Te convido a creerme cuando digo futuro

22-school-busCHAVEZLic. Rodrigo Chávez Rodríguez.

Todos o casi todos, pensamos en un FUTURO, ¿pero será ese futuro cierto o incierto?

Desde pequeños soñamos con un futuro lleno de fantasías de lo que desearíamos ser, se toman como referentes, las actitudes y aptitudes de las personas que nos rodean y tratamos de ser como ellos, pero el Tiempo, ese que recoge el Pasado, el Presente y el Futuro, de forma muy discreta, va indicándonos que entramos en una nueva etapa de nuestra vida, casi sin darnos cuenta, llega la adolescencia, ya aquí comenzamos a percibir que la etapa vivida, forma parte del pasado y estamos consumiendo el Presente, ¡Oh! Hermosa adolescencia, que dio luz verde a nuestras añoranzas y amores sin exigir mucho de nosotros, pero de forma imperceptible, también vivimos un pasado y un presente sin abandonar la niñez, con todos sus sueños y fantasías.

Es esta etapa de nuestra vida, adoptamos patrones que se nos ofrecen como plato fuerte, en el hogar, en la escuela, en las actividades y con esa ingenuidad característica, digerimos todo cuanto aparece ante nosotros, no existen barreras infranqueables, ni objetivos inalcanzables, todo es posible, tenemos fuerza para ello, el implacable tiempo, parece no preocuparnos, lo que no se haga hoy, mañana con más tiempo se hará.

Momento de definiciones es la adultez, ya se ha recopilado la experiencia del pasado, se trazan nuevas metas, nuevos objetivos, nuevas aspiraciones, nuevos proyectos. De aquí en adelante comenzarán nuevas aventuras y desventuras, sinsabores, frustraciones que nos harán chocar con esa cruda realidad, que de hecho es más exigente, pero a pesar de todo esto, persistimos en nuestro empeño, nada ni nadie puede detenernos, tenemos un horizonte por delante, avizoramos un futuro, que imaginamos a nuestra medida.

Comienza un nuevo curso escolar, se asegura que todo está garantizado: lápices, libretas, libros y cuanto se necesite para comenzar, tal y como se informó (tiempo pasado), pero el irreverente día de hoy nos hace una mala jugada; cuando se concurre a adquirir el uniforme escolar, comienza un dilema. La talla por lo general, no se corresponde con la actual (tiempo presente) del educando, ya que fue tomada a mediados del curso anterior y al parecer no se tuvo en cuenta el crecimiento que ocurre entre un período y otro; no obstante, la Industria cumplió con la entrega de los uniformes planificados, ahora toca a sastres y costureras jugar su papel, y a los padres menos pudientes ingeniárselas en la casa.

Ya en el aula, aparece otra desilusión. No hay personal docente, es decir maestros para iniciar el período lectivo, pero como ya citamos, todo está garantizado (desde el presente, miramos el futuro), por esta razón, es hora de improvisar, de dar rienda suelta a la imaginación, de todos modos habrá un feliz Fin de Curso.

Con los avatares pasados, viene al fin la graduación como Técnicos o Profesionales. Se ha dicho que la ubicación está garantizada (tiempo futuro), lo cierto es que los que sí tienen ubicación garantizada son aquellos que van a cumplir el Servicio Militar. La otra cara de la moneda es alcanzar una ubicación, atendiendo a todo el proceso de reordenamiento laboral que se está llevando a cabo, implicando esto, que haya trabajadores disponibles, es decir, desempleados.

Una opción muy en boga la constituye el trabajo por Cuenta Propia, esta modalidad prescinde de los mecanismos de selección, de comisiones de ingreso, de comité de expertos, no hay evaluación del desempeño, ni de deberes funcionales, ni cosa que se le parezca.

Ha de tenerse claro, que cuando alguien se incorpore al ejercicio del trabajo por Cuenta Propia, nadie le gestiona su ubicación laboral, las instituciones estatales solo se encargan de registrarlo como contribuyente al fisco, y para que no represente una carga para el Estado, tiene que contribuir también con el régimen de Seguridad Social, so pena de que no se le garanticen bienes, medios o insumos para el ejercicio de su actividad (casi siempre).

El derecho al trabajo está refrendado en nuestra Constitución y por tanto el empleo, pero con tantos inconvenientes, ¿podremos hablar mañana, de pleno empleo, de FUTURO, y que además sea cierto?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s