Confianza

Wilfredo Vallín Almeida

El primero de octubre de 2012, hace apenas unos días, la Asociación Jurídica Cubana (AJC)  cumplió cuatro años.

En los aniversarios, los seres humanos acostumbramos pasar balance a lo ocurrido en el período.  Se analizan  los proyectos iniciales, las dificultades, los resultados, en fin,  la correspondencia que existe (o no) entre los planteamientos de partida y la realidad final.

Han sido muchas las experiencias y los problemas, pero lo cierto es que ya no somos, y nunca volveremos a ser, los cuatro abogados que en su día se sentaron en torno a una mesa y discutieron el nombre que darían a la naciente organización.

Resulta emocionante recordar también cómo  se discutieron los propósitos que tendría AJC y cómo decidimos  -previsoramente-  incluir como uno de ellos  los Pactos de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU.

Creo que otra decisión correcta desde el inicio lo fue lograr, por las vías legal y administrativa, que la ley nacional admite, el reconocimiento de nuestra organización de  abogados con libre decisión sobre su actuar y su responsabilidad social.

Desde su inicio, no obstante, hemos chocado reiteradamente con las autoridades.

Esos choques han sido, entre otros:

  • Impedirnos cursos elementales de derecho para la ciudadanía (a pesar que llegamos a proponer  hacerlos en coordinación con los Comités de Defensa de la Revolución).
  • Realizar a puertas cerradas la vista de nuestro caso en el Tribunal Supremo sin explicarnos las razones legales.
  • Colocar documentos en nuestro expediente administrativo sin informarnos ni darnos la posibilidad de hacer los descargos a los que tenemos derecho.

No obstante lo anterior, y más que no vamos a agregar aquí; otros resultados, que no implican a las autoridades  nos hacen tener la convicción de la utilidad de nuestra labor.  Algunos  ejemplos son:

  • Los centenares de casos de ciudadanos que hemos ayudado y que obran en nuestros archivos.
  • Las filiales que, a pesar de todo tipo de presiones, se han establecido en distintas localidades del país,
  • El ascenso de visitas a nuestro  blog que fue cero en sus inicios, hasta las más de cien mil con que terminaremos  este  mes.
  • La acogida de nuestros materiales de educación jurídica a la población, que se nos solicitan en una cantidad que supera con mucho nuestras posibilidades.
  • as respuestas del Ministerio de Justicia en nuestro  proceso de legalización, que no se refieren para nada a la ley 54, Ley de Asociaciones lo que demuestra carencia de argumentos jurídicamente válidos para tratar este asunto.
  • El número creciente de letrados que pide su ingreso en AJC, mucho mayor si se nos reconociera como  ONG.

Y así pudiera continuar con muchos otros ejemplos.

A todo los que nos han leído hasta aquí (tenemos más de mil entradas al Blog desde dentro de Cuba, con todas las dificultades de conectividad que los cubanos tenemos), a los que se han instruido con nuestros cursos y a los que acuden a nosotros por ayuda, confiados en que la recibirán,  en serio y sin mediar pago, muchas gracias por esa actitud tan bonita  que no defraudaremos, y que se llama CONFIANZA.

 

About these ads

4 pensamientos en “Confianza

  1. Desde qué empeze a leerlos me he convertido en una asidua visitante y comentarista de vuestro blog. Som muchos los factores que me motivan a seguirlos pero creo que los principales son saber los elementos de las leyes castristas, como el mismo gobierno las incumple violando los derechos de los ciudadanos y la labor de ustedes como asociación por hacer valer esos derechos que el sistema les inculca.
    Los felicito y ánimo a continuar.

  2. En el actual clima de creciente frustración donde abunda el desempleo entre la juventud, la falta de agua potable, creciente falta de higiene, gran escasez de viviendas y una Policía Nacional Revolucionaria que se entrega a la violencia desmedida, hace muchísima falta que se multiplique por mil la Asociación Jurídica Cubana (AJC)

  3. Querido licenciado Vallín: la CONFIANZA no se regala ni es regalada, SE GANA. y eso es precisamente lo que ha sucedido con ese pequeño grupo de abogados que se sentaron a una mesa hace cuatro años para constituirse en AJC. En estos cuatro años que les he seguido a diario me ha quedado la certeza que El Derecho os ampara. ¿Cuál Derecho? El de gentes, los Derechos Humanos, el Estado de Derecho, el Derecho igualitario y justo, que debiera ser la bandera de todos los cubanos. Vaticino en la misma medida que la enfermedad va irremediablemente minando a ese monstruo construído en nombre del marxismo-leninismo en Cuba, que la AJC crecerá, seguirá ganando prestigio nacional e internacional y al final del oscuro tunel de la historia de 53 años en Cuba, brillará ante todos como el adalid de EL DERECHO. Felicitaciones por estos cuatro años bien cumplido, a pesar de tantas persecusiones, contrarevolucionarismo y estupidez oficialista.

    FEDERACION MUNDIAL POR LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s