La Emigración

emigraciónLic. Noel Rodríguez Ávila

Desde el punto de vista económico los cubanos han formado un sentimiento de falta de proyección del futuro, han pasado más de cinco décadas y no han visto el fruto de su trabajo, ni siquiera han resuelto sus necesidades básicas de vivienda, alimentación, vestimenta y un empleo con salario decoroso.

La pérdida de motivación por el estudio de carreras técnicas y universitarias es porque no tienen ningún provecho económico, ni empleo para ejercer el perfil de la carrera. La inseguridad hace mirar el futuro y la vejez con temor.

No hay esperanza de prosperidad. Todo discurso tiene un enfoque político, de lo económico sólo se habla de trabajar y ser productivo, de control y exigencias, no de nuevas fábricas, de inversiones, más empleos. Se habla de una agricultura primitiva, de subsistencia. Un pueblo instruido no acepta propuestas miserables.

La libertad religiosa se tolera, pero no es del agrado del sistema. Falta la libertad de expresión.

Cuba es un pueblo educado para vigilarse uno al otro, existe la paranoia de ser escuchado y se informe a las autoridades.

La estructura organizativa del Estado está diseñada para convencernos de que todo funciona bien, o comprender por qué funciona mal, buscando causas externas, o en la gestión de la base y no en la estrategia de los superiores que nunca se equivocan, esto limita la posibilidad de cambios, todo esto se integra en cada ciudadano cubano para confirmar una personalidad frustrada, sin esperanza, fingida, sin salida, que ve fuera del país una opción, una esperanza.

La aspiración de todo profesional es cumplir una misión internacionalista para ganar un poco de dinero, hacer su casa, comprarse un carro, y tener algunas comodidades; cuando la alcanzan no quieren salir más porque no desean alejarse de la familia, de su patria.

La emigración hacia los Estados Unidos también ha sido una opción, aunque riesgosa, triste y cruel, cuando se utiliza cualquier artefacto flotante para llegar a ese país, para abrazar una esperanza de prosperidad y ayudar a la familia que con angustia espera la llamada mágica “llegue bien” y luego con agradecimiento recibir remesas que alivian el stress económico.

De todas formas la solución de los cubanos no está afuera, sino adentro.

 

Ciudadanía y elecciones

de kaosenlared.net

de kaosenlared.net

1-edilio1 Lic. Edilio Hernández H.

Las recientes elecciones cubanas y las ampliamente divulgadas venezolanas- ecuatorianas, han puesto de relieve una vez más las dudas, contradiciones, y ambiguedades de la legislación complementaria a nuestra Constitución, tanto en su letra como en en su aplicación. Es un denominador común en la mayoría de nuestro ordenamiento jurídico, y en los funcionarios encargados de aplicar, garantizar y protegerlo, la constante manifestación del tri-error, (término asociado con los tres instantes o formas de violar los derechos ciudadanos).

Primero: Por artículos sobrantes, otros por ambiguos o mal redactados y por ausentes en nuestra Constitución.

Segundo: Por las mismas razones anteriores, pero en las Leyes complementarias aprobadas por la Asamblea Nacional.

Tercero: Cuando, teniendo en cuenta o no lo anterior, los dirigentes, funcionarios y operadores del derecho aplican segun su capacidad, conveniencia u “orientación”, cualquier cosa menos lo que está instituido legalmente.

Una de los tantos ejemplos es la Ley No 72-Ley Electoral. Con un análisis sencillo para su fácil comprensión veremos:

Primer error,

Según la Constitución, Artículo 132: Tienen derecho al voto todos los cubanos, hombres y mujeres, mayores de dieciséis años de edad, excepto:

a) los incapacitados mentales, previa declaración judicial de su incapacidad;

b) los inhabilitados judicialmente por causa de delito.

 

Artículo 134.-Los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y demás institutos armados tienen derecho a elegir y a ser elegidos, igual que los demás ciudadanos.

En este caso se incumple o se viola el primero, pues la ciudadanía de acuerdo a los artículos 28 al 33 de la Constitución podría ejercer el voto donde quiera que resida, ¿O para obligarlos a usar el pasaporte y pagar su regreso a nuestro país sí son cubanos y para votar no? El voto a distancia para los residentes en el extranjero lo utilizan todos los países del mundo.

