Cuando la legalidad es violada


Lic. Wilfredo Vallín Almeida

Prácticamente en todos los países del mundo existe un orden legal. Este pude ser más o menos garantizador de la vida y tranquilidad ciudadanas, puede estar más o menos cerca del ideal jurídico que el Derecho Natural establece o puede estar lejos de esa meta, pero lo cierto es que, con más o menos imperfecciones, existe, se observa por los ciudadanos, y se hace cumplir por las autoridades.

El derecho, cuando se observa por todos, contribuye de modo manifiesto a la estabilidad social, al desarrollo, a la educación y el orden ciudadanos. Aquí resulta en extremo importante la atención que las autoridades den a la observancia del orden por ellos mismos establecido.

Pero para los cubanos, el derecho, como deber y obligación de todos, nunca ha sido tal. Desde los inicios de la República, los intentos y la consumación de violaciones de la legalidad y de la misma Constitución matizaron muchas veces la época republicana.

La promesa del restablecimiento de la Constitución de 1940 quedó en eso: promesa. Se gobernó durante más de 15 años por decreto y bajo la premisa de que una revolución es fuente de derecho, con lo que no discrepamos. Otra cosa es cuando se aprueba la Constitución por la mayoría de la población. Aquí empiezan las contradicciones legales.

Cuando se aprueba una Constitución, ésta se torna la fuente de derecho por excelencia y todo el orden legal no puede contradecirla. Insistir en que “la constitución es hija de la Revolución y no su madre”, es defender el derecho de los hacedores de esa revolución a estar por encima de la Ley. El primer problema –quizás el más grave– está en que sus redactores, aún cuando promulgan que “todos los ciudadanos son iguales ante la ley”, se ponen, ellos mismos fuera de esa categoría cuando establecen en la Ley de Procedimiento Penal (que no debería contravenir los dictados constitucionales), que “para ellos ser juzgados, hay que pedir permiso… a ellos mismos” (artículos 385, al 392 de la LPP).

Otro ejemplo de lo que decimos, puede verse en el Art.63 de la Constitución de la República:”Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley”.

El anterior artículo es violado en innumerables ocasiones por las autoridades del país que han dejado sin respuesta incluso acusaciones de asesinato masivo, como fue el caso de tres ciudadanos en una carta a la Fiscalía General de la República donde acusaban a los autores del hundimiento del remolcador 13 de Marzo en las afueras de la bahía de La Habana, sin que la destinataria de esa misiva, respondiera ante un caso de tanta repercusión.

En mi opinión, una de las causas más importantes de la debacle doméstica que observamos a nuestro alrededor es precisamente la no observancia por parte de las autoridades de los preceptos legales vigentes y supuestamente garantizados a todos los ciudadanos por la Constitución del país.

Por otra parte, ¿por qué no se han explicado públicamente a los cubanos el contenido de los Pactos de los Derechos Civiles y Políticos y del Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas que el gobierno cubano firmara? ¿Por qué no han sido ratificados?, ¿Fueron sólo una maniobra diversionista?

Sin embargo, una pregunta parece desprenderse de todo lo anterior y pudiera ser la explicación de lo que acontece: ¿Es ya incapaz el estado socialista de mantener el orden legal que él mismo estableció porque la corrupción generada es de tal magnitud que su propia estructura de gobierno no la cumple?

La policía (pero sobre todo la policía política) no tienen en cuenta lo establecido por las leyes del país y eso es entendible: llevan 50 años sin prestarles la más mínima atención Con ellos no se puede hablar de la legalidad pues más de una vez nos han respondido que “la ley son ellos”. Pero, en las estructuras gubernamentales, a otro nivel bastante por encima de la población, es evidente que tampoco se observa la ley. ¿No es precisamente eso lo que señala Raúl Castro?

El General de Ejército tiene entre sus manos una herencia indeseable, una tarea de muy difícil solución para quien, como él, tuvo que ver de cerca con el actual estado de cosas. Ojalá por el bien del país, pudiera sacar el país adelante, aunque los hechos me crean muchas dudas de sus posibilidades.

De cualquier manera, lo dejaremos con una recomendación del Maestro, que pudiera serle útil: Viene bien que quién ejerza el poder sepa que lo tiene por merced y por encargo de su pueblo, como una honra que se le tributa y no como de un derecho de que goza.

 

About these ads

2 pensamientos en “Cuando la legalidad es violada

  1. Esto si es preocupante, porque los niveles de corrupcion continuan cuesta arriba y de agravarse la situacion actual, lo proximo ;desaparecidos?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s