Apuntes para una reflexión

33-apuntes

CHAVEZLic. Rodrigo Chávez

Uno de los métodos más efectivos en la Investigación Social lo constituye la encuesta, este método es utilizado universalmente para conocer de las preferencias o no, de determinados programas o espacios por los tele espectadores y radio oyentes, la aceptación o no de determinado producto puesto en el mercado, los servicios; tiene gran utilidad en los procesos electorales, pues permite conocer la intención de los votantes según preferencias, inclinación o tendencia.

En un tiempo relativamente corto, dentro del seno familiar, es posible inculcar a los nuevos miembros del núcleo, valores y principios que por regla general, son asimilados y cumplidos de acuerdo al medio en que éstos se desarrollan, y que de incumplirse o violarse, traen aparejadas las consecuencias que ello entraña. Cómo no nos va a llamar también la atención, que una disposición jurídica, emitida por la autoridad facultada para ello, no sea asimilada y cumplida o cumplida o asimilada a medias.

Pongamos ejemplo de lo anterior, el Decreto No 138, emitido en 1987, establece las Normas para el trabajo de asesoramiento jurídico en las entidades estatales. Esta disposición cuenta con más de dos décadas de existencia y aún no es asimilada y mucho menos cumplida; da que pensar en el por qué existiendo una apreciable cantidad de profesionales del derecho, ocurra este fenómeno que repercute en la vida social económica, social y política del país.

Los primeros que tienen que cambiar de mentalidad, no son los asesores jurídicos, sino aquellos que tienen que ser asesorados, pues son los que en la praxis distorsionan el papel del asesor, no es de extrañar que prime el consabido “haz lo que yo digo y no lo que yo hago”, esto no es nada nuevo para cualquier jurista que alguna vez ejerció sus funciones como asesor, subordinado al superior. El mal desenvolvimiento de las relaciones económicas-financieras entre las empresas, ha tenido su repercusión negativa en la economía nacional, se ha culpado en gran medida a la ineficacia de los contratos económicos, instrumento vinculante entre los sujetos de derecho.

En el ámbito jurídico no existe una verdadera cultura inculcada y por tanto no puede ser asimilada por quien tiene que someterse a ella, varias son las razones, entre éstas, poca divulgación en los medios de difusión masiva de temas relacionados con el quehacer jurídico –espacios radiales, programas televisivos- que coadyuvarían por lo menos a despertar la curiosidad de los receptores, un modo sano y eficaz, para que se sienten las bases, que eduquen, tanto a la población, como a los que se desempeñan al frente de las entidades de la producción o los servicios.

¿Nos hemos puesto a pensar, en cuántas normas o disposiciones legales componen nuestro ordenamiento jurídico?, ¿cuánta dispersión hay?, ¿cuántas requieren de una recopilación?, ¿cuántas no se ajustan a la realidad actual y por ende resultan obsoletas? En casi todo este entramado que constituye la superestructura erguida sobra la base económica del Estado, está la figura del jurista.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s