Y el segundo sobra, porque los militares en ningún lugar del mundo son, ni deben ser parte del Poder Legislativo, pues al responder a un mando único, crearía conflicto de intereses con sus funciones como diputados. Imagine a un militar proponiendo a nombre de sus electores una reducción de gastos en combustible, electricidad, agua, salarios, y plantilla en las unidades militares de su territorio, para revertir ese presupuesto en escuelas, alimentación infantil, tercera edad, recreación, o nueva fábrica de conservas generadora de utilidades y empleo.

Nuestra Constitución de 1940 dejaba bien claro, que para ser parte del cuerpo legislativo de la nación, los militares serían candidatos solo después de dos años de licenciamiento como activos.

Segundo error:

El artículo 6, de la Ley Electoral expresa, Todo ciudadano para ejercer el derecho al sufragio activo debe reunir los siguientes requisitos:

a) haber cumplido dieciseis (16) años de edad;

b) ser residente permanente en el pais por un periodo no menor de dos (2) añosantes de las elecciones y estar inscripto en el Registro de Electores del Municipio y en la relación correspondiente a la circunscripción electoral del lugar donde tiene fijado su domicilio; o en la lista de una circunscripción electoral especial;

Y el artículo 10- Todo cubano que esté en pleno goce de sus derechos políticos, posea un nivel de instrucción adecuado y reuna en cada caso las condiciones que se especifican en los párrafos siguientes, será elegible:

  1. para Delegado a una Asamblea Municipal del Poder Popular haber cumplido dieciseis (16) años de edad, tener su domicilio en una circunscripción electoral del Municipio y haber sido elegido candidato.
  2. para Diputado a una Asamblea Municipal del Poder Popular tener cumplido dieciocho (18) años de edad y haber resultado nominado previamente como candidato por una Asamblea Municipal del Poder Popular.

Es notable la contradicción con los artículos de la Constitución vistos anteriormente, pues ya no son todos los cubanos, sino los que vivan en el país solamente. También contradictorio porque para domiciliarte en Cuba, tienes que poseer carne de identidad actualizado con el cambio de dirección autorizado por la Dirección de Vivienda Municipal. Aparecen entre los diputados, una notable cantidad con domicilio en la capital, por tantos años, que ya no se acuerdan de su municipio de procedencia, al caul sin embargo, representan; sin contar a octogenarios rescatados o reciclados, que dejaron su huella de ineficiencia, descontrol e inmovilismo por los organismos por donde transitaron

Otra incongruencia se expresa en que la mitad de los diputados son nombrados una Comisión de Candidatura presidida por el Secretario General de la CTC, quién a su vez y contradictoriamente representa también al PCC, por ser miembro de su alta dirigencia(Buró político), y no por los electores a los que representarán.

Por demás, extensa candidatura no numerada en la Constitución, usual doctrina jurídica aceptada mundialmente en estos casos. Tenemos 612 diputados, cuando países más poblados y desarrollados tienen menos: Venezuela 165, Argentina 329, Brasil 594, EE.UU. 435, India 545, Sudáfrica 490, Rusia 616.

Tercer error:

Al no existir la división de poderes en nuestra forma de Gobierno,(tan defendida en su momento por el abogado Ignacio Agramonte, reconocida y vivida por el abogado José Martí, alegada y reclamada en La Historia me Absolverá por el abogado Fidel Castro, demostrado también en su labor como abogados independientes por nuestra Asociación, es fácil apreciar lo negativo de la dualidad de funciones en muchos de los “cuadros” y ejecutivos, ya que después de dedicarse a legislar y aprobar, actúan cual violadores de la Constitución y de sus leyes complementarias.

Se hace evidente en los países latinos mencionados por el desarrollo social y económico alcanzado, que los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, como ley dialéctica social, es unidad, lucha de contrarios y origen del movimiento que todos deseamos.

 

¿Culeros también?

40-culerosespeLic. Esperanza Rodríguez Bernal

José acude a nuestra sede y solicita nuestra asesoría porque hace aproximadamente un mes y medio se presentaron en su domicilio varios agentes de la contrainteligencia con el propósito de hacerle un registro.

El día antes de dicho registro, había sido detenido en la calle y montado en el carro patrullero no. 870 siendo conducido a la Unidad de la PNR de Santiago de las Vegas donde lo llevaron a un calabozo… sin acta de detención. Al rato, lo sacaron de la celda para que firmara un documento por el decomiso de 102 Demandas Ciudadanas por otra Cuba y un periódico Nuevo Herarld que portaba en el momento de la detención, cosa que se negó hacer. Después fue trasladado para la Unidad de Policía de la Avenida de Acosta en el municipio 10 de Octubre.

