¿No Pudo Esperar el periodista?

2-osvaldoOsvaldo Rodríguez Díaz

En el mes de noviembre del 2011,  la preocupación y el estado emocional de los familiares y conocidos de un acusado superaron los límites de la cordura. Vieron sorprendidos como en la prensa se aludía de manera despectiva y directa al referido encartado.

Ocurrió el martes 8 de noviembre del 2011 cuando el periódico Granma publicó en un trabajo titulado Hurto y sacrificio ilegal de ganado mayor (II), lo siguiente:

   Uno de los acusados, exdirector del CENCOP en un municipio capitalino, alude con total desfachatez, a las  vulnerabilidades de los instrumentos de control establecidos, de los cuales se aprovechó para obrar ilícitamente y se jacta de haber burlado las disposiciones contenidas en Leyes y Resoluciones, por las grietas que dejan abiertas a los infractores.

Desconocemos de qué manera el periodista accedió a las actuaciones durante la fase de instrucción del expediente, pues ni el fiscal ni el abogado, como partes en el proceso penal, fueron notificados al respecto.

La inquietud lógica de los parientes del reo, apuntó a la posibilidad de que tal publicación en un órgano de prensa nacional, pudiera desde ese momento, influir negativamente en la percepción de los jueces designados para el caso, lo que no es saludable para el debido proceso, además de que en nuestro país hemos criticado cuando en otras partes el poder mediático se emplea con esos fines.

Afortunadamente, ya el juicio se celebró, y es posible que los miembros del tribunal no conozcan el artículo de marras.

Desconoce el periodista que la información prestada por el acusado es de mucha utilidad, y en ella hay una enorme carga de arrepentimiento que los tribunales tienen en cuenta, actuar regulado en el artículo 52.ch del Código penal, como una atenuante.

Pero, insólito, el propio periodista dice que teniendo en cuenta criterios similares (a los del acusado, supongo),  el Ministerio de la Agricultura (MINAGRI) prevé ahora flexibilizar los trámites para que queden dirimidas las fisuras…

Cuidado: todo acusado se presume inocente hasta que se le pruebe el delito en juicio oral y público, ¿no pudo  el periodista esperar a eso?

¡Ah!, y no quedó probado en el juicio que el acusado obtuviera beneficio personal, sólo ayudar a los propietarios de ganado a vencer la burocracia a costa de su falta.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s