¿“Retención” o detención ilegal?

VEIZANTVeizant Boloy

El pasado 24 de septiembre, Ángel Moya, ex prisionero de conciencia de la Primavera del 2003 y un grupo de activistas, fueron detenidos durante tres horas por agentes policiales y de la Seguridad del Estado, por entregar ejemplares de la demanda ciudadana Por otra Cuba.

Según Moya, los agentes que intervinieron en el arresto le dijeron que no estaba detenido, sino “retenido temporalmente”. –No nos condujeron a los calabozos como acostumbran–, comentó Moya. Pero, ¿puede un ciudadano cubano ser retenido?

Según el derecho español, el derecho a retener solo puede ejercerse sobre un bien. Lo definen como aquel que asiste a un determinado sujeto para que pueda prorrogar la posesión sobre una cosa con finalidad de garantía. La Dirección de Contrainteligencia, policía política en la isla, para romper con todo vínculo legal y cívico, usa el estatus de “retenido” para sostener una detención arbitraria.

El término de retención no existe en la ley procesal penal. Los agentes de Seguridad del Estado y de la Policía no están autorizados para retener a nadie, pues ese término no existe en la legislación penal.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en su artículo 9, apartado primero establece y citamos: “Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitrarias. Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo por las causas fijadas por ley y con arreglo al procedimiento establecido en ésta”.

Moya no fue “retenido”, fue detenido arbitrariamente, violándose lo preceptuado en el artículo 9 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada por el estado cubano en 1948: “Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, ni preso, ni desterrado”.