Al día siguiente de su detención, mientras su esposa lo localizaba, los citados agentes fueron a su casa con el objetivo de realizar un registro. Allí se encontraba su hijo y su nuera, que le narraron que en ningún momento se presentó la orden de registro y, además fueron amenazados con que si no abrían la puerta, la derribarían.

El registro se realizó y tampoco dejaron acta de ocupación llevándose todo tipo de artículos, entre ellos libros, documentos, medios electrónicos, dinero en efectivo, ropa y hasta los culeros de sus nietos.

Los agentes que realizaron el citado registro violaron los artículos 218 y 219 de la Ley de Procedimiento Penal, así como el artículo 56 de la Constitución de la República de Cuba el cual reza textualmente “El domicilio es inviolable. Nadie puede penetrar en el ajeno contra la voluntad del morador, salvo en los casos previstos en la Ley”.

José no fue instruido de delito alguno como era de esperar después de un registro y una ocupación en su casa de esa magnitud y naturaleza. Cabría preguntarse, ¿y el juicio que debió seguir a un registro y ocupación de bienes en vivienda habitada?

Con todos estos antecedentes y bajo asesoría letrada, José acudió a la Fiscalía Militar donde denunció los hechos, siendo recibido su testimonio por fiscales de guardia de esa entidad.

Dos preguntas se desprenden de todo esto, y ambas son serias:

  1. ¿Procederá la Fiscalía Militar contra los responsables de este atropello?
  2. ¿Para qué necesitaban los “agentes de la ley” los culeros de los nietos de José?

Me reservaré mi opinión en cuanto a la última pregunta.

 

Trabajo correccional con internamiento y Edad (II)

2_osvaldo.jpgLic. Osvaldo Rodríguez Díaz

A finales del 2012, en un breve comentario con este mismo título, me referí a la sentencia No. Catorce de 10-7-1012 dictada da por la Sala Segunda del Tribunal Provincial de La Habana en la Causa 93 de ese año.

La acusada en dicha causa resultó sancionada a dos años de trabajo correccional con internamiento, teniendo al momento del juicio, la condición de jubilada con 60 años de edad y más de 40 de trabajo.

El fondo del comentario entonces era si dicha sanción fue ponderada pues la sancionada ya agotó su capacidad laboral, se acogió al retiro y tiene varios padecimientos típicos de la edad.

Se retoma el caso ya que, inesperadamente, el Tribunal Supremo ratificó el fallo, considerando la sanción adecuada en un escueto comentario.

Un gran número de juristas coincide en que condenar a trabajo con internamiento a una persona de la tercera edad, no sólo se opone a distintas regulaciones y convenciones internacionales, sino que se aleja de toda sensatez y sentido común.

La sancionada se presentó a cumplir su condena, pues según se ha tramitado su caso, tiene muchas posibilidades de no tener que cumplir con el trabajo, o de ser revocada para la prisión, y por tanto, no debe dar motivo en contrario.

Según los funcionarios del centro donde cumple la sanción, nunca vieron a persona de esa edad, ni jubilados, en ese régimen, y de forma muy profesional le asignan tareas que pueda ir cumpliendo. Hasta ahora no tiene el mes, esperemos para conocer el salario.

 

Metamorfosis

persistencia.jpg

Osvaldo Rodríguez Díaz2-osvaldo.jpg

De cómo un ciudadano común es transformado en vulgar delincuente en cuestión de minutos.

En la mañana del 23 de octubre de 2012, William Estévez Acosta, de 51 años de edad, casado y sin antecedentes penales ni policiales, se presentó a una citación ante la Sección Sumaria de lo Penal del Tribunal Municipal del Cotorro, para una comparecencia en la que sería declarado insolvente y, acto seguido, celebrarle el juicio oral por el delito de Incumplimiento de las Obligaciones Derivadas de las contravenciones; esto es, no pagar una multa por falta de dinero.

El origen: le fue ocupada en su vivienda una antena parabólica sin instalar y en mal estado, por lo que lo multaron a 30, 000 pesos, los que, pasado el mes, tiempo para hacerla efectiva, se duplicaron, debiendo abonar por ese concepto 60,000 pesos.

Al no poder verificar dicha obligación, ocurrió lo antes narrado.

