Las Disposiciones Preliminares: un mal comienzo

Wilfredo Vallín Almeida,

En el Código Penal cubano, en el Título I, Disposiciones Preliminares, artículo 1.1., leemos:

   Este Código tiene como objetivos:

-          proteger a la sociedad, a las personas, al orden social, económico y político y al régimen estatal;

-          salvaguardar la propiedad reconocida en la Constitución y las leyes;

-          promover la cabal observancia de los derechos y deberes de los ciudadanos;

-          contribuir a formar en todos los ciudadanos la conciencia del respeto a la legalidad socialista, del cumplimiento de los deberes y de la correcta observancia de las normas de convivencia socialista.

Tratemos de analizar, aunque sea someramente, los objetivos que el actual código penal se plantea, empezando por el primero de ellos: proteger a la sociedad, a las personas, al orden social, económico y político y al régimen estatal.

Este primer objetivo comienza diciendo proteger a la sociedad, a las personas…en ese orden. O sea, que primero está la sociedad, solamente después, las personas. Demos, no obstante, un breve recorrido por la Historia.

El individuo, la persona, es primero que el surgimiento de la civitas que no es sino una creación del hombre. Todos los que se han ocupado de la aparición del ser humano sobre la tierra coinciden en que el homo sapiens antecede a la creación de la sociedad.

Por otra parte, esta formulación me recuerda a aquel controvertido filósofo francés tantas veces citado, Juan Jacobo Rousseau,  que tras su formulación de lo que él llamo la voluntad general, muchos vieron la intención de desconocer a todo el que piense distinto, o discrepe, o pertenezca a una minoría, o se salga del comportamiento mayoritario…que puede lograrse de muchas formas.

Dicho con otras palabras, dado que es fácil argüir que los derechos de todos están primero que los de unos pocos, la reducción de esos pocos, con argumentos discutibles o no (o con la fuerza) puede justificarse con facilidad, sobre todo si lo que sigue después es(proteger)  al orden social, económico y político y al régimen estatal.

No debe sorprendernos para nada esta formulación pues ya Vladimir Ilich Ulianov nos había legado que “el derecho no es sino la expresión concentrada de la política” y la expresión del código penal que nos ocupa lo que hace es mostrarnos precisamente eso.

Es interesante contrastar este artículo con el mismo título y artículo de otro código, por ejemplo, el de la hermana república latinoamericana de Colombia. Este reza:

   Título I, artículo I: Dignidad Humana.  “El Derecho Penal tendrá como fundamento el respeto a la dignidad humana”.

Y si de lo que se trata es de la importancia que para nosotros tienen los derechos y las libertades individuales refrendados por los Pactos de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, entonces las Disposiciones Preliminares del Código Penal cubano son – en cuanto a esos derechos y libertades y en mi opinión-, un mal comienzo.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s