por diferentes causas.
Las infracciones de la disciplina pueden provocar un cambio en la relación laboral, como forma de reprimir la conducta infractora. Por su parte, el reconocimiento, concesión, o vulneración de algún derecho emanado de la legislación laboral, puede también provocar cambios en el vínculo laboral existente y todo ello generar un conflicto entre los sujetos con personalidad jurídica individual. La legislación laboral vigente sobre solución de conflictos laborales, la actuación y funcionamiento de los órganos de justicia laboral de base (OJLB), es un tema polémico, que profesionales o no del derecho incursionan. Dentro de la propia relación jurídica laboral se vulneran determinados derechos, o no se conceden otros que provocan el inicio de un conflicto en materia de derecho laboral. Los más frecuentes son los siguientes:

Admisión y promoción al empleo
La idoneidad demostrada, que con la entrada en vigor desde 1998 de la Resolución 12 “Reglamento para la política de empleo y salario en el perfeccionamiento empresarial”, abrió la posibilidad de que el OJLB resuelva el fondo del asunto y que el nuevo Reglamento de las Relaciones Laborales Resolución 8 del 2005 de 1ero de marzo, retomó.
Violaciones sobre el período a prueba y la suscripción de contratos de trabajo, siendo el de por tiempo determinado uno de los que más propicia conflictos, al no ajustarse a la norma sobre su concertación.
Procesos de disponibilidad e interrupción.
Derechos sobre seguridad y salud en el trabajo.
Derechos sobre tiempo de trabajo y descanso, entre otros.

Se debe preparar a los dirigentes sindicales y a los trabajadores para el proceso de negociación con la administración, que estén instruidos en sus derechos y en lo que al procedimiento se refiere, pues este desmedido desconocimiento e ignorancia con respecto a estos temas hacen que nuestro sistema de trabajo se torne no solo injusto en algunos casos sino arbitrario en otros.

Ley Nacional y Ley Internacional. Conexión y Dependencia.

Lic. Argelio M. Guerra

En la historia del Derecho Internacional marcan una pauta los acuerdos de Westfalia de 1648, entre los que se establece, devenido desde entonces principio directivo para la comunidad internacional, el hecho de que los Estados son soberanos y al interior de sus territorios ejercen el poder supremo.

Si bien esto es así y la ley nacional del estado consagra este principio, no lo aísla de observar determinados principios imperativos que le vienen impuestos por un orden jurídico extranacional, esto es, la ley internacional.

Para explicar el alcance y contenido de la relación entre ley nacional y ley internacional se han establecido varias teorías en sus diferentes gradaciones (la monista, dualista, monista radical, moderada), lo que supone que para unos el derecho interno y el derecho internacional integran un solo ordenamiento jurídico siendo dos ramas de un mismo sistema jurídico, mientras que para otros el derecho internacional y el derecho interno son dos sistemas independientes con ámbitos territoriales de aplicación diferente.

Sea cual fuere la posición adoptada, la primacía del Derecho Internacional no se afecta por el tipo de sistema constitucional establecido por el Estado, ya sea en lo referido a la aplicación de las normas de la ley internacional  al interior del Estado, como en cuanto a la solución de los conflictos entre la ley nacional y la ley internacional, puesto que dicha primacía surge por el hecho de que el Estado queda obligado por el Derecho Internacional.

Un conflicto surgido entre normas del Derecho Internacional y la ley interna, ventilado ante la jurisdicción de un tribunal internacional, se resolverá sobre la base de la supremacía del Derecho Internacional. Ahora, cuando dicho conflicto entre leyes surgido en el ámbito del derecho interno no se resuelva de la misma manera existirá una violación del Derecho Internacional, trayendo consigo la responsabilidad del Estado y las mismas consecuencias que cualquier otro acto ilegal. De tal manera que en cualquiera de los dos casos se afirma la primacía del Derecho Internacional.