En el acto del juicio, William ratificó que no tenía la capacidad económica, como ciudadano medio, para enfrentar la multa y que desde hacía cuatro años no tenía vínculo laboral, pues padece varias enfermedades que le impiden laborar en la generalidad de ocupaciones que su capacidad intelectual le permite.

El acusado aportó un resumen de su historia clínica donde consta que padece diabetes mellitus tipo II, migraña crónica, problemas circulatorios y otros con los respectivos tratamientos.

El resultado luego de la deliberación del tribunal, fue que él sí tenía dinero, pues le habían ocupado una antena, que no le podían creer lo de sus enfermedades, desestimando el resumen de su historia clínica, que de algo estaba viviendo en este tiempo.

La sanción fue: seis meses de privación de libertad, dejándolo detenido en el acto. Al no estar acompañado, un ciudadano del público se brindó para avisar a sus familiares y, al no poder salir, William debió interponer la apelación por su propio derecho.

Supuestamente, todo sancionado es responsable de un delito. William resultó sancionado y el delito probado. Habiéndose levantado ciudadano común, devino vulgar delincuente tras la historia aquí contada.

El artículo 170.1 que le fue aplicado, en su apartado 2, conmina a los tribunales a sustituir las sanciones privativas de libertad por las de trabajo correccional con internamiento, pero el Dictamen 305 Acuerdo 43 de 11 de julio de 1989 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, explica que no impide la opción de otras medidas como la limitación de libertad.

William fue desafortunado, dijo que si la multa era adecuada, la hubiera pagado, pero incurrió en el delito de no tener dinero.

Las conclusiones, son individuales.

¿Verdadero o falso?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jorge Hojas Puñales

En Cuba existen directores de empresas, pero no empresarios como tal. Un empresario siempre estaría presto a escuchar (no oír) tanto a su asesor legal, como a su asesor económico. No por gusto, ambos son considerados los brazos derecho e izquierdo de este empresario.

También soy del criterio de que en nuestro país no existe realmente eso que se llama institucionalidad (¿cómo soñar con un Estado de Derecho?), si cada cual hace lo que mejor le parece y lo que mejor se le antoje, qué diría nuestro Apóstol, ante tanta irresponsabilidad, tanto irrespeto, tanta indolencia y tanta complacencia, todo esto, llámese como se llame, tiene un denominador común, el desacato, la desobediencia.

La burocracia, lejos de ser erradicada, llegó para echar raíces, como el marabú, del mismo modo que la globalización es un estadio superior del sistema capitalista, el peloteo es un estadio superior de nuestro socialismo.

Adentrémonos solo en estos tres enfoques.

-Un empresario, goza de independencia para la toma de decisiones, no sin antes, colegiarlas con su aparato empresarial. Escucha, valora y se proyecta sobre la base de las informaciones que le brindan sus asesores y especialistas, pues bien sabe que de no hacerlo, irremediablemente caería en un costoso error que trascendería al futuro de su empresa. Resulta raro, que uno de estos asesores o especialistas, en el momento cumbre de sancionar determinado contrato, exprese sus consideraciones ya que todo está más que dicho, está apto, para enfrentar los derechos y obligaciones contraídos; es praxis que en las reuniones o conciliaciones dentro del ámbito empresarial, este empresario, no siempre presida las sesiones, pues sabe dar a cada cual el papel que juega en el desenvolvimiento empresarial.

El empresario cubano, está muy limitado en sus facultades, aunque se le reconozca personalidad jurídica y se diga que posee patrimonio propio. Esto es una ficción, pues está muy subordinado a la decisión de los niveles superiores. En los consejos de dirección -bien se les podría llamar, consejo del director-, los criterios, valoraciones o consideraciones vertidas por sus especialistas, no son tenidas en cuenta. Citemos el ejemplo de que su asesor económico le informe, que la empresa X, no ha pagado su deuda y es una cuenta envejecida y entonces el asesor legal, le exprese lo impostergable, de iniciar el proceso legal establecido. Como respuesta, el director dirá que esa empresa u organismo, no se puede demandar, pues el nivel superior no lo permite.

La situación económica-financiera de la empresa no importa, prevalece la orientación del nivel superior.

