La ¨soberanía¨ contra el Soberano

Wilfredo Vallín Almeida

De la remota época feudal nos llega el concepto de soberanía.

Ella se entendió inicialmente como el poder total para actuar, sin que cupiera la presión sobre su depositario, de otro u otros poderes similares a los que no les era dado modificar, presionar o coaccionar al que lo poseía y que comenzó desde entonces a identificarse ya como el ¨soberano¨.

Con el tiempo, algunos soberanos fueron actuando, cada vez más, sin límites a esa actuación en los planos interior y exterior del país conforme lo entendieran pertinente y sin que sus decisiones pudieran ser recurridas por sus súbditos o por poderes también soberanos pero extranjeros.

Para su legitimación, los defensores de esta concepción dispusieron de una obra escrita que vino a dar sustento (nada menos que celestial) al derecho de los monarcas a gobernar como lo hicieron, a saber, Los Siete Libros de la República, del francés Juan Bodino en el que este expone lo que se conocería en la historia especialmente europea como ¨el derecho divino de los reyes¨.

Según los sostenedores de esta concepción los reyes lo eran porque el propio Creador les había entregado ese mandato y, por supuesto, los simples mortales estaban en el deber absoluto de obedecer a aquel a quien Dios había ungido como su representante en la tierra.

Esta argumentación tan habilidosa para el derecho a gobernar, si tenemos en cuenta la época y su carácter eminentemente religioso, fue haciendo paulatinamente que los monarcas se sintieran cada vez más fuera y por encima de la ley y de sus pueblos, llevando como colofón a Luis XIV a proclamar su célebre frase ¨el Estado soy Yo¨ con todo lo que ello implicaba.

Y lo que implicó para Francia primero (y todo el mundo después) fue que el pueblo cansado del derroche de sus gobernantes, de sus lujos insultantes a las carencias populares, de los descalabros económicos, de la falta de libertades individuales, de las arbitrariedades en la administración de justicia y mucho más, decidiera, tomando antecedentes en la Revolución de las 13 colonias de Norteamérica, proclamar cuáles eran en verdad los conceptos de soberanía y de soberano.

A partir de entonces, y ya para siempre, quedó claro que:

  • entre el pueblo y el gobierno existe un Contrato o Pacto Social;las constituciones son precisamente ese Pacto que pueblo y gobierno acuerdan,
  • que el pueblo puede cambiar la Constitución cuando le parezca conveniente,
  • que el gobierno es el representante del pueblo al que debe sometimiento y no al revés, pues tiene un poder que le ha sido delegado y es sólo su servidor,
  • que las leyes son tan obligatorias para los ciudadanos como para sus representantes.

Posteriormente, surgirían nuevos conceptos como el de crimen de lesa humanidad que es cuando los gobiernos pretenden usar la soberanía delegada en contra del Soberano que se la ha entregado y fuerzan entonces a sus pueblos a acudir al derecho de rebelión de que habla la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Hoy, increíblemente en pleno siglo XXI, vemos a gobernantes contemporáneos conducirse como verdaderos reyes feudales; como si sus países no fueran repúblicas sino monarquías absolutas por el tiempo que llevan gobernando y hasta hereditarias por cuanto el poder se traspasa a sus hijos directamente u otro miembro de sus familias.

Y lo peor de todo no es eso, sino la ¨soberanía¨ que reclaman incluso para asesinar a sus propios ciudadanos cuando protestan por miles en las calles contra estos reyes de nueva factura. Este es el bochornoso caso del Gadafi en Libia o de Mubarak en Egipto que se trata de apañar bajo consideraciones geopolíticas pero cuya realidad es la justificación del poder a todo trance.

Acudir al concepto de ¨soberanía¨ para acuñar disposiciones que van a ser utilizadas contra las libertades individuales de los ciudadanos en una época en que el mundo marcha hacia la integración futura a pasos agigantados no es sino corroborar aquella premonitoria frase del Más Grande de todos los cubanos:

Solo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades.

Los ejemplos de lo que ha ocurrido en la historia de la humanidad, y de lo que está corriendo en el mundo ahora mismo, debiera advertir a aquellos que creen en la eternidad de su poder y que son ellos -y no el pueblo- el verdadero Soberano.

vallinwilfredo@yahoo.com

About these ads

4 pensamientos en “La ¨soberanía¨ contra el Soberano

  1. Cuba es un estado feudal, propiedad personal de dos señores, amos de hombres y haciendas.

  2. Muy esclarecedor su artículo, para los que todavía creen en ese Dios divino que se hace llamar Castro y lo que pretende a toda costa y costo social es perpetuarse él y los suyos en el Poder

  3. Querido licenciado Vallín. Cuanta razón lleva usted en su Memoria histórica de los absolutismos. Pero, tengo que sumar datos por la primera muerte de un rey absolutista en la Europa moderna (ya que hay otros antecedentes similares y anteriores, pero en la historia escandinava).

    Me refiero a la ejecución de Charles I, rey de Inglaterra ordenada por Oliver Cromwell, (30 de enero 1649) héroe después del antiabsolutismo y a quien se le honra con una estatua al costado de Westminster, es decir el Parlamento británico.

    Como siempre sucede con los tiranos, Charles I – quien era católico – decidió gobernar sin el Parlamento, lo cual era un regresar a los reyes del primer periodo medieval, especialmente de los reyes visigodos de Iberia. Pero, el rey no había contado que para obtener la obediencia de los ciudadanos, se precisa de consenso y este era sólo posible legítimado con la anuencia del Parlamento, que él mismo había clausurado. (Si la Asamblea popular cubana tuviera un milímetro de dignidad, no aceptaría nunca el absolutismo castrofascista manipulador por el terror de los diputados.)
    Charles I necesitaba ahora del Parlamento para pedir recursos económicos. Se parece un poco a la situación cubana actual, ya que el generalote Raúl quiere que le secunden en su “profundización del socialismo”, que así denomina él ese salto al vacío a un capitalismo de Estado que no sabe a nada porque nace atado de pies y manos.
    La respuesta de Cromwell fue mandar a decapitar al rey tirano, como era tradición anglosajona, desde antes que abandonaran la Marca danesa y Anglia.
    Siendo así, que la Historia demuestra que nadie puede estar por encima del poder del pueblo, sólo cabe preguntar a militares, diputados y administradores si se sienten cómodos con ese absolutismo ya mencionado.
    Debo agregar que fue el diálogo detrás de las cortinas del poder el que concitó esfuerzos para impedir el absolutismo castrense de Pinochet en Chile. El mismo diálogo que, también entrecortinas, impidió que el castrismo empujara a la Guerra civil al pueblo de Chile. ¿No son buenos ejemplos de diálogo, versus absolutismo?

  4. Desde cuando las revoluciones son democraticas? En este articulo le esta hablando usted a los europeos? No es sobre Cuba verdad?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s