La certificación del MinJus

Wilfredo Vallín Almeida

Al fin, luego de 2 años y 2 meses, la Asociación Jurídica Cubana (AJC)  recibió el certificado  que nos llevó a una insospechada (e indeseada) marcha hasta el Tribunal Supremo de la nación.

Como es nuestra costumbre, y dado que no tenemos nada que esconder, ese documento, tal y como nos fuera entregado en la sede del registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, es posible leerlo en las pestañas  superiores de nuestro blog.

El que suscribe fue atendido con una amabilidad que ojalá se aplicara  a cuanto cubano acude a ese Ministerio en cualquier gestión y por el solo hecho de ser cubano.

Y ahora, al tema que nos ocupa, el análisis del certificado que nos diera el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia.

Como conocen nuestros lectores, la Asociación Jurídica Cubana acudió al Registro de Asociaciones el Ministerio de Justicia solicitándole una certificación en que debían reflejarse dos cuestiones:

a)      Si existía o no en el país otra  asociación con nuestro nombre.

b)      Si los objetivos (propósitos) de nuestra organización coincidían con los de otras ONG ya existentes.

Según puede verse en la copia del documento que obra en este blog, las respuestas fueron:

a)      No existe en el país ninguna otra organización con ese nombre.

b)      Se hace una relación de las ocupaciones de la Unión de Juristas de Cuba y de la Organización de Bufetes Colectivos con la suposición de que la AJC pudiera duplicar con sus propósitos,  actividades ya abarcadas por estas organizaciones.

A fuer de sinceros, debemos decir que estamos muy complacidos con esa respuesta del Ministerio de Justicia.

En primer lugar porque, al igual que el Tribunal Supremo Popular reconoció nuestro derecho a asociarnos, ahora ese Ministerio reconoce que no hay otra organización de abogados con ese nombre en nuestro país.

En segundo lugar, porque al referirse a las actividades que desarrollan la Unión de Juristas de Cuba y la Organización de Bufetes Colectivos y dárnosla por escrito, sin mencionar las actividades que nosotros desarrollamos y que son de perfecto conocimiento de las autoridades, nos brinda la oportunidad de demostrar, en el momento correspondiente, que no existe duplicidad de propósito alguna entre la AJC y esas dependencias estatales.

No se me escapa  que para aquellos acostumbrados a hacer de la ley letra muerta y a campear “por su respeto”; la posibilidad de la existencia de una ONG de abogados independientes que reclame la aplicación pareja de la ley a todos en igualdad ante ella, no es una buena noticia.

No puede serlo tampoco para otros que, ignorando los sufrimientos y penurias de nuestro pueblo hacen de su profesión y posición de letrados, pedestal para obtener beneficios personales, fuera de su salario, ayudando a los que pueden pagar y dejando a la inmensa mayoría de los necesitados de dirección letrada en la indefensión más absoluta.

No puedo menos que sentir pena por aquellos colegas que han olvidado la frase del Maestro:

    En un mero soldado la rapiña puede ser natural, pero todo atentado contra el derecho, en tierra propia o ajena, es crimen en un hombre de pensamiento.

 

About these ads

10 pensamientos en “La certificación del MinJus

  1. me gusta esto,,lentos ,pero aplastantes,realmente estoy muy de acuerdo en que esto no va ha gustar ha muchos corruptos que se hacen los correctos! jaja!!

  2. Que gran noticia, ojala que el gobierno acabara de entender que la epoca de que hacian y deshacian se les esta acabando so pena de iniciarse en el pais hechos violentos…..
    Felicidades sinceros por esta victoria Dr Vallin y demas miembros de la AJC

  3. QUERIDOS CUBANOS DEMÓCRATAS: tened confianza, tened tesón y seguid adelante. !A las calles cubanos reclamando libertad, pan y Derechos humanos! La Historia está con vosotros y con el progreso de Cuba que pronto abandonará esa oscura caverna del fascismo mal llamado comunismo castrista. No lo digo, pequeño pensador que soy, lo dice el grandísimo ideólogo alemán de Alemania comunista Heinz Dieterich, amigo y consejero de los dos Castrosaurios y del aspirante a Stalin Hugo Chávez. Dieterich ha escrito recientemente los epitafios de Raúl Castro y de Chávez. Al primero le carga la responsabilidad de salvar los últimos trastos, aunque en su “análisis” olvida que este tiranosaurio tiene ya 80 años y que la senilidad galopa como piojos por su cabeza. Al segundo le acusa de traición a la revolución del socialismo de los 21 idiotas. Como buen alemán Dieterich quiere la guerra civil para los venezolanos. (Habrían disponibles millones de hígados y riñones para vendérselos a las clínicas alemanas.) He aquí el primer artículo. El segundo se encuentra en http://informe21.com/heinz-dieterich y otros.
    Un saludo esperanzado de Carlos Medina de Rebolledo y felicitaciones porque usted querido licenciado Vallín ya ha comenzado a probar las mieles del triunfo.
    ====================================================================
    1. La Revolución post-castrista de Raúl Castro
    Por Heinz Dieterich (para leer entrelíneas)