-Se habla mucho de institucionalidad e institucionalización, pero, ¿realmente se cree en esto y tiene conciencia de ello?, ¿a quién va dirigido?, ¿cómo atajar tanta inobservancia, tanto menoscabo, tanta impunidad?, desde la niñez, nos inculcaron que la Ley entra por casa, a estas alturas, nuestra casa es nuestro territorio, territorio regido por la Ley, Ley que nadie cumple o que interpreta como mejor le plazca, y no es que lo diga yo, pero resulta una rareza, no chocar a diario con violaciones y más violaciones: violaciones de contratos, violaciones de los cobros y pagos, violaciones urbanísticas, violaciones de precios y pesos, violaciones en general, de las normas que rigen el quehacer del país, de la nación, los derechos del pueblo.

Qué le impide al aparato estatal, hacer cumplir el mandato de la Ley cuando un funcionario o dirigente viola lo legalmente establecido y solo es separado, demovido y en mejor de los casos, amonestado, ¿no es significativo, que una Sentencia dictada por un Tribunal, no sea cumplida por quien tiene que cumplirla?, ¿no es significativo, que por un hecho casual o causal, la leche no llegue a su destino en el horario previsto?, ¿no es significativo, que cotidianamente se incumplan contratos concertados de todo tipo?

Nuestro pueblo tiene un buen nivel escolar, pero no se puede decir lo mismo del nivel jurídico, en este aspecto, somos un país cuartomundista, somos un país jurídicamente analfabeto o indefenso y desamparado por la Ley, ¿qué aspiraciones podremos albergar, si Tribunales y Fiscalía, no juegan el rol, para el que fueron creados?, son situaciones que han visto la luz en nuestros medios de comunicación y difusión masiva, pero es letra muerta, quedan solo en el papel y la tinta o en el éter circundante. Se puede leer en la prensa, que en fecha 31 de octubre de 2011, fue dictada por el Tribunal Supremo Popular, la Sentencia No 1322, favorable a la parte actora, pero aún en este año 2012, no se han puesto de acuerdo en quién debe ejecutarla. Si a esto podemos llamar respeto, ¡Vaya institucionalidad!

Si la educación y el respeto nacen en la cuna, entonces, ¿dónde nacerá la educación, el respeto y el culto a la Ley? Benito Juárez sentenció, el respeto al derecho ajeno, es la paz y con buena razón nos preguntamos, ¿podemos vivir en paz, si no se respetan nuestros derechos?, ¿es verdadero o falso, que leyes extraterritoriales, nos perturban la paz?, ¿por qué nuestras leyes nacionales, son perturbadas, ante la vista y pasividad de todos?

 

Cuelgue y espere unos minutos, por favor. Hay congestión en las líneas

17-n

CHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez

¿Será momento de seguir esperando unos minutos?, cuando ya hemos esperado décadas, continuamos cada día más con la ingesta aguda en la posibilidad de las  líneas, digo, en las curvas de este  “planeta Cuba”.

Cuando digo curvas, lógicamente hablo sin señalización que al menos nos indique por donde seguir el escabroso camino para lograr las comunicaciones, cada día más controladas por Instituciones armadas de nuestra República de Cuba: P.N.R, DTI, Inmigración y Extranjería, D.S.E, (Chequeo Visual conocido como los Cajoteros por su antigua denominación de KJ, así como, el “KT”, referido al ilegal  Chequeo Telefónico)

También podríamos llegar a estar sometidos con la novísima tecnología, prestos y no dispuestos a un “KE” (Chequeo del Éter), un “KF” (Chequeo Fílmico), “KM” (Chequeo Microfónico) y la acostumbrada revisión de Cartas y Documentos inclusive Oficiales “KC” (Chequeo de Correspondencia), como la Detención Ilegal, sin ninguna recurrencia jurídica y en la total inobservancia de lo previsto y establecido en las Leyes de este PLANETA CUBA por parte deInstructores Policiales (DTI, DSE), que dicen llamarse Abogados, cuando lo que tienen es un titulo de Licenciados en Derecho, que no es lo mismo. Respétense.

Cualquiera está expuesto.  Desde un  ciudadano cubano o extranjero de cualquier jerarquía y responsabilidad, desde un turista  hasta un dirigente político, personal diplomático acreditado en el país o visitante.

Velará nuestra FISCALIA por la verdadera y única Legalidad a cualquier Instancia, impartirán con absoluta y plena Justicia su veredicto y sentencias firmes los TRIBUNALES  POPULARES, o sea, los del Pueblo a cualquier rango.

Aquellos a los que les resulta imposible renunciar al Poder, no estarán esperando por unos minutos por favor; ni que se  DESCONGESTIONEN LAS LINEAS.

