Lo que necesita un país para desarrollarse (II)

Foto: Marcelo López Bañobre

Jesuhadín Pérez Valdés

Antes, cuando los revolucionarios no eran instituidos académicamente y los ingenieros, arquitectos, médicos, economistas y maestros se formaban en nuestras academias y universidades, y se ocupaban de sus fines profesionales y sociales, se conseguían grandes cosas; o ya olvidamos que fuimos los primeros en demostrar al mundo que la industria se podía mover con electricidad (1877). Fuimos los primeros de Latinoamérica en aplicar anestesia con éter (1847), fuimos la primera nación de Iberoamérica que usó máquinas y barcos de vapor (1829), la primera nación de Iberoamérica y la tercera en el mundo (después de Inglaterra y EE.UU) en tener ferrocarril (1837). El primer sistema de alumbrado eléctrico público de toda Iberoamérica se instaló en Cuba en 1889. La primera ciudad del mundo en tener telefonía con discado directo (sin operadora) fue La Habana (1906). Ya para 1915, Cuba acuñaba el primer Peso Cubano con un valor idéntico al del dólar norteamericano, e incluso sobrepasándolo en ocasiones en un centavo.

El primer departamento de rayos X de Latinoamérica lo tuvimos en 1907, el primer tranvía que se conoció en Latinoamérica circuló en La Habana en 1900, en el mismo año rodó el primer automóvil en Latinoamérica, siendo para 1958 el país latinoamericano con más automóviles per cápita, uno por cada 38 habitantes. Ciento sesenta mil en total. Y fue la escritora cubana Renée Méndez Capote la primera mujer iberoamericana que condujera un automóvil.

El primer vuelo aéreo latinoamericano fue realizado por los cubanos Agustín Parlá y Domingo Rosillo. Se realizó entre Cuba y Cayo Hueso. Duró dos horas y cuarenta minutos. Fue el 19 de mayo de 1913.

La voz de una cubana Rosalía (Chalía) Herrera, fue la segunda en ser grabada en cilindros y placas de discos.

En 1922 iniciamos una estación de radio que sería la segunda en todo el mundo (PWX) y seríamos los primeros en radiar un concierto de música y en presentar un noticiero de radio. Para 1928 Cuba tendría 61 emisoras de radio, 43 de ellas en La Habana, ocupando el cuarto lugar del mundo, superada solamente por EE.UU, Canadá y la Unión Soviética. ¡No obstante seguiríamos siendo los primeros en el número de emisoras, por número de habitantes, por extensión territorial!

En 1935 Cuba se convierte en la mayor exportadora para Latinoamérica de libretos y grabaciones radiales, creándose por el cubano Félix B. Caignet el concepto de novelas y series radiales. La primera locutora del mundo fue cubana: Esther Perea de la Torre.

El segundo país del mundo que formalmente trasmite televisión fue Cuba, en 1950. Al año siguiente un cubano se convierte en el productor más importante de la televisión norteamericana: Desi Arnaz; el primero en el mundo en el uso de una tercera cámara en programas televisivos.

El primer iberoamericano que recibió nominaciones al Premio Oscar fue un cubano, su nombre Ernesto Lecuona.

El primer edificio de apartamentos del mundo construido con hormigón se hizo en La Habana, en 1952, se llamó Focsa. Al año siguiente 1953, se construyeron allí los más modernos estudios televisivos del mundo para aquellos tiempos (CMQ) Televisión). Para 1958 éramos el segundo país del mundo en difundir televisión a color y en poseer un tercer canal de TV.

Y pudiéramos agregar otros muchos ejemplos.

¿Ven? ¡Si nos tomáramos en serio la historia! Pero para muchos sonarán mal mis argumentos. Soy para ellos quizás, demasiado razonable…

 

About these ads

Un pensamiento en “Lo que necesita un país para desarrollarse (II)

  1. Quería comentar que he leído en numerosas ocasiones de mi vida he leído pasajes como este ensalzando los logros de Cuba antes del 59, con sumo interés y orgullo de ser cubano. Pero siempre me ha quedado la duda de si todas las aseveraciones son verídicas.

    Con reserva he tratado de divulgar estos escritos, y ya tuve la mala experiencia de que me probaran equivocado una vez con algunos (no todos) de los argumentos planteados, pasando, como se dice vulgarmente “tremenda pena”. No es que me afectara ni mucho menos, pero es una lástima que escritos como estos, con tantas verdades verificables, incluyan sin necesidad falsos logros que son también facilmente verificables que no son ciertos.

    En este particular puedo comentarle algunos de los argumentos que recuerdo me probaron ser inciertos

    Tercer país con ferrocarril en el mundo: FALSO
    http://en.wikipedia.org/wiki/Timeline_of_railway_history
    Ahí se puede ver que además de Gran Bretaña y EE.UU. habían ferrocarriles en Bélgica, Alemania y Canadá, antes que el de Cuba en 1837. Sería preferible y además cierto decir que Cuba fue el primer país de Iberoamérica, pero no el tercero del mundo.

    Segunda emisora de radio del mundo en 1922: FALSO
    http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_radio#Primeras_estaciones_de_radio
    Ahí se puede ver que más de 10 países tuvieron radiodifusión antes que Cuba. Incluso limitándomos al ámbito de latinoamérica solamente, Cuba hace un 5to lugar.

    Tan solo por citar dos ejemplos.

    No me tomen a mal, pues yo estoy consciente de que aún así estábamos a la vanguardia en muchas cosas. Simplemente quiero expresar que con tantos logros verdaderos le hacemos muy poco favor a estas listas de logros al introducir otros que no son ciertos, y que socavan la veracidad y legitimidad del argumento mayor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s