Ley Nacional y Ley Internacional. Conexión y Dependencia.

Lic. Argelio M. Guerra

En la historia del Derecho Internacional marcan una pauta los acuerdos de Westfalia de 1648, entre los que se establece, devenido desde entonces principio directivo para la comunidad internacional, el hecho de que los Estados son soberanos y al interior de sus territorios ejercen el poder supremo.

Si bien esto es así y la ley nacional del estado consagra este principio, no lo aísla de observar determinados principios imperativos que le vienen impuestos por un orden jurídico extranacional, esto es, la ley internacional.

Para explicar el alcance y contenido de la relación entre ley nacional y ley internacional se han establecido varias teorías en sus diferentes gradaciones (la monista, dualista, monista radical, moderada), lo que supone que para unos el derecho interno y el derecho internacional integran un solo ordenamiento jurídico siendo dos ramas de un mismo sistema jurídico, mientras que para otros el derecho internacional y el derecho interno son dos sistemas independientes con ámbitos territoriales de aplicación diferente.

Sea cual fuere la posición adoptada, la primacía del Derecho Internacional no se afecta por el tipo de sistema constitucional establecido por el Estado, ya sea en lo referido a la aplicación de las normas de la ley internacional  al interior del Estado, como en cuanto a la solución de los conflictos entre la ley nacional y la ley internacional, puesto que dicha primacía surge por el hecho de que el Estado queda obligado por el Derecho Internacional.

Un conflicto surgido entre normas del Derecho Internacional y la ley interna, ventilado ante la jurisdicción de un tribunal internacional, se resolverá sobre la base de la supremacía del Derecho Internacional. Ahora, cuando dicho conflicto entre leyes surgido en el ámbito del derecho interno no se resuelva de la misma manera existirá una violación del Derecho Internacional, trayendo consigo la responsabilidad del Estado y las mismas consecuencias que cualquier otro acto ilegal. De tal manera que en cualquiera de los dos casos se afirma la primacía del Derecho Internacional.

 

About these ads

Un pensamiento en “Ley Nacional y Ley Internacional. Conexión y Dependencia.

  1. Enjundioso artículo que pone el dedo en la enorme llaga que afligirá al castrofascismo después de su muerte natural. Quienes han sustentado con su obediencia contumaz a la dictadura personalista y familiar con caracter de monarquía sin corona, se verán enfrentados a los tribunales nacionales e internacionales, si logran escapar. Siendo Cuba uno de los suscriptores, aunque no obediente, de la Declaración juniversal de los Derechos Humanos de la ONU, y de otros acuerdos dirigidos a restablecer o instaurar el Estado de Derecho en Cuba, como el Derecho de gentes. Vale mencionar las convenciones en cuanto al trato de los prisioneros de guerra. No olvidemos que el Estado castrista declaró ya en 1961 el Estado de Guerra en contra de Estados Unidos y que ha denunciado como mercenarios al servicio del imperio americano a todo aquel que ha reclamado sus derechos. Pues en sus mismos pieces se tropezará el castrofascismo, ya que de ser aceptada esa tesis, Cuba se ha hecho merecedora del repudio mundial por sus contínuas vioaciones de las convenciones de Ginebra sobre prisioneros de guerra. En otras palabras, será posible encausar ante el Tribunal Internacional de la Haya a todo aquel que haya tenido mando político, policial o militar en Cuba desde 1959. ¿Qué mentiras inventarán entonces? ¿Que no eran prisioneros de guerra en tanto que supuestos “mercenarios”, sino que era descontentos con el sistema socialfascista? No olvidemos las argumentaciones del dictator serbio Milosovic, genocida de la Guerra socialista de la ex Yugoslavia, quien ha asegurado que nada de su proceder en esa guerra por la hegemonía serbia, era una guerra de agresión, sino autodefensa del sistema que se quebró en mil pedazos. Pero, tales argumentaciones nunca valdrán el papel en que van a ser escritas, ya que Cuba nunca fue invadida por nadie, por el contrario invadió a un centenar de otras repúblicas en su afán servil ante el imperialismo ruso, que nunca soviético = gobierno de comités. ¿Habrá algún agujero en donde se pudieran esconder los esbirros de un sistema obsoleto, caduco y cavernícoila?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s