Así es como no se garantiza la llamada y el llamado a nuestros DERECHOS  refrendados en nuestra CONSTITUCION DE LA REPUBLICA, en los desconocidos PACTOS DE LA ONU, sin temor a que otros se equivoquen que la gran mayoría de nuestra población civil no conoce y algún que otro profesional del DERECHO.

Que no cuelguen, que no nos hagan seguir esperando más tiempo, para una única posibilidad de hablar claro y muy claro.  No  congestionen las líneas, POR FAVOR.

 

Desacatar, ¿qué?

Lic. Tamara Lorenzo Calderón

Cuando pronunciamos el término DESACATO, de hecho pensamos en el insulto, amenaza, ultraje u ofensa de los cuales ha sido objeto una autoridad, funcionario o agente en el ejercicio de sus funciones.  En este breve análisis, nos referiremos al policía en su actuar como agente de la autoridad y cuya figura se tipifica en el artículo 144 inciso 1 de nuestro Código Penal vigente.

Teniendo en cuenta lo antes expuesto y acorde al significado de la palabra ACATAR, le debemos obediencia a la orden impuesta por el agente de la autoridad en su función de velar por el respeto a las normas de convivencia social y en la acción que ha de ejecutar en tal sentido entre las que podemos citar: la detención de los ciudadanos, el cacheo, la solicitud del carné de identidad y otra que estime sea necesaria en correspondencia a las circunstancias en que se encuentra y en cumplimiento de la responsabilidad que le asiste como agente de orden público.

Si bien es cierto que esta figura delictiva precisa de la “acción despectiva” para su configuración, preguntémonos ¿quién genera la acción?   ¿El ciudadano sujeto a un requerimiento de la autoridad, o el propio agente al manifestarse de forma altiva y prepotente en su actuar, sin medir el resultado ó alcance de su proceder, inducido por su sola convicción de ORDENO y MANDO?

En la mayoría de los casos, el DESACATO es generado por el propio agente de la autoridad en el ejercicio de su función y aún y cuando se reconozca como una institución o cuerpo represivo, no lo exime de una suficiente cultura jurídica que le permita una comunicación de respeto y dominio propio tanto con el ciudadano obediente de la ley como para el infractor de una orden que se resiste a su cumplimiento y por lo cual ha de recaer el peso de la justicia según proceda.

La sabiduría sobrepasa la necedad, de ahí que el responder al requerimiento u orden policial como debida obediencia a la ley, no sea visto o interpretado como una sumisión a quienes, en su equívoco actuar, menoscaban nuestra condición  humana, por el sólo hecho de imponer el respeto a la ley.

El respaldo judicial, no solo debe imperar para el agente del orden público o autoridad en el ejercicio de su función, sino también y ha de revestirse en tal sentido, para los ciudadanos que resultan ofendidos en su decoro y dignidad por el agente ante cualquier requerimiento y por lo cual quedan indefensos y sin derecho de reclamo de justicia en las instituciones que respaldan  a aquellos que detienen con injusticia la verdad.

Entonces preguntemos: desacato por desacatar, ¿qué?

 

 

La luz de la justicia

Lic. Tamara Lorenzo Calderón

Ciertamente, ¿es ciega la justicia?, ¿es la ley letra muerta? Cualquiera de estas dos interrogantes, obliga a los operadores del derecho, a desestimar la afirmación de ambas expresiones en nuestra sociedad, si tenemos en cuenta que Justicia es igualdad y se aplica a todos por igual, sin excepción de persona, sexo, color, raza o grupo social, pues nos asiste a los juristas con firme convicción de lo refrendado en la Constitución de la República en su artículo 122 y cito “ Los jueces en su función de impartir justicia, son independientes y no deben obediencia más que a la ley”. Impartir justicia no es más que la aplicación uniforme de la ley acorde a la interpretación que se requiere de ella para cada caso, por lo que exige de nosotros conocimiento y dominio técnico, tanto de la ley procesal y material como las diferentes normas legales establecidas en las ramas del derecho para la correcta solución de cada asunto, sin plegarnos a la voluntad equívoca de aquellos que desde su posición social creen influir y desafiar con irrespeto decisiones que solo competen a la ley en su máxima expresión y sana doctrina.

