El Derecho de Seguridad

Lic. Wilfredo Vallín Almeida

Aún antes de la creación de la Asociación Jurídica Cubana , quedaba en evidencia el mal funcionamiento de la legalidad en nuestro país. Una vez creada, múltiples casos de violaciones e irregularidades comenzaron a llegarnos desde todos los rincones del país.

“Estuve preso alrededor de un año. Un buen día me dijeron que recogiera mis cosas y que estaba en libertad. Nunca me hicieron juicio”- nos dice un ciudadano.

“Me han citado varias veces para decirme que tengo que trabajar o seré juzgado por peligrosidad. Le he dicho muchas veces al jefe de sector que estudio en la Facultad, pero él me responde que tengo que trabajar de todas maneras” – nos refiere un adolescente.

“Mi esposo había intentado fugarse de la prisión y lo capturaron en el intento. No sólo lo metieron en celda de castigo sino que lo golpearon brutalmente. Luego no me dejaban verlo, esperando que se le pasaran los hematomas” – con lágrimas en los ojos cuenta una esposa habanera con su esposo preso en Camagüey…

“Entré en Marina Hemingway porque los plegables propagandísticos de ese lugar refieren que los extranjeros pueden recalar ahí sin problemas, solamente con presentar su pasaporte, y yo, aunque nací en Cuba, soy ciudadano norteamericano y tenía ese documento.

Y así…

Tengo ante mí el folleto Garantías Procesales en el Derecho Penal Cubano, editado por el Tribunal Supremo Popular en 1990 y cito textualmente:

“La Constitución de la República de Cuba…consagra un grupo importante de garantías de carácter jurisdiccional que vienen a constituir los principios básicos de la justicia penal. La libertad e inviolabilidad de la persona están garantizadas a todos los que residen en el territorio nacional. Nadie puede ser detenido sino en los casos, en la forma y con las garantías que prescriben las leyes. El detenido o preso es inviolable en su integridad personal.

Estos principios básicos han sido identificados con el nombre genérico de derecho de seguridad , o sea, la convicción que tiene el individuo de que su persona y sus bienes serán respetados por quienes con él conviven y también por quienes rigen los destinos de la nación y sus agentes…”

Hay una clara dicotomía entre estos postulados y lo que nos refirieron los ciudadanos al inicio de este trabajo. Alguien no está siendo veraz.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s