    Raúl Castro está llevando a cabo una nueva Revolución en Cuba. Ésta puede tener diferentes nombres: post-soviética, post-castrista (fidelista) o post-Stalin. El hecho es que se trata de la revolución más profunda que Karl Marx contemplaba: la sustitución de un modo de producción por otro.
    Bajo la conducción de Fidel, la vida económica en la isla se regía durante medio siglo por el modo de producción soviético, es decir, la planificación centralizada protosocialista. El modelo de transición que Raúl pretende instalar descansa doctrinariamente sobre Oliver Cromwell y Friedrich List, e históricamente sobre las experiencias de China, Singapur y la Nueva Política Económica (NEP) de Lenin. Es un modelo de transición binario. Solo puede tener dos desenlaces: el capitalismo salvaje o el Socialismo del Siglo XXI.
    2. Raúl Castro, Mikhail Gorbachev y Deng Hsiao Ping
    Raúl Castro tiene que resolver la tarea que la historia le planteó al Partido Comunista de la URSS (PCUS) y al Partido Comunista de China (PCCh): superar el agotado modelo stalinista del Socialismo del Siglo XX. La falla del PCUS de resolver la tarea mediante la perestroika y glasnost, llevó a la destrucción de la Unión Soviética. La elite burocrática del Partido (Gorbachev, Yeltsin), educada y formada (sic) bajo el régimen del PCUS stalinista,destruyó el Socialismo del Siglo XX.
    El Partido Comunista de China evitó ese fin mediante la política de “apertura y reforma” (1978), conducida por el veterano de la Larga Marcha, Deng Hsiao Ping. Sobre la base de los grandes logros del periodo de Mao Tse Tung, ese modelo de transición ha sido muy exitoso. Combina elementos del sistema soviético de planificación protosocialista y del monopolio de poder político unipartidista, con mecanismos económicos del capitalismo. El resultado es una configuración de dualidad de poderes, que es dinámica e inestable. Se trata de poderes antagónicos temporalmente obligados a coexistir en una fase de acumulación de fuerzas. Como en Cuba, no se sabe el desenlace final de esta transición. Pero, a diferencia de Moscú, el modelo evitó el estrepitoso colapso del sistema y le proporcionó al Partido Comunista una moratoria histórica.
    3. Raúl en el papel de Deng Hsiao Ping
    Raúl Castro se encuentra, quiera o no, en el papel histórico de Deng Tsiao Ping, de tener que superar la crisis terminal del modo de producción soviético, so pena de colapso de la Revolución. No cabe duda, que Raúl es el único en la isla que puede realizar esa tarea. Es un revolucionario y comunista que tiene la audacia y el pragmatismo necesarios para salir de la dramática situación de precolapso del sistema. Y es el único que tiene suficiente poder para reemplazar el modo de producción soviético. Pese al idílico discurso oficial sobre reformas y profundización del socialismo, la verdad cubana es clara y excluyente: O es Raúl Castro, o es un Gorbachevcon apellido cubano.
    4. Una tarea sobrehumana
    La tarea de Raúl es extremadamente difícil. Tiene un sistema económico cuya escasa productividad del trabajo y la agresión gringa lo han hecho inviable. Tiene como instrumento de cambio a un Partido Comunista, cuyo estancamiento evolutivo de los últimos treinta años—caracterizado por el “dogma”, las “consignas vacías”, el “reunionismo”, el “amiguismo” y la “mentalidad de inercia” (Raúl, VI Congreso PCC)—lo ha convertido de una vanguardia en una burocracia ineficiente y oportunista.
    El PCCactúa en un vacío ideológico. Está agotado su discurso del Socialismo (del Siglo XX) y del Hombre Nuevo, y su dogmatismo le ha impedido asumir el Nuevo Proyecto Histórico del Socialismo del Siglo XXI, con la economía de equivalencias y la democracia participativa, que es la Fase Superior del Socialismo. Con el retiro de Fidel Cuba ha perdido su papel protagónico en la política internacional y, no dispone de una generación de jovenes líderes revolucionarios, lo que es una “vergüenza”, según Raúl. Los límites de la alianza con China y la incertidumbre del futuro de Chávez, agravan el panorama.
    5. China decide el destino de la revolución de Raúl
    Todo lo que Raúl haga para superar el estancado modelo stalinista de la Isla y llegar a un socialismo contemporáneo, debe ser apoyado por los revolucionarios del mundo. Sin embargo, hay que dar ese apoyo sin tener ilusiones sobre el futuro. Es decir, hay que razonarlo dentro de las leyes de la evolución del sistema mundial. Al hacerlo, se vuelve evidente, que el futuro binario de Cuba se decidirá, a mediano plazo, en la lucha de clases en China. Si en la dualidad de poderes del modelo de transición chino se impone el capitalismo, entonces las leyes de evolución del capitalismo mundial no dejarán intacto un nicho ecológico para una pequeña isla socialista, a 90 millas del principal monstruo neofascista existente. Se cumpliría, en consecuencia, la eterna tragedia de los pequeños países y de los débiles, cuya única sobrevivencia posible es la adaptación al entorno dominante.
    6. Raúl Castro: el último baluarte de la Revolución cubana
    La transición que Raúl Castro trata de lograr es impuesta por el cambio de dos circunstancias: el colapso del Socialismo del Siglo XX y la involución del Partido Comunista de Cuba. Raúl Castro es la última esperanza de la Izquierda en esta revolución post soviética forzada. Su Revolución es, como decía uno de los fundadores del Socialismo del Siglo XXI, Arno Peters, en una formulación maravillosamente dialéctica, la ultima ratio de la evolución anti-capitalista cubana del presente. Por eso, el monstruo neofascista declara que no habrá trato con la Revolución Cubana, mientras estén los hermanos Castro.
    Si él falla, llegará la hora de los Gorbachev y Yeltzin tropicales.
    Heinz Dieterich en Kaos en la Red