Entonces ¿para qué fue escrita la ley? Según la Biblia en Hebreos (11:1) “ Es pues, la fe la certeza de lo que se espera…”, es decir fue escrita la ley, no para que sea letra muerta, sino a causa de las transgresiones del hombre en la sociedad y al conocer su voluntad, instruidos por la propia ley, aprobamos lo mejor para establecer un orden contra toda indisciplina y manifestación social que infrinja sus ordenanzas, pues se impone una justa aplicación tanto para que el que resulte víctima de alguna injusticia como para el infractor de estas normas, sin desalentar desde nuestra posición como abogados, fiscales, jueces, etc. la aspiración de justicia en cada particular, observando respeto y profesionalidad en el ejercicio del derecho en virtud de que se cumplimente la efectividad, alcance y legitimidad de la ley.

Todo ciudadano en nuestra sociedad, sujeto a proceso judicial, sea cual sea su naturaleza, cree, confía y espera por su fe en la ley, la esperanza de que se exhiba como su pronto auxilio, la luz de la justicia.

 

 

Encrucijada

Lic. Wilfredo Vallín  Almeida
Tres jóvenes fueron detenidos violentamente, metidos a la fuerza en un patrullero y conducidos a una estación de la policía nacional donde estuvieron alrededor de 24 horas sometidos a interrogatorio por parte de la Seguridad del Estado.
¿Motivo? : Repartir hojas impresas con la Demanda Ciudadana por Otra Cuba que, semanas antes, había sido entregada por sus promotores a la Asamblea Nacional del Poder Popular donde fue recibida con el número 1207 de 20 de junio del 2012.
Aunque la violencia policial es un hecho que tiene lugar prácticamente a diario en nuestro país y cuya constancia se muestra en fotos, videos y entrevistas por la prensa independiente, blogueros y otros, este caso en particular, por su connotación, merece un análisis especial.
Cuando hablamos en la unidad policíaca con los agentes de la policía política que atendían el caso, nos llamó la atención varias cosas que analizaremos a continuación.
Primero se nos dijo que estos jóvenes habían sido detenidos “por distribuir propaganda en la vía pública”. Aunque el término “enemiga” no se utilizó, era evidente que se referían a una propaganda que tenía por fuerza que serlo, pues sólo así sería justificable la detención.
Cuando mostramos a los agentes que ese documento había sido entregado en la Asamblea Nacional del Poder Popular sin objeciones por parte de los que lo recibieron, entonces se pasó a decir que “se habían resistido al arresto”.
No vamos argumentar detalladamente aquí por qué conforme al Derecho Internacional una detención que empieza por ser ilegal convierte en no válido para el poder lo que se derive de ella a posteriori. Lo que queremos decir, al menos por ahora, es otra cosa.
Lo que los agentes parecían buscar con denuedo era el lugar donde se habían imprimido esas hojas. O sea que, lo “importante”  para ellos era la impresión en sí, no su contenido. Y eso es lógico de entender pués lo verdaderamente preocupante para ellos no es en verdad la impresión, sino el tema que se toca en esas hojas.
Y el tema es el Pacto  de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos sociales y Culturales ambos de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Y podemos entender la preocupación oficial porque:
Cuba es  miembro de la ONU.
Participa en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.
Es vista en las Organizaciones Internacionales de tales Derechos como violadora consuetudinaria de los mismos.
Tiene asignada, por segunda o tercera oportunidad, un relator para la tortura que deberá visitar la isla no se sabe cuándo.
El gobierno cubano firmó la intención de introducir esos Pactos en la isla el 28 de febrero de 2008.
Tratándose de semejantes documentos, no puede tildarlos de “maniobra del imperialismo contra el país” o algo por el estilo.
Tampoco puede llevar a prisión a los que divulguen esos pactos o apoyen esa campaña por cuanto ese actuar sería totalmente incompatible con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Sabe que de conocerse en todo el país sus contenidos y las perspectivas que abrirían a los cubanos, serían incontables los ciudadanos que apoyarían esa demanda.
Los problemas con la ONU no son los mismos que con los inofensivos, desarmados e indefensos opositores pacíficos cubanos.
Y esto por sólo señalar algunos aspectos del problema.
Ahora el asunto está, claro que muy complicado, en las manos de los que pueden acabar de resolverlo o de hundir a Cuba, si se sigue hablando en el tono de arrogancia y prepotencia con que lo hicieron los que conversaron con nosotros en la 6ta. Unidad.
Creo que para los que dirigen las cosas de gobierno en el país, la palabra definitoria de la actualidad es: ENCRUCIJADA.