Agricultores cubanos afectados por incumplimiento de contratos,

 

Lic. Veizant Boloy.

En Cuba el incumplimiento contractual con los campesinos queda sin respuesta. Estos entregan periódicamente su producción a las Cooperativas de Producción Agropecuaria designadas, las que se llevan la mercancía. Se anota y registra cada producto minuciosamente.

Pasados varios meses sin que los campesinos hayan recibido su pago, estos acuden a las cooperativas a cobrar su dinero pues deben pagarle a sus trabajadores, comprar semillas e implementos de trabajo para animar la nueva cosecha. Aún así, no reciben su pago.

La Dirección de Finanzas y Economía responde que la cooperativa no ha depositado el dinero en el Banco para poder cobrar y luego pagarles. En sucesivos segmentos, el periódico Granma publicó las quejas de agraviados con la misma situación

En ocasiones, los presidentes de cooperativas junto a  los económicos se apropian de la suma adeudada. Se toman medidas y llega a las manos de la Fiscalía, pero lo más importante radica en pagar sin dilaciones al campesino. No burocratizar las gestiones para cobrar el dinero del sudor del agricultor.

La alta dirección de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) señaló en una nota de prensa, que en febrero de 2012 se realizó una verificación fiscal en la que se detectaron varios problemas por mala contratación.

Aunque el caso está en fase investigativa según la nota “Es imposible hacer el pago de inmediato. La única solución es que se apruebe en la Asamblea de la CCSF, mediante acuerdo, que en dependencia de sus ingresos vayan pagando poco a poco”, explicó.

El Código Civil Cubano establece las obligaciones y derechos de las partes cuando se suscriben contratos. La sentencia 91 de 2005 de la Sala de lo Económico del Tribunal Supremo consigna que ningún caso franquea la posibilidad legal de apartarse de los términos del contrato, que es ley entre las partes.

El incumplimiento contractual es hoy una tarea pendiente por los organismos estatales cubanos; aqueja a gran número de campesinos en la isla, que luego de trabajar de sol a sol, no tienen la seguridad de ser oportunamente remunerados. Ocurre todo lo contrario del titular de la nota publicada “Con el sudor del campesino no se juega”.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s