Dictamen 45 del 19-12-78

           DOCTOR ERNESTO MARCOS EDELEMANN, SECRETARIO DEL TRIBUNAL SUPREMO POPULAR. —————————————————————————

CERTIFICO : que el Consejo de Gobierno de este Tribunal en sesión celebrada el día diecinueve de diciembre de mil novecientos setenta y ocho, adoptó el acuerdo que copiado literalmente dice así: ———————————————

Número 529.- Se da cuenta con consulta formulada por la Sala de lo Civil y de lo Administrativo del Tribunal Provincial Popular de Matanzas que dice así———–

“Si en obediencia a lo resuelto por la Sala de la especialidad de ese tribunal, en su sentencia número 341 de 1978, esta Sala viene obligada a declarar de oficio, su incompetencia para seguir conociendo de los asuntos que, sobre la misma materia, se encuentran en tramitación. Y de ser así, se debe remitir las actuaciones al tribunal considerando competente, o sea, a la sala de lo Civil y de lo Administrativo del Tribunal Provincial Popular de la Ciudad de La habana, aplicando, por analogía, lo dispuesto en el artículo 35 de la mencionada ley procesal. Esto, en atención al perjuicio irreparable que, de otra forma, se causaría a las partes interesadas quienes no tendrían ya término hábil para reproducir su acción y habida cuenta que nos les es imputable la causa, ya que el Tribunal creyó tener competencia, entre otras razones, por que las resoluciones dictadas en primera instancia por el Organo competente de Reforma Urbana, lo fueron con anterioridad a la vigencia de la Ley número 7 de 1977″.

El Consejo, dada la urgencia que requiere acuerda evacuar por sí la consulta formulada en los términos siguientes:

DICTAMEN No. 45

Si bien ciertamente, el artículo 661 de la Ley de Trámites establece que la competencia en materia administrativa es improrrogable, e impone, como consecuencia, la obligación a los tribunales de declararlo así, de oficio o a instancia de parte, no cabe duda que para hacer tal declaración, están en el deber de ajustarse, en cuanto a la forma y oportunidad, a las disposiciones de carácter general que rigen sobre el particular, y ese efecto, en lo que a la decisión de oficio se refiere, el artículo 21 y, en concordancia con él, a su vez, el 680 – específico éste, para el proceso administrativo -, ambos de la citada Ley, preceptivamente señalan (y lo conforma inequívocamente el artículo 23), como oportunidad única para abstenerse de conocer por razón de incompetencia, el preciso trámite de admisión de la demanda. Y entender otra cosa equivaldría a admitir que en lo que a los tribunales atañe, no rige la preclusión como principio cardinal de derecho procesal.

La remisión del proceso a otro tribunal conforme al artículo5 de la Ley, constituye una facultad exclusivamente reservada al tribunal superior común, o, en su caso, al Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, al dirimir un conflicto entre dos tribunales que rehusan conocer de un asunto; y en tal virtud, en modo alguno puede autorizar al tribunal que prescindió abstenerse en tiempo del conocimiento de un asunto, para atribuirse por sí y ante sí, la facultad de remitirlo a otro que repute competente y menos, en términos que quede éste obligado a continuar su sustanciación, como habría que entender, en tal supuesto.

Por todo lo expuesto, la consulta debe evacuarse en el sentido de que no estando en el caso de que el conocimiento del asunto corresponda al tribunal superior, (artículo 23), admitida como ha sido la demanda a sustanciación, y no habiéndose opuesto la excepción dilatoria de incompetencia de jurisdicción, el tribunal viene en el deber de continuar en el conocimiento hasta terminar la instancia de alguno de los modos que prevé el artículo 651 de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral.

Comuníquese el presente dictamen al Tribunal Provincial Popular de La Habana; circúlese a los tribunales provinciales y por conducto de éstos a los municipales populares; y oportunamente dése cuenta al Pleno de este Tribunal, a sus efectos.

Y para remitir al tribunal correspondiente,

expido la presente en la Ciudad de La Habana a, diecinueve de diciembre de mil novecientos setenta y ocho. “Año del XI Festival”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s