  4. que gran avance para las fuerzas creyentes en la democracia representa este pequeño paso despues de mas de 50 años de total oscuridad en la aplicacion de la justicia en nuestro pais,que ya tengamos a quien dirigirnos para que nos asesoren sin mas afan que el cumplimiento de la ley dentro de nuestros derechos y deberes para con ella y la sociedad, sin mas imposiciones ideologicas que la igualdad de todos los hombres ante la ley, sean quienes fueran sin importar los cargo que desempeñen o que hubieran desempeñado, que todos tengamos que responder por nuestros actos y que se nos ofrezca la oportunidad dejar que la justicia demuestre nuestra culpa y no tener que demostrar nosotros nuestra inocencia.

    Animos señores,un pueblo con desconocimiento casi absoluto de sus derechos y deberes espera por vuestra labor,hacerle valer la ley de lo justo esta en sus manos,enseñele a los que la pisotean que ya no son impunes por el desconocimiento de los que son oprimidos,creo que estan abriendo el camino para que nuestra sociedad comience a transitar por la avenida del derecho y deje el oscuro atajo del estado de hecho en el que nos han sumerjido los satrapas.

  5. Sobran los blogs de gente sin talento y desinformados. Este me llama la atencion por lo centrado, estructurado y ben documentado. Sigan adelante, el pueblo de Cuba los necesita y mucho.
    Saludos y exitos.

  6. Pingback: Abogados independientes consiguen una respuesta sin precedentes del Ministerio de Justicia. «

  7. Pingback: Penúltimos Días

  8. Distinguido Sr. Vallín.

    Le felicito sinceramente a Vd. y a todos los asociados y colaboradores de la Asociación Jurídica Cubana (AJC) por el trámite de rigor conseguido. Al menos, en la forma, ya la AJC tiene el pre-requisito para postular su inscripción como Asociación en el Ministerio de Justicia de Cuba (MINJUS). Con lo cual, aclarada documentalmente que la terminología o denominación asociativa no la ostenta otra entidad ya creada por el gobierno, y, ahora, definidos por tanto que sus objetivos, funciones y estatutos no son iguales –y por ende distintivos y singulares– a los de otras asociaciones, no les queda más remedio a dicho Ministerio que, al actuar la AJC en el marco de la legalidad vigente, aprobar fehacientemente la inscripción de la Asociación con todos sus efectos legales pertinentes. A pesar de ser rocambolesca y engorrosa la legislación de asociaciones de Cuba (es esencialmente limitativa y excluyente), nadie puede negar el inmenso valor de estos juristas dentro de la Isla de actuar con la Ley, desde la Ley y a través de la Ley para que la AJC pueda hacer suyos derechos incuestionables no sólo respecto de los profesionales de dicha ciencia Jurídica, sino también, y no menos importante, extensivos a todos los ciudadanos de Cuba por lo que a ejemplo se refiere en su organigrama estatutario. El Derecho de Asociación es un pilar fundamental de los derechos humanos. Apoyar este reto de perseverancia y valentía jurídicas desde los valores y principios que preconiza la AJC –no sólo para sus asociados, repito, sino también para el interés general de los cubanos– es un acto de solidaridad de natural observancia al cual debemos adherirnos, es una pequeña muestra de lo que debe ser una nación que respete sus propias leyes; es uno de los precedentes más importantes de una entidad no gubernamental nacida en el seno de la sociedad civil dentro de la Isla que anhela el espacio propio e innegable de quien defiende un interés y un derecho del cual nadie debería ser privado en Cuba: el de asociarse libremente. Merecen ustedes nuestro más sincero respeto. Y les deseamos una exitosa andadura profesional con nuestros mejores deseos.

    Ernesto Gutiérrez Tamargo, Asociación Cubano-Española de Derecho ACED (fundada en Madrid, 1998, e inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones, Ministerio del Interior de España, núm. 163.657, https://sede.mir.gob.es/nfrontal/webasocia.html).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s