Respeto e irrespeto

Wilfredo Vallín Almeida

Mientras pensaba el tema para este artículo, vinieron a mi mente recuerdos de mis estudios en tercero y cuarto grados en una escuela pública de mi barrio, ubicado en una zona marginal de la periferia de La Habana.

Ambas cosas, mi barrio y mi escuelita, las evoco con mucho cariño. De esta última recuerdo con nostalgia a mis compañeros de aula, pero sobre todo a mis profesores Guarino, en tercero, y Ana Teresa en cuarto grado.

Las primeras historias documentadas sobre ese gigante cubano que se llama José Martí las escuché de ellos. Conocí que ver un crimen en calma es cometerlo, que la palabra se ha hecho para decir la verdad y no para encubrirla y que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

Por ellos también supe que otro abogado -al que llamaban el Benemérito de las Américas- había dicho que el respeto al derecho ajeno es la paz.

Y lo que estamos viendo hoy en nuestra amada y sufrida Cuba es la negación de todo eso. Prácticamente no transcurre un día sin que un evento de pesadilla nos perturbe la paz que todos deberíamos disfrutar.

De nada parecen valer las palabras del presidente de la nación en reclamo del cumplimiento de la ley. Simplemente nadie parece hacer caso ni de él ni de sus leyes.

Por otra parte, hemos escuchado voces que parecen provenir desde los centros del poder en el sentido de que los actuales opositores cubanos pudieran estar buscando con su actitud una intervención militar humanitaria en el país para lograr desembarazarse del actual régimen.

Hasta donde conozco, esos opositores son pacíficos. Nunca he escuchado que hayan puesto una bomba en un cine o llevado a cabo un atentado contra ninguna figura del gobierno.

Se les han ocupado libros, la Declaración Universal de Derechos Humanos, notas de prensa, criterios sobre la situación del país, nunca granadas ni metralletas.

Hasta donde he oído, no son ellos los responsables de la muerte de los ingresados en el Hospital Psiquiátrico de La Habana en fecha aún reciente.

Hasta lo que a mí ha llegado, no tendrán que responder por la muerte del joven que, hace apenas unas semanas llegó a Madrid muerto en el tren de aterrizaje de un avión.

Tampoco fueron los que dispararon contra un niño subido sobre un árbol en el barrio del Calvario (qué casualidad de nombre) por el grave delito de robar unas frutas, causándole la muerte.

No fueron ellos los que le dijeron a un ciudadano en Pinar del Río que no le devolverían las pertenecías que le habían sido ocupadas, sin que mediara disposición de tribunal competente, en absoluta y total ignorancia de lo que las leyes del país establecen al efecto y sin que nadie sepa a donde van a parar esas cosas.

No he escuchado aun que hayan sido opositores los que machetearan a un ciudadano hace apenas unos días en la zona más oriental del país pudiendo resultar que ahora el gravemente herido pudiera ser encausado… por haber sido víctima de un ataque.

Y, ponga el Salvador su mano para evitarlo, lo que estamos viendo es un recrudecimiento de ese abominable actuar contra los ciudadanos que no conducirá a nada bueno.

Si la situación de este ya triste país continúa deteriorándose, en efecto pudiera ocurrir cualquier cosa: así lo alerta el párrafo 3 del Preámbulo de la Declaración Universal, así lo indica el más elemental; sentido común.

Pero, si los que tienen la posibilidad -por tener el poder-, no detienen este estado de cosas de manera categórica y el país se despeña hacia una tercera intervención extranjera en su historia, la culpa será de aquellos que fueron incapaces de imponer el respeto en el seno de la población y que se irrespetaron a sí mismos al ignorar sus leyes.

 

vallinwilfredo@yahoo.com

About these ads

4 pensamientos en “Respeto e irrespeto

  1. Y después hablan aquí en los Estados Unidos de acercamiento a Cuba ¿Para qué? ¿ Para perder todos los derechos y libertades de que disfrutamos en el extranjero?

  2. Queridísimo licenciado Vallín. Me llenan de congoja sus palabras ya que demuestran que el curso de los acontecimientos en Cuba van de mal en peor. Su reclamo que quienes crean, conforman y deben hacer respetar las leyes dando ejemplo ellos mismos, siendo justo en un 100%, es como arar en el mar. ¿Por qué? Simplemente porque las trasgresiones de las leyes cubanas vigentes ES PARTE del sistema. No las desobedecen por ignorancia ni por decidia. No las pasan por alto y crean nuevas según el caso, porque son delincuentes al tenor de esas leyes, sino porque sin ese trogloditismo no existiría el sistema castrista, que nunca socialista ni menos comunista. Pedirle respeto de sus mismas leyes y Constitución es pedirle pera al olmo. Esa Carta magna y leyes vigentes las escribieron para el consumo externo. Para hacernos creer que en Cuba impera un Estado de Derecho. Para engañarnos a los extranjeros con el cuento que en Cuba impera la ley y respeto de los Derechos humanos. Para ponerle caras de buenos a la Comisión de Derechos de Humanos de la ONU y a la correspondiente de la Unión Europea. Todo eso es falso de falsedad absoluta, no porque usted no dé a entender, sino porque por todos los conductos que me informan de la situación de las trasgresiones a las leyes en Cuba que a diario me llegan, reiteran exactamente lo mismo: NADIE RESPETA LEY ALGUNA EN CUBA: Cuando mi ex amigo Raúl Castro pide el cumplimiento de las leyes, es para engañar a los bobos que todavía creen que la mal llamada Revolución cubana fue algo positivo para los cubanos y ejemplo para el III mundo. Nada de eso es cierto, y con ese cerro de mentiras serán enterrados por la Historia como el capítulo más nefasto, tenebroso, criminal, genocida y degenerado de la Historia de un pueblo que se merecería y merece no sólo respeto en razón de seres humanos, sino que también un puesto importante en la Historia de esa Latinoamérica tan castigada por el presidencialismo, que no es otra cosa que caudillismo cavernícola. Y para peor, producto del gansterismo político.

    Carlos Medina de Rebolledo
    Ex comunista, ahora hombre libre

    http://www.ipanews.co.uk

  3. Pingback: Jeanie Dancel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s