La prohibición de la Reformatio in peius en nuestro contexto jurídico.

Lic. Miguel Iturria

Uno de los presupuestos del derecho a la defensa en el proceso penal, es la facultad que le corresponde a todo acusado de establecer recursos o impugnar las resoluciones que contra él se dicten. Esta garantía procesal, para que sea efectiva, debe complementarse con el Principio de Prohibición de la Reformatio in Peius, o sea, la imposibilidad de los tribunales, al conocer el recurso, de modificar la decisión adoptada agravando la situación procesal del recurrente.

El Principio de Prohibición de la Reformatio in Peius, obedece a la máxima de que no puede derivarse un perjuicio a quien, como expresión de la autodeterminación de su voluntad, decide hacer uso del medio de impugnación dispuesto para intentar mejorar su estatus en el proceso. Es necesario que quien recurra lo haga con seguridad jurídica, sin temor. Lo contrario desnaturaliza la esencia misma del recurso, que es gozar de una segunda oportunidad por parte del acusado.

Este principio, tan importante, no se encuentra expresamente regulado en ningún precepto de nuestra Ley de Procedimiento Penal. Su contenido se encuentra orientado al sistema judicial, a través de la Instrucción No. 63 de 11 de mayo de 1977 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular donde se expone que aún cuando no se encuentra regulado en la LPP, debe entenderse que rige también a los procesos de este cuerpo legal, ya que es consustancial a la naturaleza misma de todo recurso, que se utilice en interés y nunca en perjuicio de quien hace uso de él.

A la disposición aludida se opone en parte la Instrucción del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular No. 107 de 15 de marzo 1983 que instruye a los Tribunales Provinciales Populares que cuando conozcan la apelación de un delito que entiendan de su competencia, y que fue indebidamente juzgado por un Tribunal Municipal Popular, se trasladarán las actuaciones al fiscal para que emita su criterio, anulará las actuaciones y remitirá nuevamente éstas al fiscal para que formule la imputación correspondiente.

Esta última Instrucción, constituye una violación al principio de prohibición de la Reformatio In peius cuando el único recurrente haya sido el acusado; pues se deriva un perjuicio en su contra como consecuencia de un derecho concedido por Ley del cual este hace uso de acuerdo a la determinación de su voluntad, contradiciendo la esencia misma de todo recurso. Si bien es cierto que esta disposición tiene por propósito enmendar un error de procedimiento, este error no se hubiera conocido si el sancionado no hubiera hecho uso de su derecho a recurrir.

En la práctica ha sucedido que cuando el recurso de Casación es establecido por el acusado, el Tribunal Supremo ha anulado y retrotraído las actuaciones al trámite de Investigaciones, Calificaciones, Juicio oral, o Votación y Sentencia, por Quebrantamiento de Forma, la nueva resolución ha resultado perjudicial al recurrente en relación a la primera. Todo ello debido a no estar regulado expresamente en la Ley de Trámites este imprescindible principio procesal que sin dudas, es una de las garantías esenciales que coadyuvan a ejercer adecuadamente el derecho a la defensa en el proceso penal.

About these ads

4 pensamientos en “La prohibición de la Reformatio in peius en nuestro contexto jurídico.

  1. Querido Lic. Miguel Iturria: Me parece excelente esta información que nos entrega a los Amigos de la AJC. Pero, no crea que estas aberrantes prácticas de retrotraer las diligencias a sus inicios en perjuicio del acusado han sido exclusivas del sistema de Derecho-izquierdo cubano. Es verdad. Recuerdo casos que he leído del Derecho procesal soviético, del cual sin lugar a dudas ha sido copiada esa práctica. Y no me refiero al uso stalinista, donde se aplicó a destajo e indiscriminadamente, ya que miles de víctimas de este sistema fueron los mismos comunistas desafectos a Stalin. En efecto, hasta la era Gorbachov y su Pereztroika, siguió en uso y por supuesto era una de las piedras en que se tropezó el sistema hasta darse con los dientes en el suelo. Lo que resultaría muy importante para nosotros, es si al entregar información tan valiosa como la anterior, se mencionase qué piensan los juristas del Estado, de las Facultades de Leyes o “Derecho”, los estudiantes y afectados. Sé que pudiera ser demasiado trabajo, pero documentar testimonialmente los casos más flagrantes, sumaría puntos en favor de la AJC poniéndola en la vanguardia de la lucha por el Estado de Derecho en Cuba.
    Gracias por la información y un gran abrazo fraternal por las libertades para el pueblo cubano.

    Prof. Carlos Medina de Rebolledo
    http://www.ipanews.co.uk

  2. Muy bien lic me encanta su aporte sobre lo que es el principio esto considero que es un respaldo enorme al articulo doce de la cn en mi caso de El Salvador muy buen aporte!!!!

  3. Lic. Miguel Iturria

    Principio de Prohibición de la Reformatio in Peius,

    El Principio de Prohibición de la Reformatio in Peius,
    obedece a la máxima de que no puede derivarse un perjuicio
    a quien, como expresión de la autodeterminación de su voluntad,
    decide hacer uso del medio de impugnación dispuesto para intentar
    mejorar su estatus en el proceso. Es necesario que quien recurra
    lo haga con seguridad jurídica, sin temor. Lo contrario desnaturaliza
    la esencia misma del recurso, que es gozar de una segunda oportunidad
    por parte del acusado.

    Lic. Miguel Iturria, el Principio de Prohibición de la Reformatio in Peius,
    No seria necesario, si el Poder Judicial, fuera de Hecho y Derecho, separado
    de los restantes poderes del Estado, y algo impresindible, que nadies estuviera
    por encima de la ley.
    Cuando los Jueces esten sugetos a recibier el mismo castigo que imponen, al jusgar
    un inocentes, y los expedientes esten siempre abiertos para futuras revisiones, y el
    que descubra que hubo, un fallo indevido pueda llevar ante la propia justicia al juez
    que jusgo a un inoocente, entonce solo entonces habra justicia.

    Sabe porque los muertos no gozar de una segunda oportunidad, porque los jueces estan por
    encima de la ley.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s