De lo que no se habla: Pactos de la ONU firmados por el gobierno cubano

foto ap, firma pactos.jpg

Wilfredo Vallín Almeida, 31 de julio de 2010, La Víbora, Ciudad Habana

Un ciudadano, ingeniero de profesión y lector asiduo de La Consulta, nos pregunta qué ha ocurrido con “unos acuerdos sobre derechos humanos firmados por el gobierno cubano en los Estados Unidos”…

Preliminarmente, aclaremos algunos detalles:

Los Pactos firmados por el Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno cubano, fueron dos: el Pacto de los Derecho Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ambos fueron rubricados por en la ciudad de Nueva York el 28 de febrero de 2008.

Estos Documentos Internacionales -de innegable trascendencia- son una derivación lógica de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, cuya observancia no es obligatoria ni siquiera para sus firmantes, en tanto los Pactos, que recogen los principios universales de la Declaración, sí pudieran serlo.

Cuando escuché esta noticia en el Noticiero Nacional de Televisión hace ya más de dos años, quedé estupefacto y todavía hoy no alcanzo a comprender qué se perseguía con semejante acto. La esencia de mi estupefacción está en el contenido y alcance de tales documentos de la ONU. Para quien conozca la tendencia del gobierno cubano a no reconocer los Derechos Humanos a sus ciudadanos, semejante firma sólo puede parecer insólita e incoherente.

Existen dicotomías entre esos Pactos y la legislación cubana. Muchos de los preceptos de nuestra Constitución chocan con los artículos de los Pactos, creándose una situación contradictoria.

No obstante, es una verdad aceptada internacionalmente que el Derecho Internacional Público (DIP), sus pragmáticas, principios y convenios, priman sobre el derecho interno de los países, por lo que el derecho interno debería atemperarse y/o modificarse según lo establecido por el DIP.

Esos tratados tienen una serie de pasos que deberán cumplirse para entrar en vigor en toda su magnitud. No basta con esa firma inicial, algo así como la declaración de una intención que no es sino eso.

Es menester la ratificación de esos pactos y, posteriormente, la adhesión a los protocolos vinculantes, para que la ONU pueda exigir al país la observancia estricta y rigurosa de su contenido. Desgraciadamente, este proceso puede dilatarse cuanto se quiera por el país involucrado si su primera firma obedece a una maniobra de distracción “cosa que acostumbran a hacer las dictaduras”, como me dijera una parlamentaria de la Unión Europea.

Una pista que apunta a esta última dirección es el desconocimiento por la gran mayoría de los cubanos de la firma y el contenido de los Pactos. El gobierno mantiene silencio en cuanto a su propósito con esa firma inicial, y su no ratificación a más de dos años de firmado. Tampoco se ha divulgado su contenido ni los pasos de que hablamos, lo que ilustraría a los ciudadanos respecto a tales documentos.

La aplicación y observancia de los Pactos terminaría con el caos generalizado que hoy sufre nuestra patria.

vallinwilfredo@yahoo.com

About these ads

Un pensamiento en “De lo que no se habla: Pactos de la ONU firmados por el gobierno cubano

  1. Interesante artículo porque viene a corroborar mis sospechas, mejor dicho convicción de que existe un fuerte y virulenta lucha por el poder en la nomenclatura de la tiranía cubana.

    ¿Cómo he llegado a esa conclusión?

    Los Pactos firmados por el Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno cubano con la ONU fueron dos: el Pacto de los Derecho Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ambos fueron rubricados por en la ciudad de Nueva York el 28 de febrero de 2008. Aún no han sido ratificados.

    Lo anterior demuestra que existe una tendencia democrática en el Partido comunista y las Fuerzas armadas que sintonizan con el dolor del pueblo cubano, al cual se le ha negado hasta el derecho de protesta ante los desmanes de los esbirros. Ese grupo exigió y consiguió que el Gobierno cediera a firmar el Pacto de los Derechos Civiles y políticos.

    Otra tendencia democrática, convencida de la imposibilidad de continuar tratando de implementar el sistema económico socialista obsoleto y cavernario ya fracasado en todo el resto del mundo, entiende que sin Libre empresa no podrá existir ninguna fuente de ingresos por impuestos con los cuales sostener la enorme carga del Estado. Esa tendencia consiguió el Pacto de los Derechos económicos y culturales.

    ¿Por qué estos pactos no son ratificados? Simplemente porque los dictadores dieron largas a las críticas, pero no están dispuestos a doblegarse ante compromisos internacionales (y nacionales) que resten algún ápice a su poder omnímodo.

    ¿Cuál será la solúción? Tarde o temprano, quienes se encuentran usados por estos señores darán un paso atrás en cuanto a obediencia e iniciarán (creo que ya lo han hecho) de Resistencia civil, que algunos denominan Desgobierno. Sucedió en la URSS (Gorbachov el principal), en la RDA y otros países de la esfera troglosocialista.

    En la Historia con mayúsculas, ya Flavio Josefo escribió:
    “En la lucha por el poder, quienes están más cerca del mismo son los peores enemigos.” (Jewish antiquities, Wordsworth classics, Londres